Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Frankie | Estreno en Movistar+ y Rakuten TV Encuentros y despedidas

Qué oportuna la llegada de Frankie a las plataformas de cine online (Rakuten TV y Movistar+), justo cuando ya dábamos casi por perdido poder verla estrenada en nuestro país. Qué oportuna su mirada a la muerte y a los estados del alma desde un rincón de lucidez y calma que nos ayuda a resguardarnos un poco en estos tiempos de pandemia, angustia y miedo. Qué oportuna su lección de vida, su cálida mirada y su humanismo insobornable en la historia de una reunión de despedida entre amigos y familia en los destellantes paisajes portugueses de Sintra y alrededores. 

La séptima película de Ira Sachs, sin duda uno de nuestros cineastas contemporáneos más queridos (Keep the lights on, Love is strange, Verano en Brooklyn), maestro discreto de la sutileza, el detalle, el pequeño gesto y la vida que se abren paso a través de los resquicios de la ficción, se camufla de viaje romántico, de película europea de un norteamericano (un poco a la manera de un Eugène Green aunque con menos rigor y distanciamiento), a veces casi explicitando en su mirada la condición de turista. Pero nada más lejos de la postal en este retrato de conjunto, nada menos artificial en ese acercamiento de la tradición narrativa norteamericana y el cine de autor europeo u oriental que, entre ecos de Renoir, Rohmer, Ozu o Kiarostami (esa maravillosa imagen final de las siluetas recortadas en la montaña permanecerá por mucho tiempo en el recuerdo), asoma entre paseos, conversaciones, encuentros azarosos, pequeñas intrigas de jardín y secretos en torno al personaje de Isabelle Huppert, aquí trasunto de la actriz madura que se enfrenta sigilosamente a sus últimos días dentro y fuera de la escena.

Sachs reúne a su alrededor a personajes y actores maravillosos (Gleeson, Kinnear, Tomei, Rénier, Cotta, Greggory) de distintas generaciones, escuelas, procedencias y tonos para organizar una deliciosa y sensible función coral al aire libre sobre la condición humana, los vínculos, el destino inevitable, el sentido (de lo) común y las maneras de atarse o darse el relevo cuando llega el momento de los cambios y las despedidas. Un filme de luz y colores puros, nítidos y atlánticos que desafían los funestos augurios de la desaparición, que se abren incluso a la declinación del amor de verano o a la materialización de unos últimos deseos.