baloncesto liga femenina 2

El clásico dúo americano

  • Jay White y Jasmine Lumpkin conforman la pareja 'yankee' que debe liderar la experiencia en la LF2 del Asisa Alhaurín, que hoy arranca la competición (20:00 horas) en Lanzarote

Jay White y Jasmine Lumpkin posan en el Blas Infante. Jay White y Jasmine Lumpkin posan en el Blas Infante.

Jay White y Jasmine Lumpkin posan en el Blas Infante. / javier albiñana

Jay White y Jasmine Lumpkin conforman la pareja de americanas del ASISA Alhaurín de la Torre que hoy debuta (20:00 horas ante el Magec Tias en Lanzarote) en la Liga Femenina 2. Recuerda al baloncesto masculino de los 80, con bloques nacionales con la guinda de dos americanos potentes, la estructura del equipo alhaurino. White y Lumpkin no se conocían antes de llegar a Alhaurín, pero viven juntas en la localidad malagueña y muestran química. White es una base que ya estuvo el año pasado en el equipo, fue pieza clave en el ascenso. Lumpkin es la gran apuesta para esta temporada.

"Son como mi familia, por eso decidí volver. Adoro a mis compañeras, a mi entrenador, también al presidente Juanpe y su familia. Quería seguir mi trabajo aquí", explica la extrovertida Jay White, criada en Jennings (Louisiana), donde empezó a coger el balón "con tres años. Con cinco años ya jugaba en un equipo...". Ellas son las jugadoras destinadas a marcar diferencias en un equipo con un núcleo local importante.

"Estoy muy contenta de estar aquí, tengo mucha ilusión por esta experiencia en España, muy honrada de estar aquí. Me gusta el grupo de jugadoras que formamos y estoy ya con ganas de competir", explica Jasmine Lumpkin, que con 22 años acaba de terminar su periplo universitario en Texas.

Las cualidades físicas y atléticas de Lumpkin pueden ser desequilibrantes. Es capaz de machacar con pelota de tenis, algo vedado para la casi totalidad de jugadoras de la Liga Femenina 2. Impactó en el Costa del Sol, con 15 puntos y 14 rebotes ante el Unicaja y 15 puntos en el primer cuarto ante el RaCa en la final. Se mueve entre la posición de tres y cuatro. "No me importa una u otra. Para ser mejor jugadora tengo que ser lo más versátil posible. No tengo una posición definida, me gusta jugar en las dos para hacer cosas diferentes", dice Lumpkin, que en el proceso del fichaje quiso saber de primera mano qué papel había reservado para ella en el equipo. En Texas tenía un rol de titular pero secundario. Aquí debe ser jugadora capital. "Por lo que sé es una liga muy competitiva, pero creo que este equipo está preparado y seremos mejores cuanto más tiempo pase. Estamos construyendo la química aún, pero siento que está formándose. Elegí España porque era un gran país, me hablaron bien de la LF2 gente que había jugado aquí antes. Sé que España es un gran país, con un gran clima. Sabía que Jay jugaba aquí y que iba a ser una ayuda".

Y es que hay sintonía entre las dos jugadoras americanas. "Hablé con ella un poco cuando firmó y ya mantuvimos el contacto desde entonces. Es la primera vez, pero ha habido una gran química entre nosotros, vivimos juntas", explica White, siempre sonriente. "Vivimos juntas, para mí Jay es una gran ayuda porque tiene experiencia en el país y la Liga. Tener a una compañera americana que ya conoce todo seguro que me ayuda a adaptarme más rápido. Es una gran compañera y una gran jugadora", ahonda Lumpkin, algo más introvertida.

"Creo que Francis ha hecho un gran trabajo para reforzar la plantilla. Tenemos 6-7 jugadoras del año pasado y ahora tenemos más jugadoras que creo que hacen un equipo compensado", analiza White la plantilla. En Alhaurín cumple su segunda etapa en España tras jugar en Badajoz, donde la experiencia no fue tan buena. "Me encanta el baloncesto en España, probablemente sea el mejor lugar para jugar después de la WNBA. A mí me encanta correr, es mi juego, y aquí en España se juega rápido", sentencia la llamada a ser base titular del equipo malagueño. Por la labor de ella y Lumpkin pasan muchas opciones de lo que puede ser hacer el Asisa Alhaurín de la Torre esta temporada tan ilusionante que comienza esta tarde en Lanzarote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios