Entrevista a Estela Doiro, jugadora del Rincón Fertilidad "Hay que echarle mucha cara y mucha garra"

  • La primera línea gallega es una de las jugadoras de referencia del Rincón Fertilidad que este sábado juega la final de la EHF Cup

  • Dirige el juego ofensivo del equipo junto a Silvia Arderius y Espe López

Estela Doiro, en el Parador de golf.

Estela Doiro, en el Parador de golf. / raúl romero (rf)

Estela Doiro (A Guarda, 1990) es una de las jugadoras diferenciales del Rincón Fertilidad. Desde la primera línea se mezcla con Silvia Arderius y Espe López para dirigir el ataque. La gallega se siente feliz en Málaga y da la receta para pelear el título de la EHFCup desde este sábado.

–¿Imaginaba ganar títulos y estar en finales cuando llegó?

–A mí se me presentó un proyecto ambicioso, con el que se querían ganar títulos a no muy largo plazo, pero no esperaba que fuera tan rápido como este año. Hay dos títulos ya con nosotras y ahora estamos en la disputa de uno más, uno europeo, que es especial. Pero no nos detendremos aquí, quedará la Copa de la Reina a final de mes y también tenemos que acabar bien la Liga.

–¿Tiene un sabor especial que sea a nivel europeo por lo que se pelea ahora?

–Es una competición muy bonita, complicada. Había jugado con el Guardés alguna competición europea, pero no había llegado hasta una final. Sería increíble para el club tener esta guinda de un título europeo.

–Un rival difícil enfrente, el Lokomotiv Zagreb.

–Es muy complicado. No es nada fácil. Tiene siete u ocho jugadoras que han sido bronce en el último Europeo con Croacia, jugando un grandísimo campeonato. Vamos a pelearlo, a hacerlo lo mejor posible. Las finales están para ganarlas y a por ella vamos. Tenemos que estar muy concentradas, sabemos lo que hay que hacer y tenemos que ejecutarlo con todas las ganas del mundo. Hay que echarle mucha cara y mucha garra para ganar.

–¿Del rival qué conoce?

–He visto a las jugadoras de la selección, son de gran nivel. Ya estamos estos días previos analizando más al equipo rival para ver a lo que nos enfrentamos.

–¿Ve opciones reales?

–Yo sí veo opciones, aunque va a estar muy, muy complicado. Es muy difícil. Tienen experiencia y gran nivel. Pero tenemos una plantilla de calidad y muy unida, es nuestro punto fuerte. Nuestra unión y nuestra garra puede darnos muchas posibilidades.

–¿Feliz en Málaga?

–El año pasado me costó el cambio de clima. Vino en plena pretemporada y con el verano pensé ‘madre mía, yo me vuelvo para Galicia, este calor no lo aguanto’ (risas). Pero estoy muy cómoda y muy a gusto, en el club nos tratan como a una familia y no tengo ningún pero.

–Hace prácticas de profesora en el Colegio Europa.

–Las terminé este viernes, he estado cinco meses allí. Es en Primaria, me ayudaron muchísimo y les estoy muy agradecida. Estudié ya INEF y ahora estoy con Educación Primaria, ya sólo me queda el TFG y listo. Estos dos años lo hice a distancia. Lo del Covid me vino bien para hacerlo a distancia, pude hacer exámenes, las prácticas y una asignatura. El balonmano son unos años que se aprovechan al máximo, pero es día a día, no te da para el largo plazo. Tienes que labrarte tu futuro. El mío creo que será la dociencia, para eso me estoy preparando y formando. Entrenar me gustaría pero no sé si a nivel de élite, porque es la misma vida que la de una jugadora. En el momento en que deje el balonmano me gustaría seguir vinculada con la base, pero también quiero ser madre, tener mi trabajo como profesora. Ahora es mi idea, igual cambia, pero ahora creo eso.

–Se le ve entenderse muy bien en pista con Silvia Arderius.

–Es una gozada, es una grandísima jugadora. Nos conocemos desde pequeñitas. Recuerdo enfrentarme con ella con la selección gallega y ella en la madrileña. También Espe, cualquiera da gusto, es un placer, son magníficas y te hacen crecer individualmente.

–¿El factor físico puede ser diferencial?

–Es verdad que tenemos un equipo que no somos muy grandes. Las más grandes son porteras y pivotes, pero ahí peleamos. No tenemos un juego de lanzamiento exterior de gente grande, pero somos más fintadoras y rápidas. Hacemos una defensa diferente para salir rápido al contragolpe. Y está siendo nuestro punto fuerte.

–La selección española ha demostrado que se puede competir internacionalmente pese a ese déficit.

–Es verdad, la selección tampoco se caracteriza por tener a gente con muchísima envergadura, pero los resultados están ahí jugando de otra manera. En España tenemos un balonmano más rico en velocidad, transiciones y fintas, en gente explosiva. Y los resultados son buenos. Sí es verdad que a veces se echa en falta a una pivote grande y una lateral que te pegue un zambombazo desde 10 metros (risas). Pero nos está saliendo bien las cosas.

–¿Se nota mucho contar con público aunque sea reducido?

–El público siempre ayuda, es un plus tener a tu gente detrás, tener ese apoyo, te ayudan más. Aunque no esté al 100% el pabellón se va a notar. Venimos de jugar sin nadie y es complicado. Es frío, como si fuera un entrenamiento, es una sensación rara.. Con un poco de gente que vaya y haga ruido ya se nota mucho la diferencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios