Deportes

El Real Madrid llega este lunes a Málaga y se hospedará en el Miramar

  • La expedición blanca no pudo volver a la capital por Filomena y hará una mini concentración en la Costa del Sol antes de la Supercopa

Un lance del Osasuna-Real Madrid en El Sadar. Un lance del Osasuna-Real Madrid en El Sadar.

Un lance del Osasuna-Real Madrid en El Sadar. / efe

El Real Madrid no pudo emprender viaje de vuelta a Madrid desde Pamplona, donde el sábado empató ante Osasuna en LaLiga, y pasará una tercera noche en el hotel dentro del que tuvo que realizar este domingo ejercicios de activación, para viajar el lunes directamente a Málaga para la disputa de la Supercopa de España. El plan del viaje del Real Madrid para el encuentro liguero ante Osasuna se ha visto totalmente alterado por el temporal de nieve que afecta a España. Para la ida, tuvieron que adelantar un día el vuelo, sufriendo el retraso de tres horas y media encerrados en el avión, y la vuelta no se podrá completar.

Las autoridades aeroportuarias han confirmado al club que no pueden volar en la tarde del domingo y deben hacer una tercera noche en su hotel de concentración en Pamplona, donde los jugadores permanecen recluidos por el protocolo COVID-19. El plan inicial de viaje del Real Madrid era ir y volver en el día a Pamplona, el sábado, y tras volar el viernes y ante la imposibilidad de regresar, se han visto obligados a adelantar el desplazamiento a Málaga, ciudad en la que el jueves disputan la semifinal de la Supercopa de España ante el Athletic Club de Bilbao. La expedición de 55 personas se hospedará en el hotel Miramar de la capital de la Costa del Sol. 

Según informaron a Efe fuentes del club, la intención es volar en la mañana del lunes de Pamplona a Málaga con el chárter y entrenar ya por la tarde en un campo que están cerrando. De momento Zinedine Zidane no ha podido completar el entrenamiento que tenía planificado para el domingo en la ciudad deportiva de Valdebebas y ha tenido que realizar dentro del hotel Alma una sesión de activación. Tanto el técnico galo como varios jugadores han realizado quejas públicas por la situación vivida tras el empate sin goles ante Osasuna en un partido que el Real Madrid piensa que se debería haber retrasado al domingo o aplazado. Los futbolistas pasarán un mínimo de siete días fuera de sus hogares y pueden ser más ya que la vuelta a Madrid tras la semifinal está aún en el aire y hay opción de que si se clasifican para la final, se desplacen directamente a Sevilla.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios