Entrevista a José María Rossell Recasens, presidente de Senator Hotels & Resorts

“Cerraremos 2019 con un Ebitda de unos 24 millones, un 10% más”

  • El fundador de la cadena hotelera líder en Andalucía analiza la situación actual del sector turístico y los proyectos de futuro en los que está trabajando

El presidente de Senator Hotels &Resorts, José María Rossell Recasens. El presidente de Senator Hotels &Resorts, José María Rossell Recasens.

El presidente de Senator Hotels &Resorts, José María Rossell Recasens. / Rafael González

–¿Qué piensa del análisis que hizo Juan Molas en Almería sobre la coyuntura económica actual y los retos del sector turístico?

–Sí porque se ajusta a la realidad de lo que está sucediendo.

–¿Y acerca de la crisis que se avecina?

–Bueno, eso no se sabe nunca. A veces, las predicciones no se cumplen, pero un poco preocupante sí que es. De todas formas, yo tampoco soy pesimista como algunos, que lo ven negro. Pero si se empieza a proclamar constantemente que va a haber una crisis, al final, la gente se lo cree y la economía es mucho del estado de ánimo de la propia gente.

–Al menos el sector turístico aporta mucho en comparación con otras actividades, sea cual sea la coyuntura económica...

–En la última crisis que hubo, el sector turístico tuvo dos años difíciles, pero a partir de entonces, el PIB turístico estaba por encima del PIB general del país. Y eso ayudó muchísimo a salir de la crisis.

–Aparte, no sólo genera PIB, también empleo y ayuda a combatir las cifras de paro, ¿no?

–Es muy importante. De hecho, en la última crisis se vio que el aporte del turismo a la creación de empleo era muy superior al resto de actividades del país.

–Acerca de la calidad del empleo, muchas veces criticado, ¿cuál es su opinión en relación con el reto de la desestacionalización?

–Nosotros vendemos temperatura en lo que es el sol y playa. ¿Por qué en invierno el Caribe funciona como funciona? Por la temperatura que tiene. Si no hay esa temperatura, hay otras posibilidades de otras alternativas que se pueden buscar como pueden ser los congresos, por ejemplo. Pero el turismo de sol y playa es de Semana Santa a final de octubre; en Andalucía puede alargarse un poco más, aunque muchos touroperadores dejan de volar en invierno y es lo que hay. Es una tontería hablar de que el empleo en el turismo no es de primera calidad. Hay un ejemplo importante. Hace muchos años que nosotros pensábamos que lo que no se podía hacer es la limpieza de la habitación de un cliente a las cuatro de la tarde;entonces decidimos contratar muchas más mujeres, pero trabajando a media jornada. Había gente que decía que eso no iba a funcionar porque nadie iba a querer trabajar media jornada, pero la realidad fue encontrar después a gente a jornada completa porque les venía muy bien a muchas mujeres trabajar media jornada y dedicarse a otras cosas después. El problema de este país es que todo el mundo entiende de todo y de turismo en especial, y se habla por hablar sin conocer el tema y sin profundizar.

–Sobre Thomas Cook, ¿cómo le afecta a Senator Hotels & Resorts su quiebra?

–A nosotros nos ha afectado relativamente bastante por un hotel en Almuñecar donde tenían un club francés en el que se mueven muchas habitaciones disponibles. Aparte, pagaban como pagaban y ese era un tema de ‘lo tomas o lo dejas’ porque pagaban muchas veces a 60 días, después de irse los clientes y ellos habían cobrado meses antes, aunque eso ocurre prácticamente lo mismo con el sector de los touroperadores. Y en el caso de Thomas Cook, con los clientes del verano, encima no pagaban hasta octubre.

–¿Ha quedado algo de deuda pendiente con ellos?

–No se ha cobrado todo... Y lo que no se ha cobrado ya no se va a cobrar nunca, de eso tenemos sobrada experiencia desde los años setenta, con los ingleses, que han sido capitanes generales en quiebras. Pero eso le va a pasar a la gran mayoría de cadenas hoteleras que tuvieran relación con ellos, hay cadenas que le han dejado colgados 30 millones de euros...

–¿Cuántos turistas aportaba Thomas Cook a Senator cada año?

–Nosotros quitando el hotel de Almuñécar, teníamos muy poca gente. De Alemania habían dejado de volar a Almería, a Málaga tampoco volaban con chárters, por lo que muy poca cosa.

–¿Y el Brexit?

–Primero tenemos que ver qué pasa finalmente porque esto del Brexit es un cachondeo importante. Y depende de quién gane las elecciones puede haber un nuevo referéndum y puede cambiar todo de nuevo. De momento, el Brexit me preocupa poco y la realidad la estamos viendo.

–¿Qué previsiones de cierre de año maneja Senator Hotels & Resorts?

–Nosotros mejoraremos las cifras del año pasado en torno a un 10% más en el Ebitda (beneficio bruto de explotación antes de los gastos financieros). A mí me preocupa el Ebitda, no la facturación, que es una consecuencia de los resultados del año. Lo importante es cuánto genera cada cliente y qué beneficio queda al final. Eso de hablar de ocupaciones, que son importantes, porque sin lo uno no se consigue lo otro, o de número de clientes, hay que dejarlo, desgraciadamente, para los políticos. Y las estadísticas son muy discutibles porque antes cuando la gente entraba, sellaba el pasaporte y dejaban una ficha, era muy fácil contar los que habían entrado al final del día;hoy me gustaría saber, y se lo he preguntado a algún ministro, cómo saben cuántos clientes entran realmente al año. Recuerdo hace años un vuelo que venía de Alemania hasta Faro (Portugal) y de ahí a Almería, pero se contabilizaba como turismo de Portugal.

–Esa cifra de Ebitda, ¿cuánto es?

–Estaremos por encima de los 23-24 millones de euros, que será un 10% más que el año pasado.

–Para el año que viene, ¿qué proyectos de expansión hay?

–Vamos a consolidar lo que estamos desarrollando a escala nacional. En el Caribe, tenemos por abrir el proyecto de México, que esperamos abrirlo antes de la Semana Santa del año que viene. El de República Dominicana va a hacer dos años ahora y hemos estado de reformas ahora, es un país que lo pasó bastante mal el año pasado, pero se está recuperando y las perspectivas que tenemos a partir de ahora, que es cuando viene la temporada alta, son bastante mejor que el año pasado.

–¿Qué les diría a los jóvenes de cara a su futuro y salidas laborales?

–Si quieren dedicarse al turismo y, en especial, a la hostelería, es fácil tener empleo, pero hay que trabajarlo. Nosotros tenemos un acuerdo con la Universidad de Almería por el que cada año viene una serie de estudiantes en verano, desde que empiezan la carrera. Y la gran mayoría, cuando terminan, siguen con nosotros y tenemos ya a algunos que son gerentes. Eso sí, el que no quiere trabajar o piensa que el verano es para disfrutar porque ha trabajado mucho en invierno, pues eso ya es distinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios