Lucha contra la pandemia

Vacuna del coronavirus: El 55% de los españoles prefiere esperar a conocer sus efectos antes de ponérsela

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, momentos antes de la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en San Sebastián, tras visitar la empresa donostiarra Viralgen, que se preparara para producir una vacuna contra el Covid-19. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, momentos antes de la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en San Sebastián, tras visitar la empresa donostiarra Viralgen, que se preparara para producir una vacuna contra el Covid-19.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, momentos antes de la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en San Sebastián, tras visitar la empresa donostiarra Viralgen, que se preparara para producir una vacuna contra el Covid-19. / Javier Etxezarreta (EFE)

Algo más de la mitad de los españoles, un 55,2%, prefiere esperar a conocer los efectos de la vacuna contra el coronavirus, frente al 32,5% que sí se la administraría inmediatamente, cuatro puntos menos que en los primeros días de noviembre.

Así lo revela la encuesta Efectos y consecuencias del coronavirus (II) del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), elaborada entre el 23 y el 26 de noviembre con entrevistas a 2.131 personas, que señala que solo el 8,4% de los encuestados no quiere vacunarse en caso alguno.

La mayoría, el 82,9%, asegura haberse informado sobre los avances de este fármaco, que se inyectarían de forma inmediata el 32,5%, cuando en el barómetro del CIS de septiembre era el 44,4%; en el de octubre, el 40,2%; y en el de noviembre -realizado entre los días 3 y 12-, el 36,8%.

Sí se vacunaría casi el 38% si se lo recomienda su médico o por miedo a contagiar a algún familiar cercano, mientras que el 16,7% mantiene su negativa rotunda aun en estos casos.

De los que prefieren conocer antes sus efectos, seis de cada diez sí se suministraría la vacuna inmediatamente por consejo médico o por temor a infectar a sus allegados, pero el 26,2% seguiría sin hacerlo.

Nueve de cada diez dicen sentirse mucho o bastante preocupados por la crisis sanitaria; en el 44,4% de los casos se han visto bastante afectados sus familiares directos; y en un 11,7% muy afectados, mientras que casi el 39%, poco o nada.

A casi la mitad les ha influido en sus relaciones y formas de vivir, en aspectos emocionales (40,8%), laborales (40,5%), económicos (38,5%) y de salud (31,1%).

Agobio e  intranquilidad

Siete de cada diez (73,8%) se sienten más intranquilos, un 64,1% más agobiados y un 62,3% más ansiosos, aunque también más desilusionados (58,3%), temerosos (49,2%) y asustados (49%).

Casi ocho personas de cada diez, el 78,4%, quieren que se endurezcan las sanciones o multas si no se siguen las normas de protección, y el 16% confía en que las personas cumplan voluntariamente con las medidas dictadas, como el distanciamiento social o el uso de mascarillas.

Un 80,3% estima que después de la desescalada inicial muchas personas empezaron a saltarse las normas y solo un 36,6% cree que cuando termine la pandemia las cosas volverán a ser más o menos como antes, frente a un 55,6% que no lo considera así.

Respecto al estado de alarma aprobado el pasado mes de octubre por el Congreso, el 38,2% de los encuestados está bastante de acuerdo con la medida y un 19% muy de acuerdo, mientras que nada de acuerdo se manifiesta el 18,3% y poco de acuerdo el 16,9%.

El CIS pregunta por si se debería dictar el confinamiento domiciliario, lo que es rechazado por el 63,1 % y respaldado por el 27%.

El 62,4% opina que son los jóvenes los más indisciplinados y el 91,2% está muy o bastante preocupado por las personas mayores.

Según el CIS, el 50,5% está bastante preocupado y el 35,5% esta muy preocupado por la situación en las residencias de mayores que, antes de la pandemia, solo inquietaba al 27,5%.

Aunque el 80,8% de los preguntados no tiene a ningún familiar o persona cercana en esos centros, el 20,7% teme que se contagien con los brotes del Covid; al 16,3% les preocupa su aislamiento y soledad; al 11,5%, la falta de coordinación de las residencias con los centros de atención primaria y los hospitales; y al 10,7% la falta de personal.

A pesar de esa preocupación, solo el 5,1% ha sacado, o conoce a alguien que lo ha hecho, a un familiar de una residencia de mayores.

En cuanto a si deben ser intervenidos estos centros, el 28,1% cree que lo deben hacer las comunidades autónomas; el 26,4% el Estado; y el 11,1% los ayuntamientos, frente a un 13,1% que pide la intervención de cualquier nivel de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios