Barómetro del CIS Octubre 2019 Manos libres para Sánchez

  • Tezanos concede una gran victoria al PSOE con una horquilla de 133 a 150 escaños y sumaría mayoría absoluta tanto con Cs como con Podemos

  • El PP remontaría y obtendría entre 74 y 81 escaños, mientras frena en seco, sin sus dos lanzaderas de Franco y del 'procés'

El presidente en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto de precampaña en Madrid. El presidente en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto de precampaña en Madrid.

El presidente en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto de precampaña en Madrid. / Emilio Naranjo / Efe

Las buenas noticias se le siguen acumulando a Pedro Sánchez a golpe de encuesta. El último aldabonazo ha llegado este martes desde el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), cuyo barómetro de octubre prevé una amplia victoria del PSOE en las elecciones del próximo 10 de noviembre con una horquilla que va de los 133 a los 150 escaños, frente a los 123 que obtuvo en los comicios de abril, lo que le abre un abanico de posibilidades de formar Gobierno mirando tanto a la derecha, Ciudadanos, como a la izquierda, Unidas Podemos.

El PP remontaría y obtendría entre 74 y 81 escaños, hasta quince más que en las elecciones del 28 de abril, mientras que los de Albert Rivera perderían prácticamente la mitad, con una estimación de 27 a 35 diputados, un batacazo respecto a los 57 que Cs logró en abril, muy cerca de los 66 del PP.

Los socialistas sumarían mayoría absoluta con Unidas Podemos en el mejor de los escenarios posibles para Pedro Sánchez. La coalición morada se quedaría en una posición similar a la de los anteriores comicios sumando el 14,6% y entre 37 y 45 escaños (frente a los 42 que obtuvo en las últimas elecciones generales), incluyendo a En Comú y a Galicia En Común.

Un debutante: Más País

En este barómetro del CIS hay un debutante, Más País, que se quiere convertir en otro factor importante a la hora de fomar Gobierno por la izquierda con su ex camarada Pablo Iglesias. Junto a Compromís y Equo, la plataforma que lidera el ex número dos de Podemos (que tampoco descarta ser ministro de Sánchez) obtendría entre tres y cuatro diputados, muy lejos de las expectativas generadas en las últimas semanas, que danzaban por encima de la decena. Una de las consecuencias de obtener representación solamente por Madrid y la Comunidad Valenciana es que no tendría grupo parlamentario propio en el Congreso. No obstante, Errejón ha sacado pecho esta mañana y ha augurado que las urnas le pondrán en su sitio el 10-N y que Más País estará "muy por encima" de esos pronósticos, como ya ocurrió en Madrid cuando les daban un 7% y finalmente recabó el 15% de los apoyos. "Tendremos una presencia muy grande que va a ser decisiva para contribuir a una mayoría de bloque progresista que luego forme un Gobierno progresista", ha añadido. 

Pero la panoplia del CIS da mucho más de sí: Sánchez también podría sumar con Rivera. Y la gran coalición (la suma de los dos primeros partidos, PSOE y PP) tendría hasta 231 diputados, muy por encima de la mayoría absoluta (176).  El líder naranja ya se ha desprendido de ese corsé que le ha impedido pactar con Sánchez en los últimos meses. La delicada situación en Cataluña, y quizá la caída libre que le conceden al unísono los sondeos preelectorales, le han llevado a declarar que "gane quien gane", apoyará la formación de un nuevo Gobierno. 

Made with Flourish

Lo que le estropea la buenanueva del CIS a los socialistas es que la encuesta se realizó del 21 de septiembre al 13 de octubre, es decir, la víspera de que se conociera la sentencia del procés, por lo que es ajena a los disturbios violentos que se vienen sucediendo en Cataluña ras el fallo del Supremo. Y que el sondeo también se hizo antes de la medalla que se puso Sánchez con la exhumación de Franco, el pasado 27 de octubre.

Una de las sorpresas de este barómetro es el rapapolvo que se lleva Vox. Diversas encuestas de medios privados están propulsando a la formación que dirige Santiago Abascal incluso hasta como tercera fuerza parlamentaria, pero se quedaría según los cálculos del instituto que dirige José Félix Tezanos entre los 14 y los 21 escaños, con un 7,9% de los votos, tres puntos menos que en las elecciones del 28-A. En todo caso, sus dos grandes lanzaderas en la intención de voto -la furibunda reacción del independentismo ante las condenas del procés y la amplificada salida del dictador del Valle de los Caídos- están al margen del barómetro.

El caso es que el barómetro del CIS del pasado abril, en la antesala de las generales del 28-A, estuvo muy atinado. Señalaba que el PSOE obtendría entre 123 y 138 escaños –logró 123– y el PP entre 66 y 76 escaños –fueron 66–. El CIS también pronosticaba el sorpasso de Ciudadanos sobre Podemos.

ERC sube, Jxcat cae y el PNV se mantiene 

Entre los nacionalistas, ERC subiría ligeramente, hasta un máximo de 18 escaños, tres más de los que tiene actualmente, JxCat volvería a perder apoyos, al quedarse con un máximo de seis diputados, frente a los siete de abril, mientras la CUP entraría en el Congreso, con uno o dos diputados.

El PNV revalidaría su actual grupo parlamentario con un máximo de siete escaños y EH-Bildu subiría y podría obtener hasta cinco diputados.

Coalición Canaria se quedaría más o menos como está, con entre uno y dos escaños, al igual que Navarra Suma, que mantendría según el CIS los dos escaños que tiene actualmente en el Congreso.

La encuesta se basa en alrededor de 17.650 entrevistas personales realizadas en 1.091 municipios de las 50 provincias.

Valoración de líderes

Pedro Sánchez se mantiene como el líder mejor valorado, con cuatro puntos sobre diez posibles, aunque desde julio ha perdido seis décimas (4,3 en septiembre). El líder socialista llegó a ser el único aprobado en años al conseguir un 5,1 en el barómetro de mayo, Su estela la sigue de cerca Pablo Casado con 3,1 puntos. El líder del PP logra una décima más que Albert Rivera, Alberto Garzón, coordinador federal de IU -ambos tenían 3,2 en septiembre- y Errejón. Su ex amigo Pablo Iglesias obtiene 2,9 puntos. El peor valorado es Santiago Abascal, con un 2,2.

Encuestas anteriores

El PSOE caía 3,5 puntos en intención de voto directo, hasta el 27% de los apoyos, según el barómetro del CIS elaborado entre el 1 y el 18 de septiembre, antes de la convocatoria de elecciones generales del 10 de noviembre. Era entonces el partido que más desciende en esta variable, pero en ese barómetro el CIS volvió a cambiar la metodología respecto al sondeo de julio y hacía una estimación de voto que apuntaba a que los socialistas crecerían y arrollarían a sus rivales con un 34,2% de los votos si las elecciones se hubieran celebrado ahora, doblando en apoyos al PP, con el 17,1%.

El CIS rompía así la senda de los últimos meses, cuando ofrecía los datos en bruto de intención de voto directo, y volvió  la cocina.

¿Qué es la cocina? La inclusión en los resultados del recuerdo de voto y la simpatía política de los ciudadanos consultados. Cuando alguien no dice lo que quiere votar o incluso contesta que no sabe lo que va a votar, el CIS introduce una serie de indicadores. Se valora lo que votó en las últimas elecciones (la fidelidad en el voto), su simpatía por determinados partidos u otros indicadores más difusos para decidir un voto como el hecho de estar o no en el paro, la nota que pone a los líderes políticos, el recuerdo de voto o su situación económica.

En el barómetro de julio, el PSOE tenía antes de la sesión de investidura una intención directa de voto del 41,3%, según el barómetro que publicó el CIS el 31 de julio. El PP se situaba en segundo lugar con 13,7%, frente al 13,1% de Unidas Podemos y sus confluencias, y un 12,3% de Ciudadanos, que sufriría un fuerte retroceso respecto a la encuesta anterior de junio. El sondeo recogía intención directa de voto, es decir, sin tratamiento posterior de los datos brutos aportados por los encuestados en sus respuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios