'Los helechos'

Vacaciones improvisadas

'Los helechos', de Antolín Prieto. 'Los helechos', de Antolín Prieto.

'Los helechos', de Antolín Prieto. / M. H.

Calificada por sus autores como heredera directa del teatro de improvisación, la cinta peruana Los helechos, ópera prima de Antolín Prieto, resulta un entretenido experimento cinematográfico con más trasfondo del que podría aparentar.

Dos parejas, una más joven y un matrimonio mayor, se toma un fin de semana de retiro en una granja ecológica, regentada por una tercera pareja que vive allí retirada. El cambio de aires y el tiempo de convivencia pondrá a prueba a todos durante las diferentes actividades de descanso y paseo que realizarán para oxigenarse.

Prieto rueda la historia en una doble vertiente. Por un lado, con planos puramente estáticos, magníficamente compuestos y con una paleta de colores cuidadísima; en los que deja pasar el tiempo -y a los personajes- con un buen gusto inapelable. Por otro, en secuencias radicalmente vivas donde se toma conciencia del ejercicio de improvisación, diálogo y frescura de -casi- un ejercicio de teatro. En las diferentes conversaciones se tocan abiertamente temas tan trascendentales como las creencias, la relación con el telefono móvil o la alimentación; distinguiéndose ahí los diferentes perfiles y generando de manera extremadamente sutil los conflictos que más tarde darán pie a los simultáneos problemas de pareja. También a charlas grupales donde destacan los personajes femeninos, especialmente Iris (Nuria Frigola Torrent) y la regente de la casa (encarnada por Mariana Palau).

Salvo por una selección musical algo desubicada, el artefacto planteado por Prieto funciona tan bien como el propio fin de semana: las secuencias estáticas y dilatadas ofrecen el mismo oxígeno que después arrebatan las discusiones, no exentas de humor. Por todo, Los helechos resulta un hábil ejercicio cinematográfico, quizá algo indigesto para el gran público por su tempo decididamente moroso: un retiro así requiere de paciencia al principio. La cinta lo agradece y lo compensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios