La farola

Charco del Canalón en Istán: una cascada y una piscina natural entre piedras para un plan refrescante en Málaga

Charco del Canalón en Istán.

Charco del Canalón en Istán. / Diputación de Málaga

La llegada del verano es inminente y en Málaga ya comienza a ser casi obligatorio hacer planes refrescantes que alivien estas temperaturas que agotan. Alguna de las playas que rodean gran parte de la provincia es siempre una opción acertada pero si quieres algo diferente que mezcle senderismo, ruta, pozas, una cascada y una piscina natural, nos dirigimos hacia el bello pueblo de Istán donde descubrimos el Charco del Canalón.

La estampa que vamos a descubrir es única y tan increíble que alguno de tus amigos se puede pensar que te has ido de viaje fuera de España cuando le enseñes tus fotos y vídeos. Las aguas prácticamente cristalinas del lugar, tan limpias y cuidadas, encajadas y deslizantes entre las paredes de piedra, así se podría definir el Charco del Canalón, un enclave refrescante donde darte un chapuzón revitalizará no sólo el cuerpo, sino también el alma. Las diferentes pozas que forman el lugar, con profundidades de diferentes tamaños –cuidado con esto–, y la espectacular cascada del lugar, dotan de una belleza única a esta ubicación, en los dominios de Istán.

Ponemos rumbo al Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, un enclave único donde la naturaleza brota y se expande y deja imágenes singulares, desde los pinsapos a las montañas de caliza pasando por algunos de estos pozos naturales, piscinas transparentes y cascadas excelsas, así es el Charco del Canalón, que bebe del río Verde, característico por el verdín que cubre las rocas (¡cuidado con los resbalones!). Las piscinas naturales se originan gracias a las paredes de la roca, de su garganta, donde se cuela el agua del río.

En el Charco del Canalón podremos encontrar dos pozas, la principal que destaca por su profundidad, por ser algo estrecha pero muy alargada, pero sobre todo por la bonita cascada que cae sobre ella, dejando una estampa única y cien por cien refrescante para este verano. Cabe destacar que la profundidad de ésta no es aconsejable para ir con niños, pero sí es la poza que hay algo más abajo, más pequeña en todos los sentidos y apta para menores.

Llegar a él es sencillo partiendo desde la parte alta de Istán montados en nuestro coche, sigues por las instalaciones deportivas del pueblo, superas el nacimiento de río Molinos y tras alrededor de cuatro kilómetros, se toma el camino de la izquierda hasta llegar a las vegas del Colmenar, donde se puede estacionar y seguir a pie, seguir las señalizaciones y tras unos dos/tres kilómetros ya podremos divisar el Charco del Canalón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios