Balance del nuevo año

2019, un año marcado por las elecciones municipales de mayo

  • La cita con las urnas marca de inicio el nuevo ejercicio

  • De la Torre, en capital, ante el reto de su quinto mandato

  • Doce meses de transición para las grandes obras pendientes

Varios votantes depositan su papeleta en las urnas en las autonómicas del 2-D. Varios votantes depositan su papeleta en las urnas en las autonómicas del 2-D.

Varios votantes depositan su papeleta en las urnas en las autonómicas del 2-D.

2019 se asoma ya tras la esquina. Apenas unos pasos mas y aparecerá en todo su esplendor un nuevo año marcado a fuego por, al menos, una nueva cita electoral. A la espera de que se concreten los planes de Pedro Sánchez sobre la posibilidad o no de adelantar los comicios nacionales, es seguro que todos los malagueños están llamados a votar a sus futuros alcaldes el próximo 26 de mayo. La convocatoria, conocido el devenir de los acontecimientos en las últimas andaluzas, con la irrupción sorprendente de Vox, se antoja extremadamente indecisa.

Lejos de etapas en las que el peso del bipartidismo dejaba poco lugar a la duda, en el momento presente se asume ya con normalidad que las grandes plazas de la provincia quedarán al albur de pactos y alianzas postelectorales. Y de entre todas ellas destaca por su valor político la capital de la Costa del Sol, feudo dominado por el Partido Popular en los últimos 25 años, con Francisco de la Torre al frente desde el año 2000.

El aún regidor malagueño lejos de haber dado un paso al lado optará de nuevo a revalidar su presencia en el sillón de la Alcaldía. Tarea nada sencilla si se toma en consideración el escenario surgido de las autonómicas del pasado 4 de diciembre. Los resultados obtenidos por el PP en la capital en esa cita los relegó a la tercera posición, por detrás no solo del PSOE, sino también de Ciudadanos, su aliado en los últimos cuatro años pero su principal adversario desde el punto de vista ideológico.

De la Torre confía en revertir la tendencia a la baja, ya constatada en las elecciones de 2015, cuando pasó de 19 a 13 concejales, perdiendo la mayoría absoluta con la que gobernó los anteriores 16 años. El futuro político de Málaga ciudad pasa, salvo sorpresa mayúscula, por nuevas alianzas. Un marco en el que el papel de Vox puede ser, de nuevo, relevante.

Y lo que se presupone para la capital es extensible, al menos en el plano teórico, al resto de grandes ciudades de la provincia, en la que será de nuevo crucial la lucha por el litoral en el objetivo de alcanzar el control de la Diputación de Málaga.

La trascendencia de los resultados del 4-D es igualmente significativa para el futuro inmediato de la política malagueña. El previsible ascenso de Juan Manuel Moreno Bonilla a la Presidencia de la Junta de Andalucía, con lo que se convertiría en el primer malagueño en alcanzar este puesto, traerá consigo un movimiento de piezas de valor en el engranaje político del Partido Popular.

De inicio porque, todo indica, Moreno Bonilla llegará al Palacio de San Telmo acompañado de Elías Bendodo, presidente de los populares malagueños y máximo dirigente de la Diputación. Su marcha a Sevilla abre la puerta a un nuevo candidato del PP a la institución supramunicipal y allana el camino a De la Torre, reticente a volver a contar con Bendodo como número dos en su candidatura.

Pero más allá de la escena política, 2019 vuelve a aparecer como un año más de transición hasta el momento en que las ya viejas aspiraciones del territorio se conviertan en realidad. Volverá a ser el año del no tren a Marbella, del no soterramiento de las vías del tren en su acceso al puerto, del no Baños del Carmen, del no baipás de Almodóvar del Río, del no río Guadalmedina... Entre otros muchos noes. entre los presumibles síes debe estar el de Limasa y su transformación en empresa pública, conforme a los planes anunciados por el regidor. Y volverá a ser el año del no terminar el Metro, como antes lo fueron los casi diez ejercicios transcurridos desde la primera fecha que se puso en el calendario para que echasen a andar los trenes del ferrocarril urbano.

Paseo del Metro por el tramo en superficie de la Universidad de Málaga. Paseo del Metro por el tramo en superficie de la Universidad de Málaga.

Paseo del Metro por el tramo en superficie de la Universidad de Málaga. / Javier Albiñana

Adiós al tramo al Civil

En el caso del suburbano al menos se tiene la doble certeza de que, de cumplirse las previsiones, a finales de 2020 estará completada la infraestructura hasta el Centro urbano y de que el tramo en superficie hasta el entorno del Hospital Civil se diluye como un azucarillo en agua. El ascenso del PP a las esferas de poder de la Junta dan por segura la anulación de la licitación de esta parte de la obra, tasada en algo más de 41 millones de euros, y su sustitución por... No se sabe bien por qué otra pieza.

De la Torre, días atrás, puso sobre la mesa la posibilidad de aparcar indefinidamente la apuesta por llevar el Metro al Civil, no ya en superficie, sino incluso soterrado. Una rebaja en las exigencias que antes sí mantuvo con la Junta. La opción más plausible es la de reemplazar el tranvía al Civil por el tranvía al PTA, aunque para alcanzar ese objetivo habrán de pasar aún varios años.

Quizás 2019 sí permita empezar a poner las bases técnicas para, posteriormente, acometer una intervención tan largamente demandada como puesta en duda por los técnicos autonómicos, que cuestionan la verdadera utilidad de este medio para dar servicio a una población de trabajadores de unos 18.000 personas y con picos extremos de demanda en hora punta, con un franja mucho más amplia de periodo valle.

Vista de los terrenos en los que se proyecta la construcción del tercer hospital. Vista de los terrenos en los que se proyecta la construcción del tercer hospital.

Vista de los terrenos en los que se proyecta la construcción del tercer hospital.

Las bases del tercer hospital

No será tampoco el año en que Málaga cuente con un tercer hospital, pero sí al menos debe servir para sentar las bases de la futura intervención. El cambio de color al frente de la Junta no debe entorpecer el avance en la propuesta, en la que, de inicio, todos los grupos políticos estaban de acuerdo. La puesta a disposición de los terrenos por parte de la Diputación se da por hecha tras los acuerdos alcanzados y queda pendiente de formalizarse el concurso (anunciado para antes de finales de 2018) para adjudicar la redacción del proyecto de construcción. Una tarea técnica que se llevará buena parte del año nuevo. Los datos apuntan a una infraestructura con capacidad para unas 800 camas y una inversión de 230 millones de euros.

Los problemas de PTA

El PTA volverá a ser los próximos doce meses protagonista indiscutible de la gestión administrativa. Por su valor como referente productivo y empresarial y en especial, por los problemas de acceso que vienen sufriendo sus trabajadores desde hace años. Si bien son numerosas las ocasiones en las que se han puesto sobre la mesa posibles soluciones con las que minimizar la congestión diaria en las entradas y salidas, la realidad es que ninguna de ellas está siquiera en proceso de materializarse.

Más allá de la instalación provisional de un semáforo en la rotonda de acceso, con la que desde hace unas semanas se trata de ordenar el tráfico en este punto, el anuncio de la Junta de activar la creación de una plataforma bus-VAO, con una inversión de 3,2 millones se sigue haciendo esperar. Los próximos meses van a permitir calibrar el compromiso cierto del nuevo Gobierno andaluz con el parque, así como del resto de administraciones. La llegada del Cercanías y del Metro y la ejecución de un nuevo acceso que enlace con la hiperronda, se antojan más alejados en el tiempo.

Otro año más sin tren a Marbella

El estado de hibernación se mantiene en el tiempo para el tren a Marbella. La llegada del PSOE al Gobierno central no ha traído novedades en una infraestructura puesta sobre la mesa desde hace casi dos décadas. Formalmente, el último avance técnico en la cuestión se dio a conocer hace casi un año, cuando el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, informó de las tres variantes que serían objeto de análisis para llevar el ferrocarril desde Fuengirola hasta la zona occidental de la provincia.

Las intervenciones, con trazados completamente soterrados o parcialmente en túnel, tenían presupuestos que ascendían a unos 2.000 millones de euros. Sin embargo, desde ese hito no se ha vuelto a avanzar en la cuestión y ello a pesar de que estaba previsto que a lo largo de 2018 se abriese el periodo de consultas para decidir la alternativa final de trazado. Lejos de caminar en esta senda, desde el Gobierno se insiste en la necesidad de reflexionar sobre el proyecto dada su envergadura económica.

Un tren a su paso por el municipio cordobés de Almodóvar del Río. Un tren a su paso por el municipio cordobés de Almodóvar del Río.

Un tren a su paso por el municipio cordobés de Almodóvar del Río.

Pendientes del AVE 'barato' a Sevilla

Una de las infraestructuras que sí debe avanzar el año que viene es el baipás de Almodóvar del Río, con el que se busca reducir el trayecto en tren entre Málaga y Sevilla en unos 20 minutos. La redacción del proyecto fue adjudicado por Fomento a finales de enero de 2018, con un plazo de doce meses. Un paso al que se sumó a mediados de año el trámite de expropiaciones. Los Presupuestos Generales del Estado reservaron en 2018 algo más de 12 millones a esta intervención, suma que ha quedado sin desarrollar. Es de esperar que el nuevo año traiga consigo un impulso definitivo a la licitación y adjudicación de esta obra.

La Alameda se regenera

En la esfera mas local, 2019 será el año en el que la Alameda sufrirá su segunda gran transformación. Queda pendiente de resolver el momento en que la apuesta de la Gerencia de Urbanismo por renovar el antiguo salón de la ciudad quede lista para revista. El desarrollo de los trabajos en diferentes fases hace prever que para finales de marzo o abril haya al menos dos de las etapas (eje central y lateral sur) terminados.

Habrá que esperar al menos hasta el verano o mas adelante para ver culminada la operación de peatonalización del lateral norte, entre el puente de Tetuán y la calle Larios. La operación va a permitir disponer de cerca de 23.000 metros de espacio peatonal, quedando reducida la franja destinada a tráfico a cinco carriles (tres de ellos para transporte público y los otros dos para tráfico privada en sentido este-oeste) a la parte central de la calle.

Si la Alameda es la cara de la gestión municipal del último mandato, la cruz es el parque del Benítez, que aún tendrá que caminar un largo trayecto antes de convertirse en lo que se quiere. El plan de urbanización, que contempla una inversión de 4,7 millones, sigue pendiente del visto bueno final de la Junta de Andalucía.

La nueva espera de los Baños del Carmen

Los Baños del Carmen volverán a tener presencia propia en el nuevo año. A finales de 2018, los nuevos responsables del Gobierno anunciaron su intención de reactivar los contactos con el Ayuntamiento de Málaga para trazar la hoja de ruta que permita su conversión en un parque urbano. Eso en lo que toca a la parte de tierra, mientras que la parte marítima está a la espera de que concluya el estudio de impacto ambiental, que será el que determine la envergadura final de la intervención.

A ello se suma la cuestión de la concesión sobre el antiguo balneario, convertido hace años en restaurante. La determinación de la Junta fue la de suspenderla, si bien, a la espera de convocar un nuevo concurso para adjudicarla, abrió la puerta a renovaciones por periodos de seis meses a los actuales concesionarios, un grupo de empresas con dos ex concejales de la capital al frente, Damián Caneda y José Luis Ramos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios