Málaga

Abren parcialmente dos de los nueve caladeros de marisco tras 35 días cerrados por toxinas

  • Los pescadores de las zonas 301 y 302, en Estepona y San Pedro Alcántara, pueden ya volver a faenar

  • La prohibición se mantiene para la captura de coquinas

Barcos atracados en el puerto de La Bajadilla de Marbella. Barcos atracados en el puerto de La Bajadilla de Marbella.

Barcos atracados en el puerto de La Bajadilla de Marbella. / E. M.

Los marisqueros de la zona más occidental de la provincia podrán volver a faenar, después de 35 días con los barcos amarrados debido a la presencia de toxinas. Esta mañana, la Junta de Andalucía anunciaba la reapertura parcial de dos de los nueve caladeros de Málaga, después de que un segundo análisis confirmara el descenso de los niveles de la llamada marea roja.

En concreto, se han abierto los caladeros de la zona 301 y 302, pertenecientes a Estepona y San Pedro Alcántara. En el primero de estos sectores, la Delegación de Agricultura y Pesca en Málaga ha autorizado la captura de chirlas, conchas finas, almeja tonta y gasterópodos (búsanos); mientras que en la otra se permite únicamente la pesca de chirla y concha fina. No obstante, la prohibición se sigue manteniendo para las coquinas.

A estos dos podrían sumarse mañana los caladeros de Caleta de Vélez, si los resultados de los muestreos efectuados entre la capital y Maro ofrecen un segundo negativo para la apertura total o parcial. "En los próximos días tenemos la esperanza de poder seguir abriendo zonas para volver a una normalidad pesquera de marisco en la provincia", ha afirmado el delegado de Agricultura y Pesca, Francisco Javier Salas.

Desde el sector, muestran cautela ante esta noticia. "Lo recibimos con moderado optimismo y esperando que la tendencia sea la de abrir próximos caladeros", ha señalado el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores en la provincia, Miguel Ángel Carmona, quien ha insistido en que "aunque abran todos los caladeros seguiremos pidiendo la compensación de los días perdidos por el cierre". 

En este sentido, los pescadores calculan que el cierre de los caladeros en fechas tan claves como las del verano ha supuesto hasta ahora pérdidas de unos 600.000 euros, por lo que reclaman que se declare la zona catastrófica y que se concedan las mismas ayudas que se venían aplicando en los fondos europeos, esto es, ayudas de unos 100 euros por barco y día sin faenar y otros 50 euros por marinero. El sector continúa a la espera de que la Consejería les convoque a una reunión, que confían en que sea a principios del mes de septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios