Elecciones

Alegría contenida en Vox, donde un diputado en Málaga sabe a poco

  • La formación se queda a las puertas del segundo escaño en la provincia

La diputada de Vox, Patricia Rueda, junto al presidente y vicepresidente del partido en Málaga, y al número dos de la lista, Rubén Manso Olivar. La diputada de Vox, Patricia Rueda, junto al presidente y vicepresidente del partido en Málaga, y al número dos de la lista, Rubén Manso Olivar.

La diputada de Vox, Patricia Rueda, junto al presidente y vicepresidente del partido en Málaga, y al número dos de la lista, Rubén Manso Olivar. / C. G.

El resultado electoral deja en Vox Málaga un sabor agridulce. Se partía de unas expectativas muy altas, y sin duda esperaban más, de ahí que el escaño de Patricia Rueda supiera a poco. Lo reconocían muchos y se notaba en las caras de los afiliados y simpatizantes que a última hora de la tarde de este domingo se reunieron en el restaurante de los Baños del Carmen para seguir el escrutinio. La alegría fue contenida prácticamente desde el inicio cuando los primeros datos ya les daban un diputado en la provincia, en el partido se contuvo la respiración: "Ya estamos dentro".

Aunque todos eran conscientes de la hazaña de conseguir 113.606 votos en la provincia –el 13,99%– y un diputado, cuando en los últimos comicios de junio de 2016, apenas se rascaron 1.855 apoyos, en el ambiente siempre estuvo la meta de alcanzar el segundo. Rubén Manso Olivar, el exinspector del Banco de España colocado por Abascal como número dos en Málaga con la clara intención de asegurarle un asiento en el Congreso se quedó, finalmente, con la miel en los labios. Vox estuvo a 4.024 votos de ese segundo escaño que persiguió durante toda la noche y que se fue a parar a Unidas Podemos.

Al final de la noche algunos reconocían "cierta decepción" por haberse quedado tan cerca del objetivo en Málaga, y también porque sus 24 diputados en el Congreso no sirven para sumar frente al PSOE. Nada que ver con la euforia vivida hace seis meses en las elecciones andaluzas, cuando Vox irrumpió con dos parlamentarios. Y ello a pesar de que los resultados de estas generales también sumaron 41.151 votos más que en las autonómicas. Esta vez no hubo ni cánticos, ni vivas a España; tan solo tímidos aplausos cuando el líder nacional de la formación, Santiago Abascal, salió a valorar los resultados en televisión. Después de escucharle, no hubo fiesta. La mayoría de los allí reunidos se marchó con la sensación de que se hizo bien, pero no fue suficiente.

"Nos hemos quedado a las puertas del segundo, pero es lo que tiene la democracia", manifestó el presidente provincial de Vox, José Enrique Lara, quien aún así insistió en que "Málaga y Andalucía han quedado muy bien" y en que los resultados a nivel nacional suponían "un éxito rotundo" por haber pasado "de cero a 24" y haberlo hecho, comentó, "sin medios". "Nadie puede dudar de eso”, incidió, admitiendo, esto sí, que esperaban "un poquito más, pero bueno, todo es trabajar y trabajar, para ir aumentando". "La verdadera batalla empieza ahora”, aseguró.

Afiliados y simpatizantes de Vox esta noche en los Baños del Carmen. Afiliados y simpatizantes de Vox esta noche en los Baños del Carmen.

Afiliados y simpatizantes de Vox esta noche en los Baños del Carmen. / C. G.

Tal vez por eso muchos ponían ya anoche la mirada en la siguiente cita con las urnas, la de las elecciones municipales, que tiene lugar en menos de un mes. "Ahí hay que arrasar", decían en los corrillos, donde también se felicitaban de haber dado "una bofetada al PP" en muchas de las mesas.

Lara, quien también es candidato a la Alcaldía de Málaga, negó que los resultados de las generales fueran extrapolables a las municipales. “Ha habido muchos municipios como Alhaurín de la Torre donde nos hemos quedado a 200 votos del PP, donde llevan gobernando 20 años; y en Benahavís hemos sido la primera fuerza”, apuntó, considerando que los datos podían ser mejores en las locales del 26 de mayo.

Por su parte, la diputada de Vox, Patricia Rueda, celebró que “Málaga tiene voz en el Congreso”. Se declaró “feliz y orgullosa” por el resultado logrado “gracias al trabajo de todas las personas que creen que necesitamos la unidad de España y que cuiden de nuestras familias”. “Venimos a construir”, afirmó, al tiempo que insistió en que “estamos aquí por y para España”.

Ante los periodistas, la ya diputada electa agradeció la confianza de quienes les han apoyado y diciendo a “aquellos que aún no lo han hecho, que se preparen porque verán lo capaces que somos”. La dirigente de Vox terminó su intervención aclamando “libertad de acción, voluntad de vencer y capacidad de ejecución”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios