Municipal

De la Torre quiere iniciar el soterramiento del Paseo de los Curas y Cánovas antes de acabar su mandato

  • El regidor presenta el contenido de dos informes que sitúan en unos 277 millones el coste de la obra 

  • La propuesta incluye un eje bajo tierra para tráfico de hasta 2,5 kilómetros 

  • Plantea dos nuevas estaciones para autobuses junto a Vialia y la Plaza de la Marina

José Alba, Francisco de la Torre y Salvador Moreno Peralta, en la presentación de los informes. José Alba, Francisco de la Torre y Salvador Moreno Peralta, en la presentación de los informes.

José Alba, Francisco de la Torre y Salvador Moreno Peralta, en la presentación de los informes. / Javier Albiñana

La parte final del mandato municipal en Málaga capital, que podría ser el último de Francisco de la Torre como alcalde, debe permitir a los malagueños ver el comienzo de una de las grandes transformaciones históricas de la ciudad, que, de cumplirse las previsiones, incluirá el soterramiento del tráfico en un eje de hasta 2,5 kilómetros.

Esta arteria bajo tierra bajo tierra incluirá la Avenida Manuel Agustín Heredia, el Paseo de los Curas, la Avenida Cánovas del Castillo y parte del Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso. A este gran eje se incorporan la construcción de dos nuevas estaciones destinadas a los autobuses urbanos y metropolitanos junto a la Plaza de la Marina y a la estación del ferrocarril de María Zambrano. Sentadas las bases del proyecto estrella con el que el regidor concurrió a las pasadas elecciones municipales, su intención pasa ahora por dar forma a los estudios y proyectos definitivos de la intervención en los próximos dos años, para después licitar, contratar e iniciar las obras. 

Las primeras aproximaciones realizadas en forma de "reflexiones" e "ideas" por el ingeniero José Alba y el arquitecto Salvador Moreno Peralta, ambos contratados de manera directa por la EMT para la realización de sendos documentos, sitúan el esfuerzo económico a realizar en unos 277 millones de euros. De ellos, 111 millones se vinculan a la construcción del paso soterrado; 95 millones a las nuevas estaciones; 36 a tres aparcamientos en el Paseo Ciudad de Melilla, la adecuación del de La Marina y otro en el suelo portuario de Muelle Heredia; y casi 35 millones más a las operaciones urbanas en superficie.

A falta de la concreción necesaria que aportarán los proyectos de ejecución, Alba sí ha apuntado que desde que se haya superado toda la parte de tramitación la ejecución material requerirá como poco un par de años. La gran aportación de esta macroinfraestructura es que permitirá a la ciudad extenderse de manera peatonal hacia el puerto y al mar. Según el ingeniero, su modelo contempla el cierre al tráfico del Paseo de los Curas, pudiendo "duplicar la anchura del Paseo del Parque". En Cánovas del Castillo, la fórmula es semejante. 

Por el contrario, se maneja la idea de disponer de viales en superficie en Muelle Heredia para residentes del entorno directo, así como en la extensión del paseo marítimo, con la vista puesta en garantizar los servicios necesarios de la hostelería de la zona. En esta última franja, cabría la posibilidad de crear espacios de acera de hasta 15 metros de ancho.

El propio Alba trata de rebajar dimensión al trabajo realizado. "Esto no es un estudio en cuanto a dar unas soluciones concretas sino una reflexión sobre la obsolescencia de las actuales estaciones de autobuses, la necesidad de dar solución a la movilidad este-oeste y la necesidad de generar nuevas centralidades apoyadas en el litoral", ha apuntado. Y en esta línea el alcalde ha aludido a la posibilidad de que dentro del presupuesto de 2019, ya aprobado, pueda usarse dinero para seguir profundizando en los estudios necesarios, que tendrán continuidad el año que viene.

"Late la idea de potenciar transporte público, minimizando el transporte privado, haciendo una ciudad más humana, más habitable", ha expuesto De la Torre en un acto al que fue invitada una amplia representación de la sociedad civil, institucional y económica de la ciudad. La premisa, no obstante, colisiona con la apuesta por mantener el aparcamiento de la Plaza de la Marina, reajustando sus capacidades, y otro en Muelle Heredia, con 450 plazas.

Sobre ello, Moreno Peralta ha sido claro. "No podemos evitar que llegue al Centro, no se puede soslayar la increíble atracción que tiene", ha afirmado, al tiempo que ha apostillado: "Es verdad que tiene que haber una línea disuasoria al coche privado pero no se puede ser talibán y hay gente que seguirá yendo al centro en coche".

El arquitecto ha puesto en valor la posibilidad de que con esta actuación pueda ejecutarse un paseo marítimo "único y diverso", pudiendo dotar a la capital de una verdadera playa urbana. Asimismo, ha insistido en lo que supondrá lograr la conexión peatonal de La Marina y el puerto, evitando que miles de personas tengan que esperar a cruzar por el semáforo que hay instalado. "Es algo grotesco", ha valorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios