Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Coronavirus: Malagueños atrapados lejos de casa

  • Hay centenares de afectados a lo largo de todo el mundo

  • Buscan cómo volver desde Nepal o Perú

Malagueños atrapados lejos de casa. Malagueños atrapados lejos de casa.

Malagueños atrapados lejos de casa. / M. H.

El cierre de fronteras como fórmula para frenar la rápida expansión del coronavirus está dejando atrapados a infinidad de personas a lo largo de todo el mundo. Muchos de estos son malagueños y buscan cómo regresar a sus hogares para iniciar el confinamiento con los suyos. De Nepal a Perú pasando por Australia hablan los afectados.

María Vega y Alberto Soler es una pareja malagueña que viajó por trabajo hace unas semanas a Perú, concretamente a Puémape, a unas 10 horas en coche de la capital del país, Lima. Ambos trabajan para una empresa relacionada con la energía eólica y viajaban al país suramericano para ejercer allí durante 20 días. Para su sorpresa, ya en suelo peruano, se desencadenó toda la crisis del coronavirus. La pareja tenía programado el viaje de vuelta –todo organizado y gestionado por su empresa–, para el 6 de abril pero el portazo aéreo ha provocado que su retorno no se pueda dar hasta el próximo 25 de abril.

“La empresa se está preocupando en buscarle alternativas y vuelos”, relata Gema Vega, hermana de la afectada desde Málaga, ya que la pareja se encuentra bloqueada y sin conexión a internet en Puémape: “Ellos están en una zona apartada de los centros urbanos. No tienen ni siquiera agua potable, se la llevan a través de camiones cisterna. Están comiendo lo que un grupo de pescadores locales les están vendiendo, por allí cerca no hay ni comercios”.

Ana Vega en una de las playas de Puémape (Perú). Ana Vega en una de las playas de Puémape (Perú).

Ana Vega en una de las playas de Puémape (Perú).

Al parecer, cuenta Gema Vega, son muchos los españoles que se encuentran en situaciones similares, con pocas opciones de volver a España con celeridad, aunque el pasado día 25 de marzo salió un primer “vuelo de allí con 300 pasajeros”, cuenta la hermana de la afectada, que asegura que “los españoles que tienen vuelos con Iberia no van a tener muchos problemas ya que es la única compañía que tiene autorizado despegar en un principio”. Tanto María como Alberto intentan acelerar su retorno a Málaga por todos los medios, antes del 25 abril que ha logrado fijar su empresa, ya que las condiciones de habitabilidad en Puémape no son las mejores.

La de Ana y Joaquín es otra historia similar, ésta en Nepal. Ella es malagueña y él zaragozano. Ambos se encontraban allí cuando se desencadenó la crisis mundial a consecuencia del coronavirus. El país asiático es uno de los puntos más turísticos para aquellos con ganas de hacer trekking, denominadas así las travesías a pie por parajes remotos y naturales con escasas edificaciones, como es toda la cordillera del Himalaya.

Durante su primer trekking por el Manaslu, de aproximadamente 15 días de duración, la conexión a internet fue mínima y la evolución de la situación en España fue un silbido tenue que apenas les afectó. Tras concluir esta travesía, pusieron rumbo a Pokhara, la segunda ciudad más importante del país nepalí, Ana y Joaquín comenzaron a conocer las primeras restricciones, en torno al 17 ó 18 de marzo, del Gobierno de Nepal: restringía visados a turistas chinos, japoneses, norcoreanos, iraníes e italianos; algunos de los más afectados por el virus.

Ana y Joaquín, en uno de sus trekkings en Nepal. Ana y Joaquín, en uno de sus trekkings en Nepal.

Ana y Joaquín, en uno de sus trekkings en Nepal.

El cierre aéreo afectó también a Ana y Joaquín en Nepal. “Tuvimos contacto con la familia y seguimos por Twitter las indicaciones de la Embajada de la India [no hay en Nepal]. Nos decían que tuviéramos paciencia pero que en estos momentos no existe ninguna posibilidad de volver a España, no hay vuelos que conecten Asia con España”. Afirman que desde la Embajada en la India les “informan de la posibilidad de salir de Pokhara en avioneta hacia Katmandú aunque desconocían el precio, horario, cuántos cabíamos, ni cómo desplazarnos al llegar y ni dónde nos podíamos alojar”.

“Sabemos que el sábado salió un avión de franceses y sobró espacio para 12 españoles porque estaban en el aeropuerto. El vuelo era para París y de allí tomarán un vuelo hacia Barcelona”, relata la malagueña, que conoce que Alemania hará lo mismo con los suyos: “Sabemos que pronto pasará lo mismo con uno de alemanes, fletado por su embajada. Hay españoles preparados para irse al aeropuerto para esperar por si hubiera plazas. Paran en Frankfurt aunque luego tendrían que compra un billete que llegue a España”.

Son multitud de españoles, concretamente decenas de malagueños, los que se encuentran estos días atrapados en Australia sin poder regresar a Málaga aunque parece que Neus y Ana han encontrado una fórmula para regresar. Ambas se encontraba de vacaciones allí, en un viaje en caravana por toda la costa este del país, cuando se desencadenó la pandemia.

Neus y Ana en una de sus travesías en furgoneta por Australia. Neus y Ana en una de sus travesías en furgoneta por Australia.

Neus y Ana en una de sus travesías en furgoneta por Australia.

Neus cuenta que llevaba “cinco días intentando encontrar billetes” cuando dieron con la fórmula para regresar a España. El dúo de viajeras, tras peinar las aerolíneas y entender algo de las triquiñuelas que albergan los vuelos, dieron con una solución al problema.

“Hemos encontrado una solución vía Singapur: porque hecha la ley, hecha la trampa... Es una escala técnica. Al ser técnica y no considerarse tránsito está permitida ir vía Singapur. Solo la está haciendo British Airways y es para el día 3 de abril. Me costó unos 700 euros y ahora están estos billetes a casi 3.000”, relata Neus, que ya conoce a otros españoles a los que les ha funcionado el truco: “Teníamos dudas pero ya hay españoles que lo han logrado, aunque con varias horas de retraso. Al principio no les dejaron embarcar, pero al ser una escala técnica, no tienen que bajarse del avión y les permiten pasar. Así que estamos tranquilas porque parece una viable”. Ella y Ana tienen ya sus billetes aunque viajarán en días diferentes.

Las azafatas, que también intentaron que las repatriaran a través de la Embajada, afirman que “en España nos han dicho por activa y por pasiva que no nos van a repatriar mientras haya billetes”. Y denuncian que “las compañías no te devuelven el dinero. Han sacado un seguro y cualquier billete que se compre no se va a hacer devolución del dinero sino que se devolverán en vales”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios