Universidad de Málaga

Bibliotecas abiertas, la demanda de un encierro en la UMA

  • Alumnos toman la biblioteca de la Facultad de Ciencias para pedir más plazas en horario especial para los exámenes

  • Para muchos, con poco espacio en casa o pisos compartidos, se convierten en espacios necesarios

Estudiantes de la UMA, esta noche durante el encierro en la biblioteca de Ciencias. Estudiantes de la UMA, esta noche durante el encierro en la biblioteca de Ciencias.

Estudiantes de la UMA, esta noche durante el encierro en la biblioteca de Ciencias. / Javier Albiñana

Pasan de las 20:30. En silencio, un grupo de estudiantes de la Red Eureka, con sus camisetas verdes, despliega una pancarta. El lema del lienzo blanco, colgado en la segunda planta de la biblioteca de la Facultad de Ciencias, es conciso y directo. “Necesitamos más bibliotecas abiertas”, reza.

Hay un aplauso mudo desde abajo y, a los pocos minutos, las miradas vuelven a los apuntes. Las puertas del centro tenían que estar cerradas a esa hora, pero los alumnos han tomado los puestos de estudio este lunes dispuestos a reclamar con su encierro nocturno más zonas abiertas durante la época de exámenes.

Alumnos estudiando en la biblioteca de la Facultad de Ciencias durante el encierro. Alumnos estudiando en la biblioteca de la Facultad de Ciencias durante el encierro.

Alumnos estudiando en la biblioteca de la Facultad de Ciencias durante el encierro. / Javier Albiñana (Málaga)

Francisco Macías tiene 20 años y cursa el grado de Matemáticas. Durante la semana estudia en Ciencias donde tiene, además, los libros de consulta apropiados. Pero los fines de semana se tiene que ir a la Biblioteca General, puesto que la suya no abre. “Vivo con mi familia, comparto la habitación con un hermano y tengo otro más pequeño, no hay mucho sitio ni buen ambiente para estudiar en casa”, comenta.

“Para mí es esencial que la Universidad tenga las bibliotecas abiertas”, agrega. Tiene que desplazarse desde Álora y si llega una hora después de la apertura, ya no queda casi espacio en las que abren los festivos, además de la General, la de Medicina, Telecomunicaciones e Informática y el Aulario Gerald Brenan. En El Ejido abre la de Económicas.

"En casa no hay ni sitio ni ambiente de estudio, es esencial para mí que se abran las bibliotecas”

“En las dos últimas semanas hemos tenido que ir de un edificio a otro y perder casi una hora de estudio para poder encontrar sitio”, comenta Francisco. El mismo problema tiene Vanessa Sánchez-Ramos.

Dos estudiantes abandonan la biblioteca mientras leen la pancarta. Dos estudiantes abandonan la biblioteca mientras leen la pancarta.

Dos estudiantes abandonan la biblioteca mientras leen la pancarta. / Javier Albiñana (Málaga)

“Alquilo un piso compartido con dos compañeros que no son estudiantes, que pueden traer gente a casa, que llevan otro ritmo y no me puedo concentrar todo lo que quisiera”, explica esta otra usuaria de las bibliotecas de la UMA. Estudia Turismo y en días de clase se queda en su facultad.

“Los fines de semana la cosa se complica”, sostiene. Y subraya que en la General el sábado pasado a las 10:30 no quedaba ya ni un hueco. “Vino una compañera de Marbella y tuvimos que acabar en mi casa, aunque no fuese el lugar más idóneo, apoyo esta reivindicación porque es necesaria”.

"Al menos en épocas de exámenes deberían de abrir más bibliotecas con más horarios especiales"

Tercero de Derecho no es cualquier cosa. Requiere muchos horas y mucha concentración, la que encuentra Salaheddine Gueddari en los espacios dedicados para ello en la UMA. “Las bibliotecas municipales no tienen buen horario”, afirma y dice que se desplaza desde Benalmádena para poder estudiar.

Sacos de dormir y mantas en las mesas junto a los alumnos. Sacos de dormir y mantas en las mesas junto a los alumnos.

Sacos de dormir y mantas en las mesas junto a los alumnos. / Javier Albiñana (Málaga)

Faltan sitios y enchufes, hoy todos tenemos dispositivos electrónicos en los que consultar”, apunta y relata que los fines de semana se tiene que dar “un madrugón” para luego no tener éxito. “Al menos en épocas de exámenes deberían de abrir más bibliotecas con más horarios especiales”, considera.

Durante los fines de semana, días festivos y noches, tan sólo el 7% de los 36.000 alumnos de la Universidad de Málaga tendrían cabida en los espacios que quedan abiertos. Pero es que también acuden a ellos otros usuarios, opositores, estudiantes de Bachillerato.

Raquel Pérez y sus amigos de Bachillerato de Artes Plásticas no pueden estudiar en las bibliotecas de barrio por falta de espacio y de horario. “No somos universitarios pero venimos todos los días porque las otras son pequeñas y ruidosas”, dice. No sabía lo del encierro y ya que el horario se alarga piensan aprovechar.

Aspecto de la biblioteca de Ciencias en los primeros momentos del encierro. Aspecto de la biblioteca de Ciencias en los primeros momentos del encierro.

Aspecto de la biblioteca de Ciencias en los primeros momentos del encierro. / Javier Albiñana (Málaga)

También lo hace Jorge Ranchal, enfrascado en sus apuntes de Química. “Estar aquí es muy cómodo, tiene los libros que necesito, debería de abrir hasta las doce de la noche todos los días, al menos en épocas de exámenes”, solicita.

Esta es la demanda de los estudiantes que ha capitaneado Red Eureka. Benjamín Santiago, coordinador general de la Red Eureka, asegura que desde hace varias semanas las colas en días no lectivos y la falta de espacio son notables.

La UMA les negó la pasada semana medidas urgentes para este periodo de exámenes argumentando que no había tiempo para realizar las contrataciones necesarias para abrir más centros en horario especial. Con garrafas de agua, bolsas de comida y sacos de dormir, con sus libros sin quitarlos de la mesa, dispuestos a echar toda la noche reivindicaron un lugar en el que poder estudiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios