Málaga

Un verano sin ferias: “Ni tengo dinero, ni opción a ganarlo”

  • Desde la Asociación de Empresarios Feriantes de Málaga se buscan vías para ayudar al sector y encuentran prioritario que el Gobierno les escuche: "Nos hemos quedado sin temporada"

Un hombre prueba suerte en un puesto de un feriante. Un hombre prueba suerte en un puesto de un feriante.

Un hombre prueba suerte en un puesto de un feriante. / Marilú Báez

La recomendación de la Junta de Andalucía era el último empujoncito que se necesitaba para que el Ayuntamiento de Málaga tomara la decisión de cancelar la Feria de Agosto. Pese a ser esperado, casi consabido, la cancelación de uno de los grandes eventos de la provincia no deja de ser un jarro de agua bien fría para los diferentes sectores que beben de ella.

En concreto, para uno de ellos, como es el de los feriantes, es un completo fiasco y una ruina. La Feria de Málaga, en el epicentro de su temporada de ferias que comprende los meses entre abril y octubre, supone un importante pellizco en el devenir de su jornal anual, algo que se verá reducido a cero. Una voz autorizada entre ellos como es el presidente de la Asociación de Empresarios Feriantes de Málaga y provincia Rafael Blánquez habla sin remilgos, llano y claro.

"Ahora mismo tenemos muchos problemas", cuenta notablemente apesadumbrado Blánquez, que asegura en estos momentos con los problemas propios de un feriante y los más de 100 que están adscritos a la asociación que él preside: "Desde el primer momento sabíamos que iba a ser complicado. Esto ya pasó hace 100 años con la gripe y tardamos varios años en recuperarnos. Es una pena porque realmente nos hace mucha falta, nos hemos quedado sin temporada". 

La temporada para los feriantes malacitanos comprende los meses de abril y octubre, de noviembre a marzo su actividad es prácticamente nula y viven de lo generado durante los meses en los que las ferias son una constante. La cancelación de la Feria de Málaga, el mayor y más duradero evento al que acuden, supone echar por tierra los planes de este colectivo que se siente desamparado por el Gobierno durante la pandemia, al que solicitan ayudas y medidas para reactivarles.

De hecho, a nivel nacional se está congregando todo el colectivo y planean movilizaciones en la capital española, en Madrid, para hacerse ver, en la que esperan a más de 30.000 feriantes. En Andalucía, en Sevilla o Huelva, también se están preparando algunas movilizaciones en coche y a pie, siempre preservando el correcto distanciamiento social entre los mismos. A nivel nacional, el conglomerado de feriantes intenta reunirse con el Gobierno para tratar su situación y tender puentes hacia la solución.

Entre las medidas que han solicitado al Gobierno, en un escrito nacional conjunto, los feriantes piden un plazo de tres años para recuperarse de esta temporada perdida, soluciones con el IVA y un epígrafe en el que aparezcan como feriantes para no estar desamparados y así ser visibles en situaciones como estas. "Unos aparecen como hostelería, otros en el gremio de la metalurgias...", indica Blánquez.

"Ni tengo dinero, ni opción a ganarlo"

"Nunca hemos dado problemas", recuerda Blánquez y apunta a que "ahora nos tienen que escuchar, no tenemos otro remedio. Nos tienen que ayudar de alguna forma". El presidente de los feriantes apunta que son muchos en su colectivo los que no se han podido acoger a ningún tipo de ayuda durante estos meses y pone el foco en las dificultades para afrontar las facturas: "El que no tiene un préstamo, está pagando el coche, la hipoteca... es que son muchas cosas. Nos han cortado la campaña y nos ha pillado con los gastos hechos. Ni tengo dinero, ni opción a ganarlo. Es muy duro".

Rafael Blánquez asegura que desde la Asociación de Empresarios Feriantes de Málaga se está trabajando en todas las vías que están a su alcance para ayudar de cualquier manera a sus socios, alrededor de 110, en los próximos meses y que mantienen conversaciones con el Ayuntamiento para encontrar fórmulas de trabajo para el sector en los meses venideros, ya sin Feria de Agosto.

"Pedimos montar algún negocio pequeñito de máquinas de algodón, de buñuelos o cosas así, que no repercuta mucho en el espacio", señalaba días atrás el propio Blánquez, entre algunas de las vías que tiene abiertas para levantar de alguna manera al sector, uno de los más azotados por esta pandemia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios