Málaga

Intensa actividad en los muelles

  • Las previsiones apuntan a que se superarán los 1,6 millones de toneladas de agroalimentarios y minerales de 2017

Un buque descargando granel en la explanada de los muelles 6 y 7. Un buque descargando granel en la explanada de los muelles 6 y 7.

Un buque descargando granel en la explanada de los muelles 6 y 7. / j. c. cilveti

Con la temporada crucerística otoñal ya en marcha y a la espera de que este viernes se inicie la reentrada continuada de buques portacontenedores prevista por Maersk Line, los tráficos de graneles han comenzado septiembre con mucha intensidad. Compartiendo operaciones, el muelle número nueve y especialmente el seis y siete, los tradicionales amarres destinados a la carga y descarga de mercancías a granel, han visto en las últimas semanas unas tasas de ocupación muy altas.

Y si bien estos tráficos han dibujado determinados picos de máxima y mínima intensidad en lo que llevamos de 2018, la llegada el 19 de agosto del bulk carrier de bandera panameña Hokkaido Bulker para descargar harina de soja parece que ha sido el pistoletazo de salida para un final de año que se prevé muy activo. Tras aquella operativa, las explanadas de carga de los muelles seis y siete han visto en los últimos días significativos trasiegos de trigo y semilla de girasol movilizados por grandes buques tales como el Columbia o el Vento Grecale que ayer seguía trabajando amarrado en el muelle número seis; unos movimientos a los que habría que añadir los de los graneles líquidos que, a menor escala, se han significado con cargas de aceite y descargas de melaza.

Estos números que en el primer semestre del presente ejercicio han representado un total de 835.379 toneladas de sólidos, fundamentalmente agroalimentarios y minerales, están copando las capacidades de almacenamiento de las principales empresas consignatarias que trabajan con estas mercancías; una ocupación que en el caso de las agencias Condeminas y Servimad, los mayores operadores de graneles en aguas malacitanas, superan el 90% de uso en los diferentes almacenes que estas tienen dentro del recinto portuario.

Ante estas previsiones y sin olvidar la exportación continuada de cemento y la reentrada del embarque de este material ensacado que regresa a los muelles (tras una primera operativa en mayo ayer el buque de bandera maltesa Atlas Wind iniciaba la segunda), la actividad portuaria referida a la denominada carga sucia parece que mantendrá una altas cuotas de actividad hasta finales de año. Unos tráficos al alza que permitirán ver imágenes como la que ayer se pudo observar en el puerto con los muelles seis y siete ocupados con las operativas de cinco buques diferentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios