Málaga

Cierres, información y paciencia: la dificultad de gestionar las playas en Málaga

  • La gran afluencia registrada provocó este domingo el cierre temporal de una quincena de playas de la provincia

Dos asistentes en la playa de Pedregalejo, junto a los bañistas, este domingo. Dos asistentes en la playa de Pedregalejo, junto a los bañistas, este domingo.

Dos asistentes en la playa de Pedregalejo, junto a los bañistas, este domingo. / Marilú Báez (Málaga)

No hay nada tan natural, al cabo, como salir del parapeto de la sombrilla y la toalla, acercarse a la orilla, sentir cómo las olas que mueren empapan los pies y perder así el sentido del tiempo unos instantes. A poco que el agua del mar no resulte demasiado fría, la coyuntura invita a tomar asiento ahí mismo, donde el azul lame la arena, y dejarse invadir por las sensaciones. Es una práctica bien común a la que nunca, por razones obvias, se han puesto objeciones. Hasta ahora. Cada día de este verano los bañistas insisten en quedarse parados un buen rato en la orilla de las playas de la provincia de Málaga y lo más fácil es que no tarde en comparecer un vigilante para informar de que la zona debe quedar despejada. La razón es evidente: se trata de garantizar, en la medida de lo posible, el mantenimiento de la distancia de seguridad también en las playas ante la posibilidad de contagio del coronavirus. Para los vigilantes y auxiliares de las playas, la información es la herramienta principal a la hora de afrontar la ardua tarea de gestionar la seguridad en las playas. Se trata, ante todo, de indicar a los usuarios las directrices oportunas para garantizar un baño seguro. Algunas de estas instrucciones son previsibles, como la atención a las distancias de seguridad y la limitación a una determinada superficie a la hora de hacer uso de las playas; otras, en cambio, como la prohibición de permanecer en la orilla, resultan inesperadas para muchos de quienes van a la playa por primera vez. En cualquier caso, informar puntualmente a cada bañista respecto a las conductas oportunas puede llegar a convertirse en una tarea titánica: "A menudo los vigilantes optan a informar a cada bañista, según llega a la playa, sobre dónde está el área más despejada y qué comportamiento debe seguir. Cuando hay mucha afluencia, lo mejor es dar las instrucciones de antemano", explicó este domingo a Málaga Hoy el coordinador de vigilantes Alejandro Sánchez, responsable en su cometido del área de la Costa del Sol que abarca desde Torremolinos hasta Nerja.

La playa de Huelin, este domingo. La playa de Huelin, este domingo.

La playa de Huelin, este domingo. / Marilú Báez (Málaga)

A menudo, sin embargo, la información no es suficiente, especialmente cuando se trata de playas pequeñas que reciben demasiada afluencia, por lo que se hace necesario el cierre temporal de estas playas. Este domingo, por ejemplo, no ha sido necesario el cierre de ninguna playa en la capital malagueña ("sí de algunos accesos, aunque no de ninguna playa en su totalidad", puntualiza Sánchez) a pesar de que algunas como la del Parador del Campo de Golf, la de Guadalmar y la playa del Dedo en El Palo han llegado a estar casi al completo. Sí que cerraron este domingo una quincena de playas de la provincia, como en Nerja, verdadero punto caliente al respecto este verano: además de la playa de Maro, que comenzó a conocer cierres temporales nada más abrirse al público este verano, han estado al 100% de su capacidad, con clausuras puntuales, las playas de la Caletilla, La Torreccilla, Calahonda y el Carabeillo. Según el balance provisional de la Junta, las autoridades clausuraron igualmente playas en Mijas (El Chaparral, Riviera), Benalmádena (La Viborilla, Playa Bonita, Arroyo Hondo y Malibú), Torrox (Cala de El Sillón) y Torre del Mar (Balneario) para garantizar que no se sobrepasaba el aforo permitido. Alejandro Sánchez confirma que "prácticamente todos los fines de semana se están cerrando playas temporalmente en la provincia, sobre todo las playas más pequeñas que son las primeras en llenarse", una medida "para la que los vigilantes estamos en permanente contacto con la Policía Local. Cuando comprobamos que una playa ha cubierto su aforo, informamos y una vez que llegan los agentes cierran el acceso a la playa mediante la barrera, que volverán a levantar cuando la afluencia se haya reducido lo suficiente". También en estos casos los vigilantes informan, a menudo tirando de mucha paciencia, a los bañistas que llegan y se encuentran cerrada la playa en la que esperaban pasar el domingo.

Este domingo volvieron a cerrarse temporalmente algunas playas pequeñas de Nerja, Mijas y Benalmádena, además de algunos accesos en la capital

Resulta por eso bien recomendable ir informado previamente desde casa. La página web www.aforocostadelsol.es, impulsada por la Universidad de Málaga y Turismo Costa del Sol, es un instrumento eficaz para conocer la afluencia de las playas de la provincia en tiempo real y saber qué áreas presentan una ocupación completa en cada momento. Sí es cierto que ir a la playa este verano es algo sensiblemente distinto a lo que ha sido siempre. Y que algunas de las costumbres que corresponde adquirir para la seguridad de todos han venido, seguramente, para quedarse. En cualquier caso, los que permanecen inalterables son los atascos de cada domingo en dirección a la capital malagueña desde el litoral Este.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios