Málaga

Persecución por el Centro de Málaga a un presunto maltratador que se saltó la orden de alejamiento

Policías locales de Málaga en el momento de la detención.

Policías locales de Málaga en el momento de la detención.

La Policía Local de Málaga protagonizó este jueves una persecución para detener a un presunto maltratador que había incumplido una orden de alejamiento que un juzgado le impuso por malos tratos en el ámbito familiar. El arresto se produjo en la quinta planta de un centro comercial. Estaba escondido detrás de un mueble de ropa. Allí se había refugiado después de conducir de forma temeraria una motocicleta. Durante la huida, estuvo a punto de atropellar a tres personas. Tenía el permiso retirado por haber perdido todos los puntos, no tenía ITV en vigor ni tampoco el seguro obligatorio.

Eran las 5 de la tarde cuando una patrulla se percató de que un conductor de 43 años se incorporaba con rapidez desde calle Cotrina hacía calle Mármoles sin respetar la señal de ceda el paso existente, por lo que una patrulla le dio el alto policial. Pero, lejos de atender las indicaciones de los agentes, que accionaron los dispositivos luminosos del vehículo, el individuo giró la moto, de la marca Honda y modelo PCX, y emprendió la huida a gran velocidad. Los policías comenzaron a perseguirlo y, mientras tanto, comunicaban al resto de patrullas de servicio las características del vehículo fugado y del conductor.

El huido circuló por las calles Montes de Oca y Ríos Rosas. Dos personas que en ese momento cruzaban por un paso de cebra ubicado en la confluencia con Armengual de la Mota tuvieron que apartarse. Tras ello, varios vehículos se vieron obligados a frenar bruscamente para evitar un accidente.

La persecución continuó por calle Ríos Rosas, donde otra persona también pudo esquivar la motocicleta. El conductor, sin aminorar la marcha, siguió por calle Muñoz Torrero en sentido contrario, lo que provocó que un turismo tuviera que subirse sobre la acera para evitar una colisión frontal. Comenzó así a circular sobre la acera para después adentrarse en dirección prohibida. Ello hizo que los agentes frenaran al encontrarse unos pivotes que impedían el paso de turismos. En ese punto se sumaron a la actuación otros dos policías locales que circulaban en motocicleta. 

Clientes le indicaron la dirección de huida

El huido huyó a pie y accedió a un salón de juegos con la intención salir por otra puerta que daba a calle Hilera, cruzando de forma temeraria pese a estar abierta para el tráfico rodado. Desde allí buscó refugio en un centro comercial. Un vigilante de seguridad informó de que el individuo se dirigía a las plantas superiores por las escaleras mecánicas. También varios clientes indicaron la dirección de huida.

Una vez en la quinta planta de los grandes almacenes, los policías localizaron e inmovilizaron al fugado que permanecía oculto tras un mueble de ropa, y recuperaron las llaves de la motocicleta, de las que antes había intentado deshacerse. Los agentes comprobaron que el huido tenía en vigor un control específico de prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de víctima de violencia de género, que había sido dictado por un juzgado de violencia sobre la mujer de Málaga por malos tratos en el ámbito familiar. Asimismo, comprobaron que el punto en el que fue visto cuando dio comienzo la persecución estaba quebrantando la medida.

Vecinos y trabajadores fueron testigos del dispositivo policial desplegado para detener al supuesto maltratador, que salió esposado del centro comercial, según han indicado las mismas fuentes. Varios vehículos de la Policía Local aguardaban en la puerta. Al arrestado, que fue trasladado a dependencias policiales, se le atribuyen dos delitos contra la seguridad vial por conducir sin carné por pérdida total de puntos y hacerlo con temeridad manifiesta. Se le imputa también otro ilícito por incumplimiento de orden de alejamiento hacia víctima de violencia de género y, un cuarto, por desobediencia a agentes de la autoridad. Posteriormente, pasó a disposición judicial.

Vehículos de la Policía Local antes de la detención Vehículos de la Policía Local antes de la detención

Vehículos de la Policía Local antes de la detención

Una mujer decapitada, última víctima del machismo

Por otro lado, este pasado mes de enero, fue encontrado sin vida el cuerpo de una mujer flotando en el mar. Estaba decapitado. La Policía detuvo a su ex pareja, que después ingresó en prisión por orden del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Marbella, informó entonces el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El presunto autor estaba siendo investigado por los delitos de asesinato y quebrantamiento de condena de alejamiento. 

En su declaración ante la juez, reconoció haber acabado con la vida de su ex pareja, apenas un mes después de que se conformara con una sentencia condenatoria por la comisión de un delito de malos tratos sobre la víctima. Si bien, ya confesó los hechos en sede policial, antes de ser puesto a disposición judicial.

La investigación, llevada a cabo por agentes adscritos a la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría de Marbella, se inició a partir de la denuncia que presentó una familia por la desaparición de una mujer, de 46 años, de nacionalidad colombiana y que había sido víctima de violencia de género.

En la denuncia, la familia de la desaparecida expuso que ésta había recibido amenazas -vía telefónica- días atrás por su expareja sentimental, que habría quebrantando las medidas cautelares dictadas por la autoridad judicial, tras su detención a mediados de diciembre por malos tratos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios