Contenido patrocinado

Razones por las que deberías viajar por Europa

Razones por las que deberías viajar por Europa Razones por las que deberías viajar por Europa

Razones por las que deberías viajar por Europa

Europa es uno de los continentes más visitados del mundo, y con justa razón, ya que tiene infinidad de propuestas turísticas para que cualquier persona, sin importar sus afinidades, itinerario o presupuesto, pueda disfrutar de una experiencia inolvidable. Como en cualquier destino, existen razones que sostienen la popularidad de éstos, y en el caso de Europa no iba a ser la excepción.

Para viajar por Europa sólo hace falta tener ganas de hacerlo, ya que existen múltiples maneras de poder llevar esto a cabo, cada una con sus virtudes y diferencias. Sin embargo, si ya estás haciendo cuentas y revisando disponibilidad de los sitios turísticos, tal vez sea de utilidad conocer aquellas razones por las que cada vez más personas ven a Europa, en cualquiera de sus países y ciudades, como su próximo destino turístico.

Un destino económico

Contrario a lo que se cree, Europa es un destino que puede ser igual o más económico que otros muchos, razón de que la fiebre por el turismo ‘low cost’ también se apodere frecuentemente de las principales ciudades del continente.

Dicho de otra manera, Europa puede ser tan barato o tan costoso como el turista lo desee, ya que existen decenas de sitios turísticos y de ciudades posibles en el itinerario de manera que, definitivamente, habrá un destino y una hoja de ruta posibles para cualquier presupuesto, cosa que no podría ocurrir en otros destinos de igual importancia turística.

Así, si abandonas los sitios más visitados por turistas internacionales, con ciudades como Londres, Roma, Madrid o París a la cabeza, te toparás con miles de propuestas, de ciudades pequeñas, de capitales en Europa del Este y pueblos mágicos, que no sólo dispondrán de un gran valor turístico, sino que te permitirán ahorrar mucho dinero a la vez que podrás conoces el continente en cuestión.

Admirar las ciudades más bonitas

Hay sitios especializados en turismo que de vez en cuando elaboran listados, como el de las ciudades más bonitas de Europa, que no son pocas, dadas las dimensiones del continente y la cantidad de ciudades que fácilmente podrían entrar en una lista, por lo que cada una de ellas es un pretexto perfecto para conocer cada lugar.

Europa es un continente que ha sido catalogado a pulso como uno de los de mayor importancia histórica, cultural y arquitectónica, y gran parte de ese protagonismo recae en las pintorescas ciudades que existen en cada rincón, desde sitios como Venecia o Ámsterdam, pasando por ciudades con museos a cielo abierto como Florencia o Viena, para llegar a ciudades atrapadas en el tiempo como Tirana o Ljubljana, sin olvidar aquellas que la modernidad y la pulcritud son sus sinónimos, como Lucerna o Helsinki.

La belleza, a su vez, puede estar inmiscuida dentro de la diversidad existente en sus culturas, donde ciudades como Estambul, Tallin o Budapest tienen bastante que decir.

Sea como sea, lugares que te puedan dejar sin aliento no van a faltar en Europa, siendo el continente con mayor número de propuestas diferentes, pudiendo incluso recorrer varias a la vez gracias a su sistema de transporte eficiente.

La gastronomía

Una de las principales razones para conocer Europa es, sin duda, la comida. De hecho, conforme se ha masificado el turismo en las naciones europeas, ha crecido el perfil del turista gastronómico, o aquel que viaja al continente con la firme idea de hacer un recorrido por los sitios más importantes para la gastronomía de sus respectivos países -como zonas de cultivo o de fabricación de ciertos productos-, pero también para probar los platos típicos de cada región preparados en restaurantes locales o por personas que realizan estas recetas de forma artesanal.

Es, desde luego, una forma muy interesante de descubrir un continente plagado de propuestas gastronómicas. Así, es posible encontrarse con la cocina italiana y sus indescriptibles contrastes entre el norte y el sur del país; pasando también por la forma predilecta de hornear recetas en Francia; llegando a la influencia árabe en toda la costa del Mediterráneo para finalizar en la compleja y estridente cocina de las naciones balcánicas, en un recorrido de interminables lugares por descubrir, de modo que a menudo suelen ocupar más de un viaje.

Europa, uno de los continentes mejor preparados para el turismo, también destaca por su oferta gastronómica de primer nivel, por lo que no importará el motivo por el cual quieras viajar a cualquier país, siempre comerás en cualquier lugar de forma excepcional.

Mucha historia

Los atractivos culturales europeos suelen tener como común denominador el peso histórico de los mismos. Así, visitar la Torre Eiffel tiene connotaciones históricas, de la misma manera que descubrir el inmenso Coliseo en Roma, o la Catedral de Florencia.

El valor histórico y cultural de muchas ciudades, e incluso de muchos pueblos alejados de las ciudades, implica recorridos atrapantes, por lo que si eres una persona a la que le interesa conocer el trasfondo de cada lugar a visitar, es en Europa donde te sentirás más a gusto, de manera que no te faltarán propuestas intrigantes, en las que podrás conocer y saber absolutamente todo.

Formas alternativas de viajar

Como hemos indicado antes, hay sitios especializados en turismo, como el blog de Viajero Casual, donde se realizan listas de lugares por conocer, de sitios imprescindibles de cada ciudad o país, pero donde también se brindan consejos para viajar por Europa.

Viajar no debe ser únicamente el acto de trasladarse desde un punto a otro, sino que debe ser parte de la experiencia turística, y allí también destaca el continente europeo, por lo que podrás elegir entre hacer rutas inolvidables en bicicleta -siendo España uno de los mejores países para ello-, hacer grandes recorridos en trenes o ferrocarriles históricos, pero también aprovechar las incomparables tarifas que se encuentran en las líneas de autobuses locales de cada país o de aerolíneas de bajo coste, por lo que además de alternativas, tendrás las ventajas de elegir siempre el método adecuado, lo que se traducirá en mayores posibilidades para el recorrido, un porcentaje notorio en cuanto al ahorro, y una satisfacción superior en tu experiencia turística para tu viaje por el continente.