Málaga

La Sareb mantiene su apuesta por ejecutar viviendas en su parte de los antiguos suelos de Repsol

  • Su plan contrasta con la pretensión de De la Torre de incrementar el uso destinado a oficinas y hotel

Vista de los antiguos terrenos de Repsol. Vista de los antiguos terrenos de Repsol.

Vista de los antiguos terrenos de Repsol.

El proyecto estratégico del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, de convertir los antiguos suelos de Repsol en base de la nueva city empresarial de la capital de la Costa del Sol contrasta con la apuesta firme del otro propietario del sector, la Sareb, de dar forma a una intervención principalmente residencial. Así lo expusieron oficialmente a este periódico desde la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, insistiendo en que su apuesta es "residencial".

"Estamos alineados con el Ayuntamiento en el proyecto del parque y la reurbanización y en sintonía en el sentido en que ellos en su suelo desarrollen lo que consideren; pero nuestra apuesta es residencial", comunicó una portavoz de la entidad. Un planteamiento lógico si se tiene en cuenta que su naturaleza es la de rentabilizar al máximo los aprovechamientos asumidos tras la crisis del sector inmobiliaria.

Y ello no es baladí, por cuanto el plan de reparcelación aprobado años atrás asigna al también conocido como banco malo aprovechamientos urbanísticos a materializar en la ejecución de un máximo de 402 viviendas de renta libre, así como 19.141 metros cuadrados de techo terciario. Todo ello dentro de la más alta de las cuatro torres dibujadas sobre la parcela, de 35 plantas y 126 metros de altura.

La posición actual de la entidad colisiona con la aspiración del mandatario local de reducir al mínimo posible la reserva que el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para vivienda libre, reemplazándola por oficinas y hotelero. A las asignadas a la Sareb hay que agregar otras 500 que quedan en manos del Ayuntamiento, junto con otras 400 de protección oficial utilizadas por el Consistorio para hacerse con parte de los terrenos de Arraijanal.

Incluso en el supuesto de que el Consistorio renuncie a materializar la parte de aprovechamiento residencial que le corresponde, seguiría habiendo del orden de 900 casas en Repsol, obligando a garantizar unas prestaciones mínimas en materia de equipamiento. Un elemento crucial en la posible ampliación del parque diseñado por el equipo de gobierno y presentado en sociedad el pasado miércoles.

De acuerdo con el proyecto de urbanización inicial, este espacio tiene una superficie acotada de 65.000 metros cuadrados, a los que pueden agregarse otros 15.000 metros ajardinados en la parte donde se levantarán los edificios. De la Torre también maneja la posibilidad de emplear el suelo situado al norte del soterramiento de las vías del tren como zona verde, si bien el mismo está dibujado para equipamientos deportivos y educativos, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios