Málaga

Tensión en el entorno de La Unión por la implantación de la zona azul

  • De la Torre asegura que “no hay ninguna imposición” y que se trata de una medida provisional

Comienzan las tareas para implantar la zona azul en la calle Alfambra. Comienzan las tareas para implantar la zona azul en la calle Alfambra.

Comienzan las tareas para implantar la zona azul en la calle Alfambra. / Javier Albiñana (Málaga)

Los vecinos de La Unión se han despertado este miércoles con el operativo preparado para comenzar con la señalización de la zona azul. Los operarios empezaron a partir de las 6:30 a pintar las plazas de estacionamiento de la zona, siendo escoltados por la Policía Local y con vallas para evitar que los vecinos contrarios a la implantación del SARE entorpecieran la labor. Por momento se vivieron escenas de tensión, aunque ningún incidente destacado.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, aseguró que “no hay ninguna imposición” y que se trata de una medida provisional “para ver si sirve”. Asimismo, afirmó que en su programa electoral dejaron claro que “el SARE se irá implantando como hemos hecho otros años cuando hay un consenso claro, aunque ese consenso a veces ha tardado años en conseguirse”, una medida que está prevista que se ponga en marcha a partir de octubre. Por su parte, el PSOE criticó que el PP había “traicionado” a los residentes de esta zona porque “les dijeron que jamás llevarían a cabo un SARE en la zona”.

El concejal de Movilidad, José del Río, afirmó que “dijimos que se estudiaría la implantación de la zona azul y que se haría una prueba piloto, como así se está haciendo”, aunque no concretó cuánto tiempo se estará de pruebas. “No lo sé, pueden ser seis, ocho meses...”, comentó.

Algunos comerciantes niegan estar a favor de la implantación del SARE en el barrio

Respecto a las críticas de los vecinos, Del Río aseguró que “en Trinidad y Mármoles también chocaba que hubiera SARE y hoy en día están satisfechos” y desgranó las ventajas que, en su opinión, tiene este sistema. “Se quita la doble fila y el dar vueltas continuas para aparcar, se favorece la rotación, los vecinos tienen los coches más vigilados por el personal de Smassa y los residentes solo pagan 20 céntimos de euro al día, lo que sería cuatro euros al mes, por lo que no hay un afán recaudatorio”, precisó.

El concejal de Movilidad recordó que “no se puede tener un coche aparcado en el mismo sitio en la calle más de 15 días” y se mostró “convencido” de que el SARE “va a ser una medida positiva aunque si no funciona la retiraremos”. Del Río afirmó que se está “manipulando” a los vecinos porque, según aseguró, “se le está diciendo a las personas que van a tener que pagar el SARE aunque no tengan coche y eso no es así”.

Por su parte, comerciantes de la zona denuncian que no todos ellos están de acuerdo con la implantación del SARE en el barrio: “Son cinco los empresarios que sí están de acuerdo con la zona azul, a nosotros no nos beneficia para nada y hemos puesto carteles en los comercios para que los vecinos sepan que apoyamos las protestas”, apuntó Lourdes, encargada de la Boutique Ana Fuentes, quien aseguró que “en torno a un 95% estamos en contra de la zona azul porque no beneficia a nadie”.

De la misma forma, María Gómez, secretaria de la Asociación de Comerciantes de Cruz del Humilladero insistió en que “hay otra asociación [Asociación de Empresarios, Comerciantes y Autónomos de La Unión-Cruz de Humilladero(AECA)] de comerciantes que sí está de acuerdo, pero la mayoría no lo estamos”. Gómez explicó que incluso llegaron a amenazarle con no entrar a su tienda por no apoyar las protestas en contra del SARE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios