Málaga

El alcalde de Málaga propone un incremento del 20% del sueldo de los concejales

  • Discusión en la Junta de Portavoces porque nadie quiere liderar la propuesta por impopular

  • El alcalde quiere suprimir el técnico de los grupos municipales que contrata el Ayuntamiento

La nueva corporación municipal La nueva corporación municipal

La nueva corporación municipal / Javier Albiñana

La polémica de los sueldos resucita con puntualidad al inicio de cada andadura de los ayuntamientos. Y el de Málaga no es la excepción. Francisco de la Torre propuso este viernes a la Junta de Portavoces que el Pleno apruebe una subida de los salarios del 20% para los concejales. Pero el regidor utilizó un argumento de cara a justificar ante la opinión pública la impopular medida que suscitó el rechazo inmediato del portavoz del PSOE.

El incremento serviría para compensar la pérdida de ingresos que sufrirán siete concejales socialistas que, tras el informe del interventor, sólo podrán percibir un 75% de los 46.900 euros que ingresa un edil de la oposición con dedicación exclusiva en vez del 90% como sucede hasta ahora.

Pero el grupo que lidera Daniel Pérez se niega a que la historia se resuma en un titular: los concejales de Málaga se aumentan el sueldo porque lo pide el PSOE. Más cuando en términos de cuantía, los principales beneficiados por los nuevos emolumentos serían los integrantes del equipo de gobierno, según aseguran fuentes de los asistentes a la reunión de este viernes.

El salario del alcalde de Málaga es de 65.183 euros brutos al año. A partir de ese sueldo se establece el baremo del resto de la Corporación. El portavoz del Gobierno 58.665 y los de la oposición 55.406. Un concejal con dedicación exclusiva gana 46.932 y, hasta el mandato anterior, a los ediles con dedicación parcial se les permitía cobrar un 90% del total anterior. Pero ahora el interventor municipal esgrime una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y rebaja los emolumentos al 75%.

Con la norma actual sólo 20 de los 31 concejales del Ayuntamiento de Málaga pueden estar liberados. La cifra se traduce en 15 del equipo de gobierno de PP y Ciudadanos (el ex portavoz Juan Cassá irá a Diputación) y los portavoces y viceportavoces de los grupos de la oposición.

Los tres restantes con dedicación exclusiva les corresponden al PSOE al que le restan otros siete que sólo podrán figurar con dedicación parcial, así como el tercero de Adelante Málaga. Uno de los concejales del PSOE, Jorge Quero, inspector de la EMT, ya ha comunicado al grupo su deseo de continuar con su trabajo y sólo ingresar del Ayuntamiento la asignación por asistencia a los plenos y las comisiones.

Elisa Pérez de Siles, portavoz del PP, ha asegurado que el asunto de los sueldos “es un tema que han sacado todos los partidos desde que se superó la crisis económica porque partimos de unos salarios bajos”.

Para el portavoz de Adelante Málaga Eduardo Zorrilla, el ajuste propuesto por el interventor que afecta a un concejal de su grupo equivale a “trabajar cuatro años y cobrar tres”, se queja.

La Junta de Portavoces de este viernes, calificada como tensa por varios de los presentes, conoció la intención del alcalde de suprimir en cada grupo municipal el técnico contratado por el Ayuntamiento. “Entre 1995 y 2014 ha habido cuatro técnicos por grupo (un administrativo, un periodista y dos asesores) pero ahora solo hay un técnico y De la Torre quiere que se pase a ninguno y que los contratemos a todos de fuera. A cambio está dispuesto a aumentar la asignación al grupo para poder contratar a esos eventuales”.

Zorrilla prefiere volver al sistema de cuatro empleados eventuales por grupo y detalla que en Sevilla, por ejemplo, hay 32 en total. Este lunes habrá otra reunión para intentar acercar posturas. “Si no hay acuerdo en el tema de los técnicos no va a haber acuerdo en nada”, recalca el dirigente de Adelante Málaga.

Sevilla, en esta ocasión le ha servido de liebre al Ayuntamiento de Málaga. El alcalde hispalense, Juan Espada, ha propuesto una subida de sueldos de casi un 40%. El regidor pasaría de 62.000 euros a unos 85.000. Para ello toma, a su vez, como referencia la ciudad de Valencia. Por debajo quedaría Zaragoza, con 75.000 euros para el alcalde, lejos de los 106.000 que hasta ahora percibía Manuela Carmena en Madrid o los 102.000 de Ada Colau en Barcelona.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para las ciudades de más de medio millón de habitantes, como es el caso de Málaga, autoriza un salario máximo de 120.000 euros. Pero en la capital se conforman con llegar a las cifras de Marbella, Mijas, Benalmádena o Estepona.

El problema es que nadie quiere asumir que desean ponerle, de una vez por todas, el cascabel a este gato. Y, de cara a la sociedad, explicar cómo se puede subir un 20% el sueldo de los representantes políticos cuando la mayoría de trabajadores de esta ciudad no tienen un ascenso semejante en sus nóminas y cuando el salario medio anual en Málaga, según los datos oficiales de la Agencia Tributaria, no llega a los 16.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios