Málaga

Un alumno de un instituto, condenado por amenazar a un profesor

  • El menor deberá de permanecer bajo libertad vigilada hasta julio 2020 y realizar 60 horas de prestaciones en beneficio de la comunidad

  • El estudiante y sus progenitores tendrán que pagar una indemnización al docente de 200 euros

Una de las clases de un instituto de Málaga Una de las clases de un instituto de Málaga

Una de las clases de un instituto de Málaga / Javier Albiñana

El Juzgado de Menores 3 de Málaga ha condenado a un menor, alumno del IES Sierra Bermeja de Málaga, por amenazas a un profesor de ese instituto, defendido por el Sindicato ANPE. Los hechos se remontan a diciembre de 2018, cuando el alumno de 16 años se dirigió al profesor referido con términos como te voy a matar después de proferir gritos y mostrar actitudes violentas aunque sin llegar al contacto físico con el docente.

Según la Asesoría Jurídica de ese Sindicato la sentencia es ejemplar, pues anima a que toda ofensa grave a un profesor sea denunciable como delito, aunque no haya mediado agresión física. El menor deberá permanecer bajo libertad vigilada hasta julio de 2020 y realizar 60 horas de prestaciones en beneficios de la comunidad.

Además condena al menor y a sus progenitores a pagar 200 euros en concepto de indemnización. Franciso Granados, responsable de la asesoría jurídica y de su servicio del Defensor del Profesor de ANPE destaca la rapidez en la que se ha resuelto este procedimiento penal ya que los hechos ocurrieron hace once meses. 

"Uno de los hechos más relevantes de la sentencia es la ejemplaridad de la condena, porque no ha habido una agresión física y al menor se le ha condenado", sostiene Granados. "El alumno actuó con desprecio, de forma violenta y con falta de respeto, le dijo te voy a matar, aunque no hubo contacto físico", agrega. 

Granados subraya "muchas veces los profesores no denuncian si no hay agresión física, lo atribuyen a que forma parte del trabajo y hay que decir muy claro que eso no es así, no se pueden consentir las amenazas, coacciones, intimidaciones y faltas de respeto, la violencia velada, la desobediencia, ante esto la tolerancia tiene que ser cero".

Desde ANPE se insiste a los docentes que denuncien ante la más mínima muestra de desconsideración grave por parte de los alumnos o de sus padres o tutores. "Necesitamos una concienciación muy profunda de que tenemos que recuperar la autoridad del profesorado", concluye el responsable de la asesoría jurídica. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios