Bolsa del SAS “Me voy a quedar un año sin trabajar por un fallo informático en la bolsa del SAS”

  • Una auxiliar del Hospital de Cártama clama por una solución que evite que se vaya al paro

  • Según la Administración, el fallo fue de ella

Ángeles Bravo, con diversos documentos. Ángeles Bravo, con diversos documentos.

Ángeles Bravo, con diversos documentos. / M. H.

Fallo informático del SAS, según la trabajadora. Error de ella al incluir sus datos, según la Administración. Sea cual sea la causa, Ángeles Bravo, una auxiliar de enfermería que está trabajando en el Hospital del Valle del Guadalhorce, se irá al paro a principios de octubre porque está excluida de la bolsa. “Me voy a quedar un año sin trabajar por un fallo informático de la bolsa del Servicio Andaluz de Salud”, insiste ella.

La trabajadora descubrió el problema en diciembre pasado, cuando salieron los listados de admitidos y ella estaba excluida. Bravo echó los papeles de forma telemática en octubre de 2018. En 2017 tenía 33 puntos y hace 10 meses sumó 0,6 del último periodo. Ella explica su exclusión en “un error informático del SAS”que al incluir los nuevos puntos, borró los anteriores.

Según el SAS, ella se eliminó de la categoría de auxiliar de enfermería de la bolsa

Al conocer su exclusión el 18 de diciembre, presentó sendas alegaciones en el registro del Hospital Clínico –del que depende el del Guadalhorce– los días 20 y 21 de ese mismo mes. Con posterioridad interpuso un recurso y más tarde dos reclamaciones también a través del registro. “No lo hice de forma telemática ya que al no aparecer en los listados, el sistema no daba opción a ello”, afirma.

Bravo ha removido cielo y tierra. Hasta hace unos años, las bolsas se gestionaban en cada provincia. Pero en la actualidad es única y autonómica. “Cuando las bolsas eran provinciales este tipo de problemas se solucionaban, pero ahora que están centralizadas en Sevilla, no”, se queja. La Delegación de Salud recuerda que estos trámites están centralizados en la ciudad hispalense y confían en que “si es un fallo informático, se lo corregirán”.

Dos técnicos de la Delegación, aunque no es un asunto que sea competencia provincial, hicieron gestiones con los Servicios Centrales del SAS para informarles del caso y tratar de solucionar su situación. Pero la respuesta de los responsables de la bolsa es que el 26 de octubre ella se eliminó de la categoría de auxiliar de enfermería, que hubo un periodo de comprobación y rectificación, pero que no rectificó y que aunque en abril se incluyó en la bolsa, ya no puede aparecer en la lista de corte de 2018. Bravo insiste en que al estar excluida, el sistema informático no le permitía alegar y concluye: “La culpa es de ellos, pero las consecuencias son para mí”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios