Málaga

Los constructores aplauden la declaración responsable para entregar las viviendas

  • La Junta de Andalucía lo ha incluido en el anteproyecto de la ley de Urbanismo, aunque aún se desconoce cuando entrará en vigor

Un edificio en obras en la capital malagueña. Un edificio en obras en la capital malagueña.

Un edificio en obras en la capital malagueña.

Los constructores y promotores malagueños han ganado una de sus batallas con la Administración. La Junta de Andalucía ha incluido en el anteproyecto de la próxima ley de Urbanismo la declaración responsable de la licencia de primera ocupación, lo cual acorta en varios meses el tiempo para que los clientes puedan disfrutar de sus viviendas y reduce los costes y los riesgos para las empresas. El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, se lo dijo, tal y como reprodujo ayer este diario, a los constructores en un almuerzo celebrado el miércoles y el grado de satisfacción es alto. "Es más que un compromiso porque ya está inscrito en el anteproyecto de ley y va a ser una realidad si sigue los trámites parlamentarios normales", comentó ayer Violeta Aragón, secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP). Cuando se apruebe la ley ya estará operativa esa declaración responsable, aunque aún no se sabe en qué fecha lo hará y depende incluso de que se puedan adelantar o no las elecciones andaluzas, en cuyo caso habría que esperar más tiempo.

En cualquier caso, los promotores y constructores han arrancado el interés de los políticos y, si nada se tercia, saldrá adelante. Ese paso es importante para los clientes y para las empresas. Cuando un promotor finaliza la obra de un edificio, la vivienda ya está terminada y preparada para entrar a vivir, pero el comprador no puede hacerlo hasta que no tiene la licencia de primera ocupación. Esa licencia la entregan los ayuntamientos y es tal el caos en sus respectivas áreas de urbanismo que no suelen tardar menos de cuatro meses en concederla, llegando incluso a un año en algunos municipios. El daño para el cliente es obvio, porque en lugar de estar disfrutando su nueva vivienda tiene que esperar una serie de meses, con el gasto que le puede suponer si está de alquiler u otro tipo de incomodidades.

El promotor también sufre porque no entrega las llaves hasta que no tiene la licencia y ese periodo son costes. Se expone, además, a que el cliente se enfade y rescinda el contrato, dejando a la empresa entre la espada y la pared. Con la declaración responsable, el promotor se responsabiliza de que todo está bien y el cliente puede entrar a vivir directamente. El ayuntamiento hace las comprobaciones a posteriori.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios