Málaga

Los hosteleros de Málaga ven "la luz al final del túnel" con la ampliación de aforos del nivel 1

Un camarero atiende la terraza de un establecimiento de hostelería en Málaga.

Un camarero atiende la terraza de un establecimiento de hostelería en Málaga. / Marilú Báez

Las nuevas medidas anti-Covid que desde la medianoche de este jueves entrarán en vigor en Málaga, después de que la provincia haya pasado al nivel 1 de alerta (el más bajo previsto para marcar el riesgo epidemiológico) están permitiendo a los hosteleros malagueños tomar algo de aliento, después de un año muy complicado que ha dejado al sector "tocado", según ha manifestado el presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), Javier Frutos, quien ha valorado la "mejora" que supone la ampliación de los aforos en la hostelería.

De forma resumida, la relajación de las restricciones permitirá a los hosteleros ocupar la totalidad de las mesas de sus terrazas, con un máximo de diez personas por mesa, además de llegar al 75% del aforo en el interior de los locales, con ocho clientes por mesa. "Necesitamos vender y llegar a la normalidad lo antes posible", ha insistido Frutos este jueves en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), reconociendo que el aumento de los aforos "se está notando" y que "poco a poco vamos tomando la senda para ver la luz al final del túnel". 

Así, el presidente de Mahos ha considerado que con la nueva desescalada puesta en marcha por el Gobierno de la Junta de Andalucía, "en colaboración con la hostelería" -ha matizado-, "se está viendo que están bajando los contagios", algo que "tiene mucho que ver con la responsabilidad tanto individual, de cada ciudadano, como indudablemente de todos los empresarios de hostelería y turismo en general". En este sentido, ha reiterado la idea de que los hosteleros son "parte de la solución y no del problema".

Respecto al verano, Frutos ha preferido no aventurar ninguna previsión, aunque ven la temporada alta con cierto optimismo. "Hacer pronósticos ahora mismo para el verano es muy arriesgado, más después de la que llevamos este último año, pero es verdad que tenemos un halo de esperanza de que sea un verano relativamente bueno", ha señalado.

De momento, según ha explicado, "vamos en la línea que perseguíamos, sobre todo porque los contagios están bajando". "Esperemos que el 21 de junio, que es el fin de esta desescalada, entremos en la normalidad y que sea la campaña de verano sea lo más normal posible", ha subrayado.

En cualquier caso, los hosteleros sí confían en que este verano sea mejor que el pasado, al que Frutos ha calificado como "engañoso", en el que "parecía que se acababa la pandemia". Ahora, ha añadido, "sí es verdad que vemos la realidad", sobre todo por cómo avanza la vacunación, refiriéndose a la previsión de la Junta de llegar al 75% de población andaluza vacunada a finales de junio: "Esa es la noticia más positiva que podemos tener ahora, porque es lo que nos va a dar esa seguridad para seguir trabajando".

Pese a esto, Frutos ha asegurado que la situación del sector es "grave", con muchos negocios que han cerrado y puestos de trabajo que se han perdido. "El sector está tocado, no nos podemos olvidar", ha apostillado, aunque en el lado positivo ha señalado que zonas como el centro de Málaga capital o la costa de la provincia, "que fueron las más perjudicadas", ahora empiecen a recibir al turista nacional y regional. "Se ve movimiento, sobre todo con la apertura interprovincial, y eso está ayudando", ha dicho.

"Lo que necesitamos a día de hoy es facturar, está claro que ahora mismo nuestros negocios no son rentables, todavía no estamos cubriendo gastos, que es a lo primero que queremos llegar, y eso creo que poco a poco se va a ir dando en el momento que vayamos aumentando aforos y que lleguemos a los niveles 1 no solamente en Málaga sino en todas las provincias", ha declarado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios