Narcotráfico

Policías sobre los ajustes de cuentas: “Buscan culpables de nuestros éxitos”

  • El Sindicato Unificado de Policía y la Asociación Unificada de Guardias Civiles reclaman más efectivos: “Los malos se combaten con más buenos y, si no son suficientes, mal vamos”, aseveran

Una de las últimas operaciones de la Guardia Civil en Málaga capital. Una de las últimas operaciones de la Guardia Civil en Málaga capital.

Una de las últimas operaciones de la Guardia Civil en Málaga capital. / Javier Albiñana (Málaga)

La guerra de los narcos ha dejado en la Costa del Sol un reguero de cuatro crímenes con arma de fuego en poco más de un mes que se suman a los ya registrados durante este año. Secuestros, torturas y grupos criminales que ajustan sus cuentas de la forma más radical dañan una comarca que había logrado romper la tendencia al alza de la criminalidad. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado libran constantemente una batalla contra quienes defienden con sangre su territorio y persisten en dominar el trasiego de la droga.

Solo así han logrado descabezar en los últimos meses a varias de las organizaciones vinculadas al narcotráfico y al crimen organizado que operaban en la provincia de Málaga. Esta presión policial, en palabras de la portavoz en Andalucía del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Mariló Valencia, podría explicar la violencia ahora acentuada entre los narcos, que “buscan culpables de los éxitos policiales”. “En 2017 ya tuvimos la experiencia de que cuando había grandes operaciones se buscaban posibles responsables y con motivo de ello se producen los ajustes de cuentas”, precisa. Porque el desmantelamiento de una banda no solo implica “quitar determinada mercancía de la calle sino que además se desarticula toda una infraestructura que tiene un coste importante”. “Hablamos de clanes internacionales. Hay que analizar el detonante”, resalta la responsable sindical.

"Sospechan que algunos son confidentes"

En otros casos, subyacen los vuelcos –o robos de droga–, además de los intentos frustrados de intentar escalar puestos en una organización que carece de reglas. “Sospechan que algunos son confidentes y quieren quitárselos de en medio. O se roban unos a otros porque saben dónde tienen la droga guardada. Se están disputando el control del hachís”, añaden investigadores de la Guardia Civil próximos a la lucha contra el narcotráfico.

Por su parte, el secretario de Comunicación de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (Augc) en Málaga, Francisco González, exige al Gobierno dejarse de “mamandurrias” y que aumente las plantillas de los grupos de investigación, de los agentes uniformados y de Seguridad Ciudadana. Porque “a los malos se les combate con más buenos y, si no hay buenos suficientes, mal vamos”.

La AUGC pide al Gobierno que se deje de “mamandurrias” y aumente las plantillas de los grupos de investigación, de los agentes uniformados y de Seguridad Ciudadana.

Para lograr mejores resultados,  la representante de la Policía Nacional aboga por la creación de un  cuerpo estatal único dirigido a investigar estos casos en la Costa del Sol. “Está habiendo un juego de competencias entre la Policía Nacional y la Guardia Civil que no es efectivo”, subraya Mariló Valencia, que apuesta por un cambio de modelo policial. “Somos dos cuerpos policiales independientes aunque estatales. Pedimos una única policía que pueda moverse libremente en el ámbito nacional”, remacha.

Asimismo, insiste en que “más del 30% de los agentes no tienen chaleco antibalas y que las investigaciones “están siendo exitosas gracias a que los policías sacrifican su vida familiar”. La portavoz del SUP pide invertir en medios tecnológicos enfocados a luchar contra el crimen organizado y, a renglón seguido, lanza un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía: “La lucha es entre los narcos. Estamos en todos sitios, aunque no se nos vea”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios