Málaga

"La reproducción asistida ayuda a la mujer a ser más libre frente a su maternidad"

  • La embrióloga que logró la primera niña por fecundación in vitro de la provincia destaca que los avances sociales y médicos han ido en paralelo

Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión. Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión.

Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión.

"La reproducción asistida ha ayudado a la mujer a ser más libre a la hora de desarrollar su maternidad". Es la reflexión de una embrióloga que -con su trabajo diario en el Centro Gutenberg- lleva tres décadas ayudando a las personas a tener hijos. Carmen Segura destaca que en este tiempo, la sociedad y la reproducción asistida han evolucionado en paralelo. Estas técnicas están dando respuesta a las nuevas demandas sociales y posibilitando diferentes modelos de familia y, a su vez, a los cambios de la sociedad impulsando que se abriera el abanico hacia nuevos usos de la reproducción asistida más allá de la tradicional pareja heterosexual con problemas de fertilidad.

Segura resalta sobre todo el avance que ha supuesto para la mujer. Por dos razones. Primero porque ahora puede decidir cuándo ser madre; congelar sus propios óvulos para mantener la fertilidad de la juventud y aplazar la maternidad. Segundo, porque puede tener un hijo con un hombre, con otra mujer o incluso sola.

"Antes todo esto la sociedad lo veía horroroso y la Iglesia nos tenía medio excomulagados. Pero ahora se ve normal que una mujer sea madre después de los 40, que tenga un hijo sola o con otra mujer. Ha habido una evolución en paralelo de sociedad y de la reproducción asistida. Y es bonito ese cambio", opina la embrióloga.

El avance no sólo ha sido médico, sino también social. Segura recuerda que en sus primeros años de ejercicio profesional, el perfil típico de la demanda era el de una pareja heterosexual con problemas para concebir que además escondía su problema de fertilidad. "Estaba mal visto ser estéril. Así que en la amplia mayoría de los casos se ocultaba y sobre todo, si la dificultad era masculina. Las suegras siempre le echaban la culpa del problema a las nueras", cuenta. Y añade: "Había trabas culturales, religiosas y legales". Pero todo eso ha cambiado en las últimas tres décadas. Incluso la legislación, que ha ido autorizando nuevas técnicas hasta convertir a España en uno de los países más avanzados en reproducción asistida.

Como profesional y madre, Segura valora sobre todo la evolución que ha supuesto para la mujer que ahora -gracias a estas técnicas- es libre para elegir el momento de la maternidad y el modelo de familia, sea con un hombre, una compañera o en solitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios