Málaga

La uva pasa moscatel: un reto pendiente

  • La FAO declaró a este cultivo de la Axarquía Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) en abril de 2018

  • Desde entonces apenas se han registrado actuaciones para su impulso

En bodegas como la de Muñoz Cabrera ya ha comenzado la vendimia. En bodegas como la de Muñoz Cabrera ya ha comenzado la vendimia.

En bodegas como la de Muñoz Cabrera ya ha comenzado la vendimia.

Poco o nada se ha hecho desde que el 19 de abril de 2018, la uva pasa moscatel de la Axarquía fuese declarada Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Un reconocimiento equivalente al que tienen el Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera o el Flamenco y la Dieta Mediterránea que, en este caso, otorga la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Agricultores, colectivos como la Asociación Moscatel, sindicatos, cooperativas, empresarios viticultores, ayuntamientos y la administración autonómica se unieron para conseguir esta designación con la que queda protegido este cultivo ancestral y la huella que ha dejado a lo largo de siglos en su territorio: en el paisaje, en su gente, en su folclore, en su gastronomía o en el entramado de sus pueblos. Fue el primer cultivo de Europa en conseguir esta declaración, y esto que debería haber sido el punto de partida para su puesta en valor, parece que fue entendido por algunas administraciones como la meta. Han pasado algo más de dos años y en el Sipam de la Uva Pasa Moscatel no se haya llevado a cabo ninguna de las actuaciones comprometida.

Un agricultor en un pasero de Almáchar. Un agricultor en un pasero de Almáchar.

Un agricultor en un pasero de Almáchar. / pule díaz

“Estamos preocupados ante la falta de medidas por parte de las administraciones para hacer cumplir el Plan de Acción del Sipam. Es importante establecer una estrategia común para abordar una auténtica gestión de dicho plan”, manifestó el presidente de la Asociación Moscatel, José Manuel Díaz. “Tenemos que aunar fuerzas porque no queremos que se pierda el Sipam. Este es importante para mantener nuestro cultivo, nuestro paisaje, nuestra cultura, para el turismo, y para visibilizar nuestros pueblos”, añadió.

En la Axarquía, alrededor de 2.000 familias viven de la uva pasa moscatel. La vendimia que acaba de comenzar se conoce como la “heroica” por las condiciones extremas en las que trabajan los hombres y mujeres. Se mueven cargados con cestos por laderas escarpadas con la única ayuda de un mulo, ya que estos desniveles imposibilitan que se haga de forma mecanizada. Así, la distinción Sipam vino a reconocer ese esfuerzo sobrehumano que desempeñan al recoger la uva pasa moscatel y todo lo que le rodea. Han sabido mantener una agricultura tradicional garante de biodiversidad y ejemplo de sostenibilidad social y económica.

Al respecto, el catedrático de Geografía Física de la Universidad de Málaga (UMA), José Damián Ruiz Sinoga, resaltó “el extraordinario valor que tiene el Sipam concedido a la uva pasa moscatel que le otorga la máxima protección y reconoce su importancia antropológica”. “Es mucho más que un cultivo, es una cultura, un modo de vida que se manifiesta en ese paisaje tradicional que se mantiene desde la expulsión de los moriscos”, incidió Ruiz Sinoga quien puso como ejemplo los muretes de piedras o embarrás que se conservan desde hace cinco siglos en laderas de 300 metros de longitud o los propios paseros. “Son vestigios de esa arqueología agraria”, destacó el catedrático de la UMA para quien el “Sipam no es una actividad, sino un paisaje con gente dentro”.

Las uvas pasas moscatel son trasladadas en cajas por los mulos. Las uvas pasas moscatel son trasladadas en cajas por los mulos.

Las uvas pasas moscatel son trasladadas en cajas por los mulos.

Ruiz Sinagoga, es además uno de los encargados de redactar el informe sobre la determinación de la vulnerabilidad y resiliencia al cambio climático del Sipam gracias al convenio firmado entre la UMA y la FAO. “A lo largo de los siglos se ha adaptado al clima extremo mediterráneo y al contrario que los subtropicales que lo amenazan no necesita de tanta agua”, indicó el profesor de la Universidad, quien apuntó que precisamente compiten con éstos de forma desigual por su baja rentabilidad económica.

Precisamente, el Plan de Acción del Sipam contempla 64 medidas con las que se pretende salvaguardar este sistema productivo ancestral que contribuye a mitigar el cambio climático, mejorar la comercialización y la diversificación y fijar, en definitiva, la población al territorio a través de la protección del patrimonio cultural e inmaterial. También posibilita la promoción de servicios relacionados con la actividad turística, gastronómica y los productos autóctonos.

Además, como recoge Ruiz Sinagoga es primordial darlo a conocer. “El Sipam es el gran desconocido de la provincia de Málaga. La gente no sabe lo que es y los propios habitantes no son conscientes del valor que tiene ese paisaje que ven todos los días”, aseguró.

El sistema contabiliza en la Axarquía malagueña más de 1.600 hectáreas y alcanza una producción de alrededor de 300 toneladas de uva pasa anuales. Se extienden por 21 de los 31 municipios que conforman la comarca. “Lo primero debe ser situarlo. No sabemos dónde empieza ni dónde termina. Hacen falta carteles que lo indiquen e incluso un logo que lo identifique. Tiene que tener identidad propia”, opinó el catedrático de Geografía para quien las administraciones son clave para relanzarlo. Lo que sí está en marcha es el proyecto del Centro de Interpretación de la Pasa de El Borge y el Museo de la Pasa de Almáchar. Estos proyectos dependen de la Diputación Provincial de Málaga en colaboración con los respectivos ayuntamientos.

La vendimia de la Axarquía es conocida como “la heroica” por sus duras condiciones. La vendimia de la Axarquía es conocida como “la heroica” por sus duras condiciones.

La vendimia de la Axarquía es conocida como “la heroica” por sus duras condiciones.

También se ha involucrado la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía que junto a los ayuntamientos de la zona Sipam y la Asociación Moscatel trabajan en la creación de un ente gestor que se encargue de coordinar las acciones del plan de acción y de velar por su cumplimiento . “Estamos a disposición de la gente de la viña, de los hombres y mujeres del campo, de los paseros y de las paseras”, manifestó el presidente de la Mancomunidad oriental, José Juan Jiménez.

Con respecto a ese ente gestor, la Asociación Moscatel aboga por la creación de una asociación que integre empresas e instituciones locales, comarcales, provinciales y autonómicas. Han redactado un proyecto básico de estatutos al que se le podrán incorporar aportaciones antes de su aprobación definitiva. También hay una propuesta de moción para que sea aprobada en el organismo comarcal y en los ayuntamientos. Esperan, además, que se involucre la Junta de Andalucía que si bien, fueron sus técnicos los que se encargaron de sacar adelante el Sipam, no se han llevado a cabo ninguna de las medidas recogidas en el plan de acción.

Juan Gámez, uno de los representantes de la Asociación Moscatel e impulsor del Sipam defendió la creación de una asociación “como figura idónea” para que “quede en manos del sector”. “Esto es algo nuestro, y por tanto, las decisiones tienen que ser nuestras con la participación de todos”, manifestó convencido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios