Málaga C.F.

La APA se posiciona contra el administrador judicial y se arrima a los jugadores y BlueBay

  • Comunicado de los accionistas minoritarios del Málaga en el que se critica el ERE a los futbolistas entre otras cuestiones

Miembros de la APA Miembros de la APA

Miembros de la APA

El Málaga, como club, sigue luchando contra el reloj y contra los elementos para tratar de ajustarse a una severa realidad económica y al mismo tiempo confeccionar un equipo competitivo. Pero mientras se preparaba el anuncio del fichaje de Yanis Rahmani, sexta incorporación de Manolo Gaspar, aparecía un comunicado de la Asociación de Pequeños Accionistas en la que toman posiciones a favor de los jugadores implicados en el ERE y también un giro hacia BlueBay, todo mientras se empiezan a señalar desconchones en la gestión del administrador judicial, José María Muñoz Jiménez, del que hasta la fecha no había habido queja alguna.

La junta de la APA celebró una reunión en la tarde del 31 de agosto cuyo resultado da lugar a un extenso comunicado en el que se toman unas posiciones muy claras. "Manifestar públicamente la preocupación de la APA por la situación en la que se encuentra el club tras la medida adoptada por el Administrador Judicial, D. José María Muñoz, de iniciar un Expediente de Regulación de Empleo a parte de la plantilla de futbolistas profesionales, y ello no por cuestionar la idoneidad o no de dicha medida, sino por desconocer con exactitud las consecuencias económicas de la misma y su repercusión en la próxima competición liguera", comenzó el primer punto.

"Dando por hecho de que se trata de una medida traumática pero necesaria, nos gustaría recordar a las partes afectadas, club y jugadores, que un ERE es un expediente que descansa en la necesaria negociación para ajustar la plantilla a las posibilidades económicas. No obstante, y puesto que un club del fútbol no es una empresa ordinaria, la APA, como agrupación de accionistas de la entidad, entiende que ese ajuste económico tiene que ir en paralelo a una adecuada planificación deportiva de cara a conseguir los mejores resultados para el club, por lo que la solución adoptada debe estar presidida por la moderación", continuó.

En el último párrafo del primer punto se sitúan claramente del lado de los futbolistas que están en el ERE: "Al margen de que pueda ser legal, pero de discutible conveniencia, anunciar fichajes antes de solucionar la salida de algunos elementos de la primera plantilla vía despido colectivo, es conocido que existe interés por parte de algunos de los jugadores incluidos en el ERE de negociar su continuidad en el club. Es por ello que entendiendo que debería mantenerse en la plantilla a aquellos profesionales con contrato en vigor con los que se hubiera contado para la próxima temporada de no existir la situación actual, apelamos a una adecuada negociación de las partes para acercar posturas y conseguir formar una plantilla mezcla de veteranía y juventud, pero sin prescindir de aquellos profesionales que ya conocen la entidad, que quieren continuar en ella y que, no podemos olvidarlo, finalmente y gracias a su profesionalidad evitaron el descenso a 2ª B en la campaña anterior. En este sentido, no se trata de promover un premio por lo conseguido, sino de animar a que las partes, club y jugadores, no pierdan de vista la necesidad de buscar una solución para seguir contando con buenos profesionales, puesto que no cabe duda de que entrar en conflicto, ejecutar despidos, interponer demandas y esperar la solución judicial del problema es contraproducente para todas las partes, máxime cuando afecta a la planificación de la plantilla a las puertas del inminente inicio de la competición". 

El abrazo a BlueBay se produce en el segundo punto, un grupo sobre el que los miembros de la APA siempre han mostrado sus dudas y sus sospechas pero que ahora, en tan crucial momento, parece ser un buen aliado para los minoritarios: "Al hilo de lo anterior, y puesto que la estrategia seguida por el Málaga CF obliga a pensar en una situación económica desfavorable, la APA espera que se aproveche por la entidad el anunciado ofrecimiento efectuado por BlueBay de realizar una inyección económica a las arcas del club en la manera que jurídicamente sea posible". 

"Como se ha comentado en los últimos días en distintos medios de comunicación, dicha entidad, según han manifestado sus propios representantes, se ha dirigido en varias ocasiones al Sr. Administrador Judicial a fin de buscar una fórmula adecuada para ayudar a la economía del Málaga CF y evitar los problemas que sepuedan derivar de un desajuste presupuestario. No obstante, según fuentes de la hotelera, el Administrador Judicial no se ha hecho eco aún de tal ofrecimiento, por lo que desde la APA, y puesto que la realidad apremia, animamos a ambas partes a que, de mantenerse tal ofrecimiento, al menos se lleve a cabo una reunión para analizar la necesidad y pertinencia de la medida, ofreciéndose incluso esta asociación para mediar y favorecer dicho encuentro con el único fin de ayudar a los intereses de nuestro club. No se puede perder de vista que, de necesitar financiación ajena, BlueBay debe tener una consideración más relevante dada su vinculación al socio mayoritario de la entidad", prosiguió el guiño a la hotelera.

Para completar el texto, que se ha ido reproduciendo en su totalidad y de manera literal -y que desde luego no llega en el momento más oportuno-, otro pescozón al administrador por la no celebración de la Junta de Accionistas: "Por último, la APA quiere manifestar públicamente su inquietud por la falta de celebración de la Junta de Accionistas en la que aprobar las cuentas de la entidad del ejercicio 2018/19. Es evidente que el devenir de los últimos acontecimientos y la instauración de la medida cautelar de administración judicial de la entidad (promovida y conseguida por esta asociación) ha supuesto una mejora en la gestión de la entidad en relación a épocas anteriores, pero también un desajuste en los plazos habituales para la formulación y aprobación de las cuentas, algo que se ha agravado igualmente con la aparición de la crisis sanitaria. No obstante, entendemos que después del tiempo transcurrido, debe ser posible y se hace necesario fijar de forma inmediata la fecha para la celebración de dicha junta y la aprobación de dichas cuentas con el fin de conocer adecuadamente la realidad financiera de la entidad, así como de ser informados de las necesidades presupuestarias de cara a la próxima temporada". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios