Juicio Al-Thani-BlueBay por la propiedad del Málaga CF Gol de BlueBay

  • Análisis de la situación en el Málaga tras la sentencia del juez que obliga a la copropiedad

Al-Thani contempla el partido. Al-Thani contempla el partido.

Al-Thani contempla el partido. / Marilú Báez

A la misma hora a la que se aguardaba la lista de Víctor Sánchez del Amo para jugar hoy contra el Elche, un teletipo de la agencia Efe provocaba convulsión: “El jeque Al-Thani deberá compartir la propiedad con BlueBay”. La sentencia del juicio celebrado el pasado 21 de febrero estaba lista tres meses y medio después. ¿Y qué significa esto? Un largo conflicto, que dura ya más de un lustro, escribía un episodio bastante importante, pero aún no determinante en el litigio entre Al-Thani y BlueBay por la propiedad de una parte importante del club.

La sentencia es recurrible en la Audiencia Provincial de Málaga en el periodo de 20 días hábiles. Es bastante previsible que así sea porque, siempre que ha podido, Al-Thani y sus abogados han utilizado esa vía legal. Ello podría estirar el proceso, un capítulo que puede durar en torno a un año más hasta que haya una sentencia en firme.

De momento, en lo que es el periodo de la fase de ascenso para el equipo no habrá novedades administrativas por ese tiempo legal de espera del recurso. Eso sí, de parte de BlueBay se estudia cómo propiciar, tras ese recurso, que el juez otorgue una ejecución provisional de la sentencia, que provocaría de facto que se produjera una copropiedad. Siempre, claro, que no hubiera un acuerdo extrajudicial que acabara con el proceso. Vistos los precedentes, aunque sería la opción quizá menos lesiva para el Málaga, no parece probable. En el caso de que Al-Thani no recurriera, la sentencia entraría en vigor inmediatamente.

La sentencia establece como probado que, tras una compraventa efectuada en 2013, se aportaron a la sociedad Nas Spain 2000 más de 565.000 acciones del club de fútbol y que, por tanto, esta sociedad es legítima titular de estas acciones, que suponen cerca del 49% del capital del club. El jeque tiene algo más. Igualmente, la sentencia ordena a Al-Thani que se haga cargo de las costas del juicio y la inscripción de esta titularidad en el Registro de Asociaciones Deportivas del Consejo Superior de Deportes y en el registro de socios del propio Málaga Club de Fútbol.

A grandes rasgos, esta nueva compañía resultante del acuerdo adquirió por un euro las acciones del club. Según el acuerdo pactado, Al-Thani cedía la gestión del club y se comprometía a pagar 30 millones de euros en cinco años. El club quedó por entonces a cargo en la gestión de BlueBay con Jamal Satli Iglesias, propietario de la empresa hotelera, y Gonzalo Hervás operando en el Málaga. Es la época en la que Vicente Casado llevaba la gestión del club en los despachos como hombre fuerte y Bernd Schuster era el entrenador. En julio de 2014, el jeque Al-Thani constituye una sociedad unipersonal denominada Nas Football S.L. en la que transfería las acciones desde Nas Spain y así tomó el control en la junta general de accionistas. Hubo querellas en las dos direcciones, dilatadas por los respectivos recursos y todo desembocó en el juicio de febrero, que había sido aplazado previamente en diciembre.

Había alegría en BlueBay y el habitual silencio en el lado de Al-Thani. Carlos Aranguren, de Bufete Barrilero, es el abogado que representa los intereses a BlueBay en este litigio. Asegura que “la sentencia está muy bien fundamentada y consolidada” y muestra su confianza en que en breve se produzca la entrada efectiva de su representado en la gestión del club. Entiende que, en términos prácticos, lo más lógico sería un acuerdo extrajudicial, pero “por la actitud que han tenido, poniendo piedras y dilatando en la medida de lo posible cada paso hasta varios años, no parece posible. Al final, la verdad se acaba imponiendo”.

No es un escenario halagüeño tener a un club en los juzgados en un momento deportivo crítico como es una fase de ascenso, pero así ha ocurrido en los últimos años y se ha seguido compitiendo. Queda el desenlace definitivo de un proceso que se ha alargado demasiado pero que este viernes vivió un episodio importante. Las dudas sobre si la capacitación de BlueBay mejora a los actuales gestores existen en la afición, también hay episodios oscuros de gestión empresarial. Mientras, toca esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios