Horario y previa del Málaga CF - Tenerife Pies de plomo (16:00)

  • El Málaga recibe al Tenerife tratando de alejar cualquier atisbo de euforia y se mantiene en el discurso de la permanencia

  • Scepovic podría tener sus primeros minutos como blanquiazul

Luis Muñoz celebra un gol con el banquillo

Luis Muñoz celebra un gol con el banquillo / Marilú Báez

El Málaga está bien. Se ve, se palpa. Hay en el ambiente ganas de que rompa el techo de cristal y se meta en una pelea de mayor rango. Pero anda con pies de plomo Sergio Pellicer, que se resiste a abandonar la carretera general. En su discurso hay prudencia con guiños a los sueños. Así que recibe al Tenerife con calma, tratando de continuar con el rol de tapadillo.

Puede que existan motivos para tanta cautela. El Málaga, dos estaciones atrás, voló alto un tiempo, siendo convincente y sorprendiendo a la categoría. Sin embargo, acabó en una fase de caída de la que por momentos pareció que no sería capaz de huir. Pero lo hizo. Y en el escenario actual estamos sin saber bien qué esperar de los blanquiazules o qué exigirles. Mantener la línea de regularidad es algo que Pellicer ya desliza que será complicado. Describe que están al límite y lo que quiere es más aire en forma de puntos, enlazar un tercer triunfo seguido, algo que no ha sido capaz de conseguir todavía en este curso.

Suena, en cierto sentido, a duda sobre las piernas de sus hombres, que ahora mismo andan francamente bien en general, pero también es cierto, como apunta el técnico, que cuenta con pocos elementos para poder rotar. Ya lo ha visto caerse una vez.

No es fácil para el Málaga tener una identidad clara. La situación económica no ha cambiado y sigue siendo de cierta gravedad, la entidad de Martiricos es la que cuenta con un límite salarial más austero de todas. Llegó de milagro a la primera jornada, precisamente, en Tenerife, con más dudas que certezas y un traje prestado y descosido. Pero aquello parece lejano y el plato favorito del fútbol es el presente. El estadio, la camiseta, el escudo, la historia. Cuando eso se combina con juego y resultados, es natural cierto despegue emocional. Sobre todo porque en el campo en los últimos tiempos se ha visto método y química.

Le ha pillado el tranquillo al 4-1-4-1. Al menos, con la base actual, que al contrario de lo que podría pensarse tiene más que ver con la armadura que con las armas. El éxito nace de lo bien que han encajado Mejías y Juande de centrales y Escassi de pivote por delante, de cómo Jozabed ha encontrado su lugar y de las infinitas posibilidades que ofrecer ver a Luis Muñoz desatado.

La portería está siempre en el aire, pero Juan Soriano anda fino y Barrio también estaba en buena línea antes de rotar. Y los flancos andan bien cubiertos. Tanto atrás como delante. Mucho trabajo de desgaste aunque a veces ello vaya en perjuicio de las actuaciones individuales. Ahora también pega a la puerta Jairo Samperio, que tuvo buenos minutos en Logroño.

En punta está Caye Quintana, a quien se le resiste el gol pero que está cubriendo perfectamente las labores de Pablo Chavarría. El Málaga no se ha resentido desde el infortunio del argentino, contando sus ausencias por triunfos. Ahora, además, mete en la cesta a Stefan Scepovic, un elemento sorpresa.

El serbio ya tiene los papeles en regla y ha sumado una semana completa de trabajo junto a sus nuevos compañeros. Pellicer no esconde que su debut llegará ante los chicharreros si todo transcurre con normalidad. Pese a ser un viejo conocido del fútbol español, no le tienen cogida la matrícula ni se sabe cómo encajará en el puzle malacitano...

Enfrente estará un Tenerife que pretendía ser candidato a todo y que ahora marcha un punto por debajo del Málaga, que llegó al Heliodoro como llegó. Un abismo había aparentemente entre equipos y ya ven. Motivo de más para no dar nada por cierto. Ramis les ha insuflado confianza y compiten hasta el último aliento. Tiene buen arsenal ofensivo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios