Málaga CF La problemática de ser 24 equipos

  • Una Liga de 24 equipos supondría un gran perjuicio para el Málaga por diversos motivos

  • El calendario se comprimiría más aún, menor reparto económico y un descenso con seis implicados

Entrenamiento colectivo del Málaga. Entrenamiento colectivo del Málaga.

Entrenamiento colectivo del Málaga.

El comunicado que lanzó la Real Federación Española de Fútbol en la noche del viernes dejó helado a un buen número de clubes. El ente futbolístico recomendaba –por decirlo de alguna manera– a LaLiga que aceptara la idea recurrente en los últimos días de aceptar una Liga de 24 equipos ante el embrollo judicial que se estaba generando y ante la imposibilidad, en un corto periodo de tiempo, de resolver cada vía abierta en los juzgados.

El Málaga es uno de los clubes que es reacio a la formación de una Segunda División con 24 equipos, repescando así a Deportivo de la Coruña y Numancia del pozo del descenso. Principalmente porque, como otros tantos clubes, es incapaz de encontrar puntos positivos a la idea desde su postura, solo perjuicios a corto, medio y largo plazo.

Como decía el escrito de la RFEF, la propuesta que hace de la Liga de 24 sería tan solo para la temporada 2020/21. O sea, una única temporada con 24 clubes en la categoría de plata, lo que llevaría a que el próximo verano se den seis descensos en la categoría. La Liga SmartBank ya ha demostrado ser una ruleta rusa que devora a los equipos, capaz de elevarte o hacerte caer en un mes de competición, que no te permite despistes ni concesiones. Acceder a una competición con seis descensos, para los 19 clubes que se han ganado su derecho en el campo a permanecer en la categoría –más los tres descendidos de Primera– es una injusticia.

Un hándicap a tener muy presente es el económico. Los ingresos obtenidos por la comercialización de los derechos televisivos es un pellizco importante para todos los equipos. Los últimos datos oficiales de la 18/19 reparten 206 millones en Segunda, siendo algo menos de un 40% repartido entre los clubes recién descendidos, dejando el restante para 19 equipos. El pellizco, según una serie de variables, estuvo entre 5,6 y 8,8 millones por club en la campaña 18/19. Las pérdidas de llevar el reparto más allá podrían rondar el medio millón y el millón.

Sí o sí, sean 22 o 24, la Liga comenzará como acabó, sin público. La alerta sanitaria continúa y aún es incierto cuando asistirán los aficionados a los estadios. En el caso del Málaga, con una importante masa social detrás, es un revés importante a sus aspiraciones. La Liga de 24 elevaría el número de jornadas de 42 a 46, comprimiendo más aún el calendario, el cuál está por definir. El retraso de los play off de ascenso podría conllevar un aplazamiento del inicio liguero, lo que comprimiría aún más la situación obligando a numerosas jornadas intersemanales.

Una Liga más larga y más comprimida en clave Málaga podría ser preocupante. Es todavía incierta en qué escenario se moverá el club esta temporada, si solventará sus problemas con el límite salarial y podrá fichar más allá de las 18 fichas profesionales que tuvo el pasado año. 46 jornadas con ese reducido número de profesionales sería una problemática mayor a lo que ya fue esta superada 19/20, donde el equipo logró la salvación a falta de una jornada, donde la cuota de sacrificio ya fue altísima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios