Málaga CF - Osasuna | Análisis Málaga, el punto de partida de Roberto Torres

  • El centrocampista, líder de este Osasuna, regresa al lugar de su debut hace siete años

  • Ha rescatado 12 puntos para los rojillos con sus diez goles

Roberto Torres (izquierda) observa en su debut una jugada de Cazorla. Roberto Torres (izquierda) observa en su debut una jugada de Cazorla.

Roberto Torres (izquierda) observa en su debut una jugada de Cazorla. / Punto Press

Está cargado el Osasuna de armas y argumentos en una categoría como es esta Segunda División. El equipo de Jagoba Arrasate ha cogido carrerilla tras un arranque dubitativo y, desde el duelo en El Sadar, suma 13 puntos más de los que ha hecho el Málaga en estos cuatro meses. Aquel día la puntilla la dio Roberto Torres, canterano y líder rojillo, y encargado de sacar una y mil veces las castañas del fuego a los suyos. No en vano, es el máximo goleador de su equipo con diez tantos, el quinto total del campeonato, y ha logrado con ellos hasta 12 puntos para los suyos.

Hoy regresa Roberto Torres a La Rosaleda, escenario donde dio sus primeros toques en Primera División. Mucho ha llovido desde ese 1-1 un 11 de diciembre de 2011 en el que le tocó medirse unos veinte minutos a Isco, Cazorla, Joaquín, Toulalan y compañía. Tanto que se encuentran ambos equipos, siete años después, en Segunda División. Peleando al menos por el objetivo común del ascenso, si es que sirve a alguien de consuelo.

El centrocampista, nacido en el concejo navarro de Arre, cumplió la treintena este mismo jueves. Se asentó en su equipo de la mano de Javi Gracia, con el que disputó 33 partidos de Liga en la temporada del descenso osasunista dentro de un sistema pensado para la posesión del balón, antes de que el técnico navarro firmase por el Málaga. En este tiempo de idas y venidas, Roberto Torres se ha hecho hombre de club. Con 41 goles y 37 asistencias a sus espaldas, sumará en el escenario de su debut nada menos que 230 encuentros como rojillo.

Arrasate le otorga, más que de constructor, rol que ocupa Fran Mérida, un papel de llegador. Además de ser, como ya se ha dicho, el quinto máximo goleador de la categoría, es también el quinto jugador de Segunda que más veces ha tirado a puerta con 51 disparos, por detrás de delanteros como el zaragocista Pombo (53) o el deportivista Quique (55). Llega de marcar el pasado fin de semana al Nàstic, así como de rescatar hace dos partidos un empate para el Osasuna en Soria en el 90’. Frenar su oportunismo, una tarea más para Muñiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios