Málaga CF - Osasuna | Previa ‘Definitorio’ es la palabra (21:00)

  • El Málaga afronta un partido trascendental ante el Osasuna: a uno o a siete puntos, la diferencia entre ganar y perder

  • Los de Arrasate encadenan seis victorias y un empate en siete partidos

La plantilla, en un juego durante el entrenamiento. La plantilla, en un juego durante el entrenamiento.

La plantilla, en un juego durante el entrenamiento. / Marilú Báez

Comentarios 1

Muñiz huye siempre de finales, de los ahora o nunca, de lo inminente. El Málaga tiene por delante, contando este, 14 partidos. Es decir, 42 puntos en juego en ya algo menos tres meses, hasta el próximo 9 de junio. Con tal bagaje, es cierto, nada es definitivo. Pero si te sitúas en la línea entre permanecer a un punto del líder o verlo a una distancia de siete... quizá sea apropiado moverse en un término semejante, pero con un matiz distinto como es definitorio. "Que sirve para definir o diferenciar", dice la RAE. Ante el Osasuna (21:00, GOL), el conjunto blanquiazul no se juega el ascenso directo, sí la forma de caminar hacia él. Se marca una diferencia importante no en el qué, sino en el cómo.

Hay esta noche un choque de dinámicas sobre La Rosaleda. Sonríen y mucho los navarros, no es para menos tras conseguir seis victorias y un empate en los últimos siete partidos. El discurso es de equipo en racha y con confianza. "De ganar este partido damos un paso de gigante y de rebote dejaríamos a un rival un poco tocado", eran las palabras de Jagoba Arrasate este sábado tras el penúltimo entrenamiento de su equipo antes de viajar ayer por la tarde a tierras costasoleñas. Parece, por contra, haber sensación de oportunidades perdidas en Málaga y de deuda con la afición después de partidos como los de Dépor o Córdoba.

El Málaga ha sumado 14 de los últimos 24 puntos. Tres victorias y cinco empates en una dinámica de ocho partidos sin perder. No resultan tan malos los números como las sensaciones, de ahí esa connotación negativa al hablar de la dinámica reciente del equipo. Perdió la oportunidad de ser líder hace escasas semanas y ahora lucha por no descolgarse. Además, van tres partidos sin vencer en La Rosaleda, desde el Lugo (2-1). No obstante, sigue el conjunto que dirige Juan Ramón López Muñiz en la pomada y sí, se sabe de la volatilidad de Segunda División. Por ese trono y en consecuencia por la etiqueta de favorito pasó hace tiempo el mismo Málaga y también lo han hecho otros como Granada, Albacete o incluso Alcorcón, ahora fuera de puestos de play off. Porque no, nada es definitivo aún, pero todo lo que se hace resulta definitorio. Más en citas así, más a estas alturas.

La puesta a punto de Adrián vuelve a abrir la puerta al 4-1-4-1 para frenar el centro del campo navarro

Como sea, el cuadro costasoleño sabe qué es eso de romper rachas. Siete victorias en ocho partidos eran los números de un Cádiz que llegaba apretando desde atrás, seguro de sí mismo, y acabó cayendo en La Rosaleda (1-0). Ahora tiene esa misma tarea ante un Osasuna con el que quedan asuntos pendientes desde la polémica derrota en la primera vuelta, aunque en el equipo prefieren pasar página. No sería precisamente plato de buen gusto el equipo de Jagoba Arrasate en El Sadar en un hipotético play off de ascenso. La expulsión a Blanco Leschuk, la pérdida de papeles de N'Diaye, la presión y gestión de los minutos finales... Carne de encerrona.

Para este partido, parecía seguro que Muñiz tendría que variar su esquema, aunque la evolución de jugadores como Adrián González o Iván Alejo le abren de nuevo la posibilidad de dar continuidad a su esquema habitual en las últimas fechas. Ahí está la incógnita, sobre todo con el madrileño. Se ha especulado con la vuelta de Ontiveros al once en un 4-4-2, pero no es descartable que el técnico apueste de nuevo por el 4-1-4-1 con el medio centro de falso interior, acompañado por Erik Morán, N'Diaye y Keidi Bare como cerrojo ante jugadores como Roberto Torres, Fran Mérida o Rubén García, canales de peligro en la medular rojilla. Vuelve, por cierto, Diego González tras cumplir sanción por acumulación de amarillas y ahora habrá que ver si regresa o da continuidad el preparador asturiano a Luis Hernández.

Toca fútbol en lunes, toca el dichoso partido de la jornada a través de GOL. Bien para el de fuera, mal por el de casa. Otro hándicap a superar en un día donde La Rosaleda ha de volver a tronar, tenga la deuda que tenga el Málaga con un malaguismo volcado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios