Málaga C.F.

Manolo Sánchez, el canterano del banquillo

  • La sanción a Pellicer propiciará que sea el joven marbellí (29 años) sea quien dirija el encuentro del Málaga

Manolo Sánchez, con Pellicer, la temporada pasada. Manolo Sánchez, con Pellicer, la temporada pasada.

Manolo Sánchez, con Pellicer, la temporada pasada. / Javier Albiñana

La sanción de dos partidos a Sergio Pellicer propiciará que en el banquillo se siente este sábado en La Rosaleda Manolo Sánchez, su segundo entrenador. Con 29 años recién cumplidos, su carrera en el banquillo es fulgurante. “Comprendí pronto que tenía mi tope como jugador y el banquillo me apasionaba: analizar partidos, comprender lo que pasaba, llevar chavales...”, decía esta semana en Cope Málaga el joven marbellí. Pellicer le escogió cuando aterrizó desde Elche de vuelta para dirigir al San Félix juvenil y, desde entonces, ha habido conexión. Por esta circunstancia sobrevenida de la expulsión en Ponferrada será el encargado de dirigir ante el Leganés.

Manolo Sánchez ha crecido conmigo, el cariño que le tengo es especial, porque es un entrenador joven, alta y sobradamente preparado. Tiene ilusión, hambre y conocimiento. Si hubiera sido futbolista profesional igual estaría entrenando como primero antes”, explica sobre Manolo Sánchez sobre Pellicer: “Demuestra conocimientos, como el resto del cuerpo técnico, que es autóctono, con pasión y sentido de pertenencia, que hace que las derrotas nos hagan daño y las victorias nos alegren mucho. Son gente muy cercana y exigentes. Enrique, Dani Lima, Julio, Josemi... Estoy encantando. con mucha hambre e ilusión. Nos conocemos desde el primer día que entrené al San Félix, que entrenábamos en la Virreina, a 200 metros de aquí. Manolo es muy joven, pero muy preparado, tiene esa ilusión y es un estudioso del fútbol. Somos los que más discutimos dentro del cuerpo técnico. Hay que saber rodearse de gente que no te diga a todo que sí, hay que tener perspectivas distintas y de ahí viene el crecimiento. Trabaja, es un enfermo del fútbol. A pesar de su juventud, por conocimiento parece que tiene más edad. En el futuro será un gran entrenador. Está sobradamente preparado, desde los 18 años está ahí. Ve fútbol constantemente, analiza... El elogio debilita, pero cualquier palabra que diga de ellos debe ser buena”.

“Es una maravilla disfrutar de un gran club como el Málaga”, decía Sánchez: “Empecé desde muy pequeño. En Tercera fui como primero del San Pedro. He salido del barro, vivir una Copa de Campeones con el mister, la Youth League con el club de tu ciudad... Uno cuando ve la experiencia que tuvimos en su momento fue espectacular. Jugar Youth League, llevar el nombre por Europa del Málaga. Fue una experiencia imborrable, el día a día del primer equipo también. Nos conocimos en el San Félix, fue una experiencia muy grata. Vio mi personalidad en cuanto a intentar convencer con fundamentos en lo que creo. Discutimos muchísimo, debatimos mucho de fútbol. Discuto lo mismo que con mi novia (risas). Tenemos una relación muy sana. Confió en una persona de 22 años para que tirara hacia arriba con él. Él quiere rodearse de personas con hambre, me transmitía eso. Yo tengo carácter y personalidad y ha intentado crear un grupo de trabajo con pasión, si no transmite cosas buenas al jugador se contagia. Hay que estar preparado y formado ante cualquier adversidad y devolver esa confianza”.

Cuestionado sobre el uso de los sistemas, Manolo Sánchez decía que “somos muy autocríticos, sobre el uso de sistemas de 3-4 defensas somos camaleónicos. Intentar adaptarnos a lo que el rival nos puede ofrecer. Con tres centrales hemos tenido solidez y buen despliegue, hemos jugado también con cuatro. El sistema no marca el camino, hay que elegir la mejor opción posible. Desde la perspectiva de tres centrales, tienes dos laterales muy largos en ataque y te generan profundidad también por dentro, que hasta los extremos vayan por dentro. De ahí que se cree superioridad con el extremo por dentro. Hay cambios posicionales. Se trata de crear superioridades, tenemos que trabajar los centros laterales y tener que controlarlos y estamos mejorando ahí. Quizá estamos preparados para correr y generar transiciones rápidas y verticales, pero también en el juego posicional podemos hacerlo bien”.

“Estoy conectado con el pinganillo, con Juli y Capa [otros miembros del cuerpo técnico]. Somos obsesos del análisis, el tablet es mi otro amor. Corrigiendo con vídeos en directo, somos minuciosos y detallistas”, cierra Manolo Sánchez, un canterano en el banquillo, de sólo 29 años, que tomará la alternativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios