Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga CF - Las Palmas | Muñiz, sobre la afición Muñiz: "En La Rosaleda no puede haber tanta crispación"

  • "Que nadie vea fantasmas donde no los hay", señaló el asturiano

  • El técnico, sobre los jugadores: "No quiero que nada ni nadie les haga sentirse frustrados"

Muñiz, en la sala de prensa del Ciudad de Málaga. Muñiz, en la sala de prensa del Ciudad de Málaga.

Muñiz, en la sala de prensa del Ciudad de Málaga. / M. H. (Málaga)

Juan Ramón Muñiz atendió a los medios de comunicación para hacer su valoración previa sobre el encuentro que el Málaga tiene este domingo contra Las Palmas. El entrenador blanquiazul aumenta la intensidad del discurso, que trajo más que masticado de antes. Su principal preocupación es el entorno y el ambiente que se vive en La Rosaleda.

Nada más empezar a hablar, cuando se le preguntó por el rival, ya fue enganchando por la senda que quería: "Podemos prever que Las Palmas estará en la parte alta de la clasificación a final de temporada. Hemos de ser conscientes de que van quedando menos partidos pero aún hay mucho por delante. Pedimos un poco el apoyo de la afición. Necesitamos una unión tremenda, La Rosaleda tiene que ser un estadio fuerte y complicado para el rival y que nuestro jugador se sienta cómodo, en ambiente de apoyo, no de crispación. Por honradez y trabajo no va a quedar, ni por horas. Necesitamos que sea un verdadero fortín".

¿Se mete el equipo atrás? Es una cuestión relacionada con el partido ante el Almería. Muñiz sacó su lado más vehemente: "Hay diversas situaciones que habría que analizar y ser conscientes de la realidad. Hay que hablar con datos. ¿El equipo se ha echado atrás? Eso pasó cuando el Málaga era más ofensivo, con cambios para ganar. Pudimos sentenciar y no sentenciamos. El rival también juega. Si pensamos que vamos a ganar sin sufrir, nos equivocamos. Los rivales son iguales que tú. La cuestión es tener acierto para intentar conservar el resultado. En determinados momentos hay demasiado pesimismo en el entorno. En verano oí cosas que cuando llegas te asustas, parece que no se hablaba del Málaga CF, que íbamos a desaparecer, que no iban a salir jugadores, que no se iba a poder hacer el equipo... Nuestra primera final fue en Lugo. Luego ganamos y nos pusimos en el lado contrario, en la euforia. Es más fácil bajar que subir. Los equipos compiten muy bien y siempre, y entre esos equipos está el Málaga. La empresa que nos queda por delante es muy dura, no podemos generar confusión. Hay más optimismo en equipos de mitad de la tabla que aquí. Había un ambiente difícil estando ganando 1-0 para ponernos líderes. Sabemos que tenemos que enganchar la afición. Si metimos un delantero más, un extremo ofensivo… El rival no viene a pasearse. Es normal que los rivales pasen del centro del campo. A veces dominas y otros, te dominan. Ahí hay que saber defenderse. Osasuna, Albacete y todos tienen en común lo mismo. No todo lo que sea o pasa es malo. Al principio de temporada iba a desaparecer el equipo. No todo es blanco ni todo es negro".

"¿Por qué no empezamos a construir y ponemos ladrillos sólidos", reclama

En estos momentos, tan importante son los factores deportivos como los psicológicos: "Necesitamos de todo el mundo. Lo tenemos al alcance, al principio nadie daba un duro por nosotros. Se ha parado una caída muy dura. ¿Por qué no empezamos a construir y ponemos ladrillos más sólidos? Buscamos cosas donde no las hay. En una liga de 42 el mejor es el que sube, el año pasado fue el Huesca. Ya hemos demostrado que podemos estar ahí".

No daba tregua Muñiz en este sentido. "Trabajo, honradez, compromiso... El equipo lo tiene. Nadie va a escatimar esfuerzos. Que nos saque de apuros La Rosaleda. Estamos mucho más cerca que antes. 44 puntos y estamos 24 partidos más cerca que antes. Hay equipos que llegan al play off porque las gente los empuja. Queremos un campo que intimide y el equipo vuele. Jugamos mejor con animación que con crispación. No hay que crisparse cuando el rival juega cerca de tu área", comentó el asturiano, que añadió: "Tengo unas ganas de la muerte de que llegue el domingo". Pero matizó: "Con la gorra no se consigue nada".

Trató de apelar a los sentimientos el técnico: "Hay un club que es el Málaga, que es propiedad de los malaguistas y son los que se tienen que sentir satisfechos con el equipo, pero que no vean fantasmas donde no los hay".

"Si metemos el 2-0 al Almería, estaríamos hablando del partido perfecto. Y llegó el miedo a perder", dijo

Se daba vueltas a lo mismo, pero siempre había algún matiz nuevo, alguna perla de Muñiz. "Hay que saber competir en todas las situaciones. Quiero que los jugadores estén lo más cómodos posible. El runrún ganando 1-0 y quedando cinco minutos… Insisto, esto es de todos. No sólo de los empleados. Estamos en una situación privilegiada. Si marcamos el 2-0 seguramente estaríamos hablando del mejor partido de la temporada. Habría sido el partido perfecto. Y llegó el miedo a perder. No se puede tener miedo".

Regresando a asuntos más relacionados con lo moral, Muñiz contó algo de los sentimientos de los jugadores: "No quiero que nada ni nadie les haga sentirse frustrados. Llevan 24 jornadas entre los seis primeros. Cada uno piensa que tiene el mejor equipo, pero la categoría te pone en el sitio. Que se crean lo que son capaces de conseguir. Apoyados y respaldados. Confíamos a muerte en ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios