Málaga C.F.

Renovar y atar a los canteranos, los otros fichajes del Málaga CF

  • El club siembra presente y futuro dando un lugar importante a los mejores jugadores de La Academia

  • De Luis Muñoz a David Larrubia pasando por Juande o Ismael Casas

Hicham, Cristo y Juande, durante una sesión de trabajo en el Ciudad de Málaga. Hicham, Cristo y Juande, durante una sesión de trabajo en el Ciudad de Málaga.

Hicham, Cristo y Juande, durante una sesión de trabajo en el Ciudad de Málaga. / Javier Albiñana

En el Málaga las ideas están muy claras. Los movimientos que se están produciendo siguen los compases de una nueva forma de trabajar, sigilosa pero constante, con miras a corto, medio y largo plazo. Siembra futuro Manolo Gaspar atando y renovando a los principales talentos de La Academia blanquiazul, un proceso que inició siguió con Hicham (si se obvia la operación Antoñín antes de su venta) y, tras varios movimientos en estos meses complicados, ha llevado hasta el anuncio del nuevo acuerdo con David Larrubia. De momento, claro.

Manolo Gaspar sabe perfectamente lo que quiere. Proyecta un Málaga con identidad y de paso puede hacer crecer el patrimonio deportivo, valorando el producto de casa porque fue canterano y entiende al jugador justo cuando más falta hace por la situación económica de la entidad, que obliga a ser tremendamente austeros. Eso no significa que se regalen las oportunidades, sólo que el contexto es magnífico, sobre todo si se añade el hecho de que hay un entrenador al que no le tiembla el pulso a la hora de tirar de los jóvenes.

Hicham, Ismael Casas, Juande, Luis Muñoz, Cristo, Larrubia... Prácticamente todos los futbolistas que ha atado son ya importantes para el primer equipo. Aunque no todos tienen el mismo rol y categoría, lógicamente, sí comparten algo: la fe que se les tiene a nivel interno.

Luis Muñoz fue un caso especial y se trata de alguien ya más maduro, pero otorgarle la capitanía y ponerle en el top salarial define la consideración que tiene. Lo mismo que con Juande, al que se le prometió ficha del primer equipo y cuenta con ella. En el caso de Ismael, no había dudas, por eso está entre los capitanes también pese a su dorsal del filial. La renovación por partidos es algo anecdótico. También se blindó a Cristo en verano, que como Casas y Juande firmó hasta 2023.

Hicham fue una operación que se anunció durante el propio confinamiento. No era fácil porque terminaba contrato, pero se ligó hasta 2022. Hasta ese año también tiene contrato Ramón, renovado antes de la era Manolo pero con una altísima consideración. En verano también llegó la ampliación de Kellyan antes de mandarlo cedido un año al Ibiza.

Con Larrubia la cosa es un poco distinta en el sentido de que aún no está tan hecho pese a los minutos que ya ha disfrutado. Pero en el Málaga no se duda de que puede alcanzar un nivel altísimo en el fútbol profesional, quizás hasta más que los mencionados anteriormente. Y todavía falta más movimientos por cerrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios