Víctor Sánchez del Amo, tras el Málaga-Oviedo Víctor: "Estamos en el momento de la verdad"

  • El técnico, satisfecho con la victoria del Málaga y su capacidad para reponerse a la expulsión: "El equipo no tuvo ningún lapsus"

  • "Si la afición está contenta es porque hacemos las cosas bien"

Víctor gesticula durante el partido. Víctor gesticula durante el partido.

Víctor gesticula durante el partido. / Marilú Báez

La victoria del Málaga sobre el Oviedo trasciende más allá de los tres puntos. Es volver a ganar en La Rosaleda, un soplo de aire y moral antes de descansar y recibir los tres puntos del Reus. Así lo ve Víctor Sánchez del Amo, que en su comparecencia tras el partido se mostró satisfecho y habló de un triunfo coral.

"Son tres puntos, evidentemente, pero hay una carga positiva de confianza añadida muy grande. Los resultados positivos son la mejor manera de generar confianza en los deportistas, y de la manera que se ha hecho, con un jugador menos 60 minutos, con el trabajo que se ha hecho, es una inyección mayor de esa confianza", iniciaba el madrileño, que resume así el estado de la plantilla: "El grupo está muy bien, hablamos antes del partido la confianza que creemos en ellos y se ha visto que son jugadores para confiar, que son muy buenos, que están comprometidos y creen en el objetivo".

Pese a la expulsión de Keidi Bare en el primer tiempo, el Málaga se repuso y supo matar el partido. Así hablaba Víctor de la actitud del equipo: "Desde nuestra llegada dimos un mensaje de que somos un equipo que intenta que pasen cosas, no espera a ellas, y eso incluye todas las circunstancias. Se han dado dos adversidades, la expulsión de Keidi, el equipo se ha rehecho y ha obligado a adaptarse a tener una manera distinta de jugar, pero otra es que se ha estropeado el riego en el calentamiento y para nosotros es un factor muy importante. Somos un equipo que quiere dominar la posesión. Y lejos de quejarnos hemos seguido trabajando, pensando en el juego más directo, nos hemos puesto ese chip y los jugadores lo han entendido perfectamente".

Tiraba Víctor de una experiencia reciente para explicar la buena reacción: "Hace poco estuvo Toni Nadal dando una conferencia. Estuvimos todo el cuerpo técnico porque somos grandes admiradores de él y de Rafa. En su libro dice que no hay espacio para quejas ni lamentos y lo cuenta con anécdotas de Rafa Nadal. "Es lo que hay, Rafa", le decía. Esta vez se ha estropeado el riego y nos adaptamos".

Asegura el técnico blanquiazul que el Málaga no se resintió tras la roja al medio centro albanés: "Es lógico cuando se produce una jugada de este tipo que haya unos minutos de incertidumbre, pero el equipo no tuvo ningún lapsus. Quizá es más desde fuera el a ver qué va a pasar, pero vi que el equipo se reorganizó en 4-4-1 con ideas claras para tapar espacios y salir a la contra y tuvimos opciones, no solo el gol de Ontiveros. No nos quedamos a expensas de defender un 1-0, cualquier detalle o balón parado contra el Oviedo, un rechace, se puede convertir en una ocasión. No queríamos eso y a través del contraataque buscamos el segundo y el tercero".

Víctor aprovechó además para defender a Keidi Bare y desvelar la reacción del vestuario a su expulsión, tras la que el medio centro se fue llorando del campo: "Imagínate el disgusto que se ha llevado. Fue una jugada, lo conocemos, fortuita. No vio al rival y se dio cuenta del daño que le hacía al equipo. Pero el equipo ha defendido a Keidi, lo hablamos en el descanso, esa era una motivación. Había un compañero que había salido llorando y estaba abatido y lo que hicimos era animarle, que no podía ayudar, pero que aprovechara para estar con los compañeros y motivarnos a todos. Todo suma. Estaba fuera del partido pero podía ayudarnos".

Así, se queda el preparador malaguista "muy contento" con el buen trabajo en las dos áreas: "Nosotros buscamos el alto rendimiento y eso implica dos factores: ataque y defensa. Lo que encajamos otros días fue a balón parado y eso dice mucho. Hoy [por ayer], estando con uno menos mantuvimos la portería a cero y el rival nos creó pocas ocasiones. Seguiremos trabajando para mejorar".

Satisfacción también por ganar, tras cuatro meses, en La Rosaleda: "Todo va unido. Si nuestra afición está contenta es que el equipo hace las cosas bien y eso queremos que se mantenga. En el momento que estamos, que es el momento de la verdad, tener a la afición enganchada e identificada nos va a dar un plus".

Por último, dado que esta semana toca descanso, explica el plan del equipo: "Ahora vamos a seguir trabajando para mejorar la condición física, técnica, táctica y emocional del equipo. No competimos esos puntos de Reus pero organizaremos algún partido el viernes que nos permita seguir con ritmo de competición para todos los jugadores. Ya está la semana planificada y la que viene. Es una alegría llegar al fin de semana y saber que vas a sumar los tres puntos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios