Málaga C.F.

El año de la anomalía en La Rosaleda

  • El Málaga sólo había ganado dos partidos como local a estas alturas en dos ocasiones en el siglo XXI

  • Es el tercero de Segunda que más suma fuera, pero sólo el Sabadell puntúa menos en su campo

Lance del partido de esta temporada en La Rosaleda contra el Mirandés. Lance del partido de esta temporada en La Rosaleda contra el Mirandés.

Lance del partido de esta temporada en La Rosaleda contra el Mirandés. / marilú báez

El Málaga hace los deberes en otro año apretado en Segunda División. Sus registros a estas alturas de la temporada mantienen la tranquilidad en Martiricos dentro de un club que está sancionado, intervenido judicialmente y se acostumbró en la temporada pasada a resolver situaciones límite. Sin embargo, el peculiar año de la Covid-19 deja una anomalía estadística en el camino blanquiazul: no gana en casa. A estas alturas, el Málaga de Pellicer sólo ha ganado un par de partidos en La Rosaleda. Con cinco empates, el grueso de las victorias para mantener la supervivencia los cosecha a domicilio. Sin el factor del ruido en las gradas, parece que el eco de la Bombonera malaguista es demasiado pesado.

Estos registros sólo tienen un par de precedentes en lo que va de siglo: la temporada 2010-11 y la 2017-18. En la primera, el equipo llegó a la jornada 23 con el tercer entrenador de la temporada y sólo dos envites ganados en casa a estas alturas: el estreno de Manuel Pellegrini (1-0 al Levante) en el banquillo y un 4-1 al Racing. a estas alturas, el equipo sufría una racha de seis partidos sin ganar que se prolongaría una fecha más. La temporada acabó con la categoría salvada y el reinicio del proyecto que echó a andar con Jesualdo Ferreira.

La 17-18 fue la temporada que mantiene al Málaga en Segunda. Un desastre en casi cualquier registro. En la jornada 23, se habían ganado sólo tres partidos, pero dos de ellos con el público blanquiazul delante (2-1 al Celta y 3-2 al Deportivo de La Coruña). Ambos con Míchel en el banquillo que fue cesado para que a partir de la jornada 20 José González cogiera al equipo.

Al margen de estos registros, hay otras temporadas en las que las victorias en La Rosaleda en este punto exacto de la temporada fueron tres: el año pasado, cuando Pellicer se estrenaba en el banquillo precisamente en la jornada 23 cosechando la tercera victoria en casa de lo que iba de curso (1-0 a la Ponferradina). También en la temporada 2005-06, hipermovida en lo institucional y que en la que el Málaga acabó descendiendo. Dos de las cuatro victorias del equipo de Antonio Tapia fueron en Martiricos, en la jornada 22 Manolo Hierro se hizo cargo del equipo ganó en el estreno como técnico en La Rosaleda y ya no lo hizo más en toda la temporada.

La última campaña con tres victorias como local en las primeras 23 jornadas fue el año de debut del equipo en Primera a los mandos de Joaquín Peiró. Tres de las siete victorias que llevaba entonces el Málaga fueron en La Rosaleda. La media inglesa que pregonaba el madrileño le salía mejor aquel año con los partidos que ganaba fuera.

Pero al margen de estos precedentes hay que resaltar que el Málaga de Pellicer lleva más triunfos (ocho) de los que llevaban los proyectos anteriormente citados. De hecho, la evolución en este punto de la temporada se parece más al rendimiento (en puntos, en goles el equipo de Peiró marcaba mucho más y recibía casi los mismos) de aquella temporada en la que el Málaga, recién ascendido a Primera después de su desaparición y refundación, llevaba siete victorias, ocho empates y otras ocho derrotas. Hoy suma ocho victorias, siete empates y ocho derrotas.

Esta aritmética justo en un año en el que no es posible que nadie pueda animar al Málaga en el campo no arroja muchos paralelismos con los peores presagios. La circunstancia dentro y fuera del club son únicas, pero sí que es verdad que llama la atención que el grupo actual de la escuadra blanquiazul no tenga en su poder mejores números como local y sea tan pródigo a domicilio.

De hecho, el Málaga de Pellicer es el tercer equipo que más suma lejos de su estadio. Sólo Mallorca (25) y Almería (21) han rascado más puntos como visitante que el Málaga (20). Todo un hito. De momento, sin nadie que grite en el estadio y con una buena situación en la clasificación la anomalía que sufre el rendimiento del equipo como local pasa casi desapercibida. Sólo el Sabadell suma menos (nueve por 11 del Málaga) como local. Con casi medio campeonato por delante puede que el salto de fiabilidad que el plantel desea para la segunda vuelta tenga que ver con los puntos escondidos entre el vacío templo del fútbol malacitano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios