Málaga C.F.

Otro día en la oficina

  • Adrián González refrenda el discurso de Muñiz y resta trascendencia al partido de Las Palmas

  • "Nadie va a ascender ni ganar la Liga el domingo", asegura

  • El pleno de triunfos, un incentivo

Adrián González conversa durante un ejercicio de estiramiento. Adrián González conversa durante un ejercicio de estiramiento.

Adrián González conversa durante un ejercicio de estiramiento. / JAVIER ALBIÑANA

Hay una cierta mística alrededor del partido de este domingo en Las Palmas, sensación de prueba de nivel. Al menos desde fuera, porque Juan Ramón Muñiz ha plantado la barrera alrededor de su plantilla y el discurso que se vende es único. "Hay tres puntos en juego y hablo del siguiente partido como si fuera contra un equipo de Regional Preferente en Copa", decía el técnico tras ganar al Córdoba. Adrián, uno de sus capitanes, le apoya la tesis y resta trascendencia a "uno más" de los 42 choques.

La semana la definía ayer en sala de prensa como "larga" por la carga de trabajo para un partido "como todos importante". No se despista nunca para aplicar la coletilla. Todos tienen importancia, no este en particular ante el segundo clasificado y uno de los favoritísimos para el ascenso. Flores aun así para Las Palmas, de la que destaca la plantilla: "Nos enfrentamos a un rival en lo alto de la tabla y querrán sacar puntos contra nosotros, que vamos un poco despegados de ellos -a cuatro-, y nosotros lo mismo. Vamos a un campo complicado, tienen buena plantilla e intentaremos jugar nuestras armas, estar en la línea de trabajo que llevamos y seguramente encontremos algo positivo".

Estoy viviendo una situación distinta al año pasado; tener estos resultados refuerza el trabajo y a ti"

"La de Las Palmas es una plantilla en la que se ha invertido para estar en los puestos de arriba durante toda la temporada. Tienen jugadores de mucha calidad, algunos en el Top 5 de la categoría. Como Rubén Castro, que marca las diferencias como delantero. Es un partido complicadísimo y para el aficionado estará en un círculo en el calendario porque son dos equipos que todo el mundo espera que estén arriba durante toda la temporada", profundiza Adrián sobre el grupo que entrena el ex sevillista Manolo Jiménez, y ante el que espera un partido "como todos hasta ahora": "Estará abierto hasta el final con la posibilidad de que se lo lleve cualquiera. Va a ser un muy disputado, como lo visto".

Sintetiza el ex del Éibar. Ganar atrasa a un rival directo, pero le empata el Granada y viene un nutrido grupo detrás: "Hay más rivales que vienen por detrás con los mismos puntos que Las Palmas. Vamos a darle la importancia al partido que tiene, que la tiene y para los aficionados seguramente sea bonito, pero no se acaba aquí. Conseguir los tres puntos en un sitio tan complicado como Gran Canaria nos pondría en una posición muchísimo mejor, obviamente".

Hay sensaciones encontradas, porque en Las Palmas miran de otra forma al encuentro. El discurso, aun con puntos en común, es más agresivo. Al fin y al cabo no es el Málaga el que tiene que recortar: "Es su forma de enfocar el partido y lo que ellos quieren de él. Para nosotros es uno más porque es la jornada seis, nadie va a ascender ni va a ganar la Liga el domingo. Obviamente para nosotros es un partido tan importante como el de la jornada uno contra el Lugo y no estoy mintiendo, la mentalidad es la misma. Somos claros después de las últimas victorias. Cuando termina el partido eso queda ahí y vamos al entrenamiento a preparar el siguiente partido".

En pleno mes de julio, con la planificación de la plantilla manga por hombro, habría sido quimérico pensar en el cinco de cinco que pone al equipo en la proa de la clasificación. Se adhiere a la idea el centrocampista. "No nos esperábamos esto, hay que ser sinceros. Ningún equipo de la Liga espera empezar tan bien el campeonato. Sí que esperas hacerlo bien y conseguir el mayor número de puntos, pero encontrarte en la jornada cinco con pleno de puntos no es algo que hubiera esperado porque la igualdad de la categoría hace que sea algo muy difícil de conseguir", comenta. El pleno, lejos de ser motivo de relajación, pide que sea un incentivo: "Esto nos tiene que valer para trabajar con un poco de ventaja frente al resto porque nos tiene que ayudar a seguir mirando hacia adelante, a saber que el trabajo que hacemos es bueno y a seguir mejorándolo".

Nombres como el suyo o el de Luis Hernández personalizan un lavado de imagen tras el descenso. Arrancó mal Adrián, pero en el medio centro ha ganado enteros en influencia, entrega y kilómetros. El centrocampista se ve el mismo jugador, la dinámica positiva tiene la clave: "Creo que los resultados ayudan y apoyan ese planteamiento. Es cierto que, hablo por mí, estoy viviendo una situación muy distinta a la del año pasado, que fue complicada. El tener estos resultados tan positivos desde el inicio refuerza el trabajo y te refuerza a ti".

Eso sí, advierte de que en una categoría como la Segunda División llegarán las vacas flacas. Y todos, incluyendo afición, tendrán que saber llevarlo: "El equipo está bien, pero llevamos solo cinco jornadas. La actitud y la forma de jugar no tienen que cambiar en la derrota. Entiendo que la afición esté eufórica e intentaremos que sea así todo el año, pero sabemos que pueden llegar momentos difíciles. Tenemos que estar preparados todos, no solo los jugadores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios