Málaga CF | Muñiz

La ambición y la metáfora del casino

  • "El fútbol requiere de regularidad y cabeza, para jugármelo todo a una voy al casino", comenta Muñiz

  • "Hay exigencia y debemos asumirla, no me esperaba nada diferente", asegura

Juan Ramón Muñiz observa un ejercicio en el Ciudad de Málaga. Juan Ramón Muñiz observa un ejercicio en el Ciudad de Málaga.

Juan Ramón Muñiz observa un ejercicio en el Ciudad de Málaga. / javier albiñana

Al Málaga se le ha achacado en algunos momentos falta de ambición en el césped. Sale al paso Juan Ramón Muñiz, que comparte la razón por la cual el equipo malagueño no siempre toca arrebato. "Para jugármelo todo a una voy al casino. El fútbol requiere de regularidad y cabeza, no podemos tirar todo el año por jugarnos todo al rojo o al negro. El Málaga no está en esa predisposición, debe mantener el criterio y la calma", aseguraba.

El asturiano desgranaba su idea. "No puedes salir a un partido a por un 8-7. Siempre hay alternancias. No conozco ningún equipo que siempre la tenga, ni el Barcelona. Hay que mantener una regularidad y una efectividad", manifestaba el entrenador, que insistía: "Los equipos que están arriba es porque tienen equilibrio de goles, porque llevan los partidos donde quieren. Ser ofensivo, llevar el peso del partido, ser defensivo cuando haya que serlo. Hay que hacer las dos cosas bien. Es fácil venir a contar historias, pero no son realidad. La realidad es cómo conseguir que el equipo se mantenga arriba y pienso que no es jugando al rojo o al negro". 

Pese a ello, el gijonés no rehuye la presión que hay en el entorno. "Hay exigencia, es el tornado del que hablamos cuando desciendes. Debemos asumirla. Sabes de las situaciones y de lo que vas a vivir antes de venir. No me esperaba nada diferente. Sabía que no era una piscina, sabía que era un mar donde puede haber oleaje. Ya llegará el mar en calma. Nos gusta esa exigencia porque no nos acomodamos", explicaba, mientras pedía apoyo: "Sólo pedimos el apoyo de la gente porque sin eso el equipo es peor. Nos pasa a nosotros y todo el mundo. Pedimos ir juntos para conseguir los objetivos. Estamos construyendo y no es fácil. Sabía de esa dificultad desde el primer día. No veníamos a un equipo de Champions. Veníamos a un equipo descendido y había que construir y parar la caída".

El técnico sabe qué necesita la plantilla. "Esto cambia de un día para otro. Si consigues ganar el siguiente viernes La Rosaleda se cae abajo. Los que estamos arriba somos los que mejor competimos, no hay ninguna duda. Luego el apoyo de la afición. En los momentos difíciles el equipo te saca", cerraba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios