Previa del Extremadura-Málaga Historia de una racha (12:00)

Víctor Sánchez del Amo durante un entrenamiento con el Málaga, esta semana.

Víctor Sánchez del Amo durante un entrenamiento con el Málaga, esta semana. / Javi Albiñana

Es famélica, pero sirve para respirar. La mayor racha de puntos seguidos del Málaga esta temporada suma seis: victoria en Riazor y contra el Oviedo en La Rosaleda, era finales de octubre. Hoy respira fuera del descenso con cinco puntos consecutivos. Después de 19 jornadas, el Málaga nunca había estado tres partidos sin perder, tampoco sabía lo que eran dos partidos seguidos sin encajar un gol. Víctor quiere empezar el invierno con una racha inédita, con algo más de un trecho recorrido del trayecto que lleva a la tranquilidad de la tabla. Ya llegará enero a cobrar las deudas institucionales. Ahora, quieren contar la historia de su primera racha positiva de la temporada, que no es poco.

El viaje hasta Almendralejo puede marcar una cadencia nueva para los blanquiazules que han vuelto a dejar en la avenida de Martiricos a varios efectivos más de los que querría su técnico. Dani Pacheco no estará. El de Pizarra se cae con respecto al último equipo que plantearon los andaluces y se suma a bajas como la de Lombán o Keko. Tres efectivos con experiencia y galones que no están teniendo la participación esperada en el equipo. Además, Hicham también se quedó en Málaga por problemas físicos de última hora. Juanpi puede ser el hombre que sustituya a Pacheco.

El resto del plantel malacitano no cambiará en exceso. Mantenerse la eficacia defensiva de las dos últimas fechas se convierte en un bien tan preciado cuando la pólvora en el ataque no sobra. “El Extremadura es un equipo que me merece todos los respetos porque tiene un cuerpo técnico que tiene al equipo tremendamente trabajado, lo que hizo la temporada pasada tiene un mérito tremendo y estoy seguro de que conseguirá sus objetivos”, explicó el preparador de los blanquiazules antes del viaje.

Víctor tendrá en el banquillo rival a un técnico que le conoce bien. Mientras el madrileño dirigía al Deportivo de La Coruña, Manuel Mosquera llevaba las riendas del segundo equipo de los coruñeses. Ambos se han regalado los respectivos halagos de cortesía en la previa. Mosquera mantuvo al Extremadura contra pronóstico en Segunda la temporada pasada y su premio es repetir hazaña. Para ello sabe que el saldo de victorias como local le falla: sólo un par de triunfos y otro de empates. El Francisco de la Hera lo sabe y quiere disfrutar de la visita de un grande de la categoría que no rinde como se esperaba. Así ajustició al Deportivo hace varias jornadas.

“Es un trabajador incansable. Es muy analítico con el contrario y nos conoce de sobra”, reconoció Mosquera. Ahora tiene la oportunidad de plantearle una pequeña partida de ajedrez al madrileño y su discurso lanzó píldoras lejanas al conformismo: “El 11 del domingo lo tengo claro. Lo bueno de tener a casi toda la plantilla bien, es poder elegir las cualidades de cada jugador para jugar el domingo. Nuestro objetivo son los tres puntos. Hay que dejar las palabras de lado y tener concentración para que pasen cosas”. Necesita puntos, tiene la permanencia a tres puntos de distancia, la marca precisamente el Málaga. Emboscada.

Pero los de la capital de la Costa del Sol mejoran sin estridencias y se bajarán del autobús en Almendralejo con dos de empates y un doblete de Sadiku para sumar cinco puntos en tres partidos. Lo nunca visto esta temporada. Los números malaguistas reportan oxígeno en el último parcial disputado, las sensaciones también están al alza. Sadiku y Antoñín ponen el brillo en el ataque mientras el resto del equipo adquiere mayores niveles de fiabilidad en el último mes.

Ahora el mérito será no perder comba. Aprovechar la calma chicha y dar un último empujón a la clasificación antes de que el vaivén de ofertas, fichas, normativas, préstamos y ausencias le recuerde a los malaguistas que alguien no hizo bien su trabajo de puertas para adentro. Tal vez se descubra si podrá seguir vivo después del verano. Al Málaga le quedan seis puntos por disputar con esta plantilla y un viaje tan largo como traicionero a Santander para afrontar su primera ronda de Copa del Rey. Enero aún está lejos. Que éste año nuevo sí traerá una vida nueva. Y los malos tragos, ya se sabe: mejor con pan en el zurrón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios