Horario y previa del Huesca-Málaga CF Falta el último paso (20:00)

  • El Málaga visita en El Alcoraz a un potente Huesca en busca de un triunfo que se resiste y las urgencias aprietan

  • Bonito reencuentro con el japonés Okazaki, ídolo fugaz del malaguismo

Varios jugadores del Málaga celebran el gol de Sadiku en La Romareda.

Varios jugadores del Málaga celebran el gol de Sadiku en La Romareda. / dani marzo/la otra foto

Hay un doble prisma en la vertiente futbolística del Málaga. ¿Qué pesa más? ¿Las ocho jornadas sin ganar o las sensaciones últimas y que no se consumió ni un tercio de liga? Ahí se tambalea la balanza. La realidad es que el equipo de Víctor está en su punto más bajo en esta década. Los hechos dicen que Segunda B está a unos metros y Primera División a kilómetros y ello ya enciende alguna alarma recién empezado octubre.

El conjunto malagueño cierra en Huesca (horario y dónde ver el partido), una ciudad que cató el caviar la temporada pasada, una semana de alta exigencia. Numéricamente el balance es de dos puntos de seis. Subjetivamente, es que se pudo rascar algo más, pero también hubo alguna posibilidad de que el zurrón estuviera vacío. En ese amplio espectro se mueve el cuadro blanquiazul, falto de una alegría.

Los dos equipos llegan a un coqueto El Alcoraz con necesidad. Los de Míchel, que estuvo por La Rosaleda hace ya casi 15 años, pierden fuelle lejos de casa. Los azulgranas llegan después de perder frente al Cádiz, que domina con firmeza LaLiga Smartbank. Es pronto, pero los detalles están cayendo siempre de su lado. La lógica dice que esto puede cambiar en algún momento. En unos días pisará La Rosaleda. La obligación del Málaga no necesita explicación, un rápido vistazo a la clasificación basta.

Queda por ver qué hace Víctor para no cargar desde ya las piernas de sus jugadores. Siendo honestos, la situación no es sencilla. El reglamento es el que es y el fondo de armario, escaso. El panorama requiere de un encaje de bolillos. Tras la vuelta de cuatro canteranos a la Costa del Sol, unos con dirección Maracena para jugar con el Malagueño y Ramón Enríquez para irse con España, el entrenador dispondrá de 20 futbolistas. Los cambios que se dan casi por seguros se centran en los laterales. Cifu vuelve al once tras la lesión de Ismael Casas y conviene guardar a Juankar, apercibido, para una semana que viene donde habrá ausencias internacionales. Diego González y Mikel se jugarán el puesto en el carril izquierdo. Luis Hernández y Lombán pueden repetir en el centro. Por delante, Luis Muñoz y Keidi están ofreciendo buen rendimiento. Renato Santos puede dar refresco en una de las bandas, la que ocupó Keko en La Romareda. Adrián, Juanpi y Sadiku se antojan como fijos en las postrimerías del área rival.

En tierras aragonesas espera el Huesca, con un potencial de recién descendido. Hay nombres llamativos para el segundo escalón como el de Mikel Rico, Mosquera, Raba o Pulido. Allí también está el malagueño Joaquín Muñoz, con poco protagonismo en este arranque. Pero uno por encima de todos, Shinji Okazaki. El japonés se reencuentra con el Málaga, donde tuvo una corta pero feliz etapa. Las miserias económicas del club de Martiricos le hicieron tomar rumbo al conjunto de Míchel, aunque el atacante tuviera un hondo deseo de triunfar en La Rosaleda. En El Alcoraz ya golea y es básico en la punta de lanza oscense.

Una nueva oportunidad para dar ese último paso, un eslabón perdido que se quedó en Santander. Se acumulan las buenas sensaciones, pero se esfuman los puntos y eso nunca es buena noticia.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios