Málaga CF

La renovación de Luis Muñoz y el espejo de Chavarría

  • El club, como ya pasó con el argentino, tratará de retener a su jugador franquicia pese a su grave lesión

Luis Muñoz, en un entrenamiento.

Luis Muñoz, en un entrenamiento. / Javier Albiñana

Luis Muñoz es el jugador franquicia del Málaga, a nadie se le escapa. Manolo Gaspar hizo en su día el esfuerzo necesario para que no se marchara un futbolista malagueño, de la casa, y que es el estandarte blanquiazul. Su contrato termina al término de la presente temporada y el director deportivo ya había dicho de manera contundente ante los medios que volvería a hacer lo imposible por retener a un jugador cada día más cotizado. La lesión no cambia la idea de la entidad de Martiricos. La renovación no se para. De hecho, el escenario varía y se encamina a un contexto similar al de Pablo Chavarría el curso pasado.

Hace ya tiempo que quedó atrás el Luis Muñoz central. Ahora es un box to box que exhibe físico en cada partido y con un tremendo olfato de gol. De 24 años, todavía no se le adivina techo. No eran pocos los clubes que se preparaban para llamar a su puerta conscientes de que el 30 de junio de 2022 sería agente libre y desde enero podría negociar con cualquiera. Aunque en el Málaga la situación es algo mejor y ya pelea con otras armas, tampoco es que pueda echar un pulso a cualquier adversario.

Con la desafortunada lesión, los pretendientes desaparecen casi en bloque de la ecuación. Se allana un poco el terreno para Manolo Gaspar, que tratará de renovar el contrato del capitán del mismo modo que convenció a Pablo Chavarría. Hay que recordar que el argentino estaba siendo uno de los mejores jugadores del Málaga cuando se rompió el cruzado tras jugar con el Mirandés. Parecía casi imposible poder retenerle entonces porque tras salir del Mallorca había firmado por un año como blanquiazul. Se había vuelto a colar en la rueda y podía ser su momento de elegir una propuesta más atractiva. Con la lesión, finalmente se decantó por el equipo que apostó por él y que estaba dispuesto a esperar que se recuperarse el tiempo que hiciera falta.

Con Luis Muñoz, que recién operado vibraba con su equipo desde la distancia mientras jugaba en Valladolid, se unen también factores emocionales. El jugador sabe que es un icono para la afición y un referente para la cantera. Desde el club y el vestuario ya le han dejado claro lo que significa dentro y fuera del césped. Aunque ninguna negociación es sencilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios