Málaga C.F.

La salida de Víctor: apartado por WhatsApp con varias prohibiciones y cesado por carta

  • El entrenador cuenta cómo vivió su adiós al equipo malagueño y cómo se lo comunicaron desde la entidad

Víctor, en un momento de su comparecencia ante los medios. Víctor, en un momento de su comparecencia ante los medios.

Víctor, en un momento de su comparecencia ante los medios. / javier albiñana

Uno de los grandes temas de la larga comparecencia pública de Víctor, la primera desde que se filtró su vídeo íntimo, fue su salida del Málaga. Cómo le comunicaron internamente que era apartado el martes y cómo le informaron de que dejaba de estar al frente del primer equipo. Entre esos días hubo negociaciones y cambios de postura para intentar revertir la situación. "Reiterar nuestra disconformidad con la salida del Málaga porque nos parece tremendamente injusta", decía el técnico, que dejó de ser entrenador blanquiazul finalmente el sábado por la noche. 

El madrileño contaba el modus operandi del club de Martiricos en esta situación. "El martes (el día que salió el vídeo) a última hora de la tarde, el club, a través de su director general (Richard Shaheen) a través de WhatsApp, me manda un comunicado en el que me aparta del equipo para investigar los hechos. Mi rueda de prensa previa al Oviedo y la difusión de este vídeo. Me impiden el acceso a cualquier instalación del club y la comunicación con cualquier empleado del club, incluso mi cuerpo técnico. Ni una pregunta por mí ni mi cuerpo técnico. Me instan a que me presente el 13 en La Rosaleda. A la vez hacen un comunicando público de que me apartan", explicaba Víctor, que seguía: "Imaginad, con la que me está cayendo, mi estado de ánimo. En mi cabeza tengo a mi familia".

Continuaba con el relato el técnico. "Yo interpreto de esa comunicación del club que no me quieren y mi respuestas es muy sencilla. Les propongo una solución sencillísima. Pagadme hasta el día trabajado y me voy para no complicar nada. La respuesta del club es hacer una propuesta económica donde me lleva a renunciar a parte del salario ya trabajado. Quieren que renuncie a salario trabajado. Pedí la cuenta y como no me queréis lo arreglamos", contaba el preparador, que daba más detalles: "Me ofrecen menos, me parece indigno. Luego manifiestan que quieren controlar mi comunicación sobre el hecho y eso es incuestionable, no voy a aceptar y menos en una situación en la que me he sentido así. No van a controlar mi libertad de expresión. He sido disciplinado mientras he sido empleado del club, no quería incurrir en ningún acto de indisciplina. No lo hice para interferir en el partido de ayer donde los ánimos estaban muy caldeados. Por encima de todo este cuerpo técnico sigue queriendo es que los jugadores hagan felices a la afición”.

Víctor cambió de opinión y vista la negativa del Málaga a su solución decidió virar el rumbo para seguir en el banquillo malagueño. "Una vez recibo esta propuesta que es inaceptable, en vista de esa respuesta multitudinaria que incluso vinieron al hotel y también el comunicado de la plantilla, mi staff me hizo ver como una dificultad más. Su solución era inaceptable y le dije al club que por favor me reincorporaran, que no había hecho nada para ser apartado. Quería estar con mi cuerpo técnico y jugadores para preparar el partido del martes. La respuesta del club es la carta inmediata de despido", aseguraba el que fuera entrenador malaguista hasta hace horas, que terminaba: "Es difícil que la cabeza esté en su sitio con tantos acontecimientos. He intentado hacer una explicación lo más esquemática posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios