EEUU lo consagró como 'El Sinatra del fado'

Adiós a Carlos do Carmo, la voz masculina del fado

  • Portugal homenajeará el lunes con un día de luto nacional al primer intérprete luso que logró un Grammy en 2014 y que sólo estuvo a la sombra de la gran Amália

Carlos do Carmo en 2015, un año después de lograr su histórico Grammy Latino. Carlos do Carmo en 2015, un año después de lograr su histórico Grammy Latino.

Carlos do Carmo en 2015, un año después de lograr su histórico Grammy Latino. / Universal Music

Carlos do Carmo, fallecido hoy a los 81 años de una aneurisma de aorta, deja un enorme vacío en la música portuguesa, a la que dotó de temas ya inmortales a largo de más de 50 años de carrera en los que dejó claro que era la voz masculina del fado, sólo a la sombra de la gran diva Amália. Lisboa, menina e moça o Fado da saudade fueron algunos de los temas que permanecen grabados en la memoria de los portugueses, al que rendirán homenaje con un día de luto nacional el próximo lunes.

Do Carmo marcó para siempre el género y pisó por última vez el escenario en noviembre de 2019. Aseguraba que era el momento. "Voy a cumplir 80 años. Hay personas que tienen la capacidad de durar hasta los 90 años cantando o hasta los 100. No es mi caso", justificó al anunciar su despedida. Era el punto y final a 57 prolíficos años de carrera que comenzaron en 1963, cuando lanzó un disco sencillo llamado Loucura, que le abrió las puertas del espectáculo a nivel internacional.

Llevaba el fado de casa: su madre era Lucília do Carmo, una de las mayores "reinas del fado", género al que Carlos llegó con algunas reticencias cuando se convirtió en gerente de una casa de fados en 1962, al morir su padre. Fue allí donde comenzó a actuar para amigos y clientes, antes de lanzarse al mundo artístico y reflejar sus propios gustos en la canción tradicional portuguesa, con referencias a la Bossa Nova y al estilo de alguno de sus intérpretes favoritos, como Frank Sinatra o Jacques Brel. Una evolución que alcanzó su punto álgido con la Revolución de los Claveles de 1974, que trajo la democracia a Portugal y propició unos fértiles años para Do Carmo, convertido en el máximo representante del llamado "fado novo".

De la "saudade" a la libertad y de la tristeza pasiva a la voluntad enérgica, los mensajes de sus canciones cambiaron, siendo en muchos casos interpretaciones de letras de escritores portugueses, como Vasco Graça Moura, Manuel Alegre, José Saramago o Antonio Lobo Antunes. Su gran reconocimiento internacional llegó en los 80, cuando dejó de cantar en la casa de fados para hacerlo en grandes escenarios como el Olympia, en París, o el Royal Albert Hall, en Londres. Los estrenos llegaron hasta incluso 2018, cuando actuó por primera vez en Nueva York. La emisora estadounidense NPR le dedicó una definición que se convertiría para él en un gran orgullo: "El Sinatra del fado".

Los premios se fueron repartieron a lo largo de las décadas, alcanzando una cima en 2014, cuando se convirtió en el primer portugués en recibir un Grammy, cuando fue galardonado con un Grammy Latino por sus 50 años de carrera. También recibió la Orden del Infante Don Henrique y el Premio Goya a la Mejor Canción Original por Fado da Saudade, en 2008.

Los últimos años, marcados por problemas cardíacos graves, acabaron por alejarle del escenario, aunque él pensaba regresar en un último álbum, titulado E ainda... (Y todavía...), grabado a lo largo de tres años y en el que el fadista interpretaba poemas de Herberto Helder, Saramago o Sophia de Mello. Su lanzamiento, previsto para inicios de este año, finalmente lo convertirá en un disco póstumo.o.

La pérdida de Do Carmo ha conmocionado a Portugal en un 1 de enero "que debía ser de esperanza", dijo el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa. "Pobre de quien no sueña. Las personas tienen derecho a soñar. El mundo avanzó con personas que soñaron y sueñan, y ponen en práctica los sueños", recordó Do Carmo en una de sus últimas entrevistas, unas palabras recordadas como legado en la prensa lusa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios