Mundo

El derecho al asilo recrudece la carrera por la sucesión de Merkel

  • Los tres aspirantes a presidir la CDU avivan el debate de la inmigración en busca de apoyos dentro del partido

Angela Merkel charla con Mathias Midelberg (CDU) en el Parlamento alemán. Angela Merkel charla con Mathias Midelberg (CDU) en el Parlamento alemán.

Angela Merkel charla con Mathias Midelberg (CDU) en el Parlamento alemán. / Hayoung Jeon / Efe

El derecho de asilo, como principio anclado en la Constitución de Alemania, divide a los aspirantes a suceder al frente de la CDU a la canciller, Angela Merkel, erigida ahora en defensora del Pacto Mundial para la Migración de la ONU frente a cualquier cuestionamiento, interno o externo. "La abolición del derecho de asilo o una limitación que implique, de facto, que deje de existir tal como lo plantearon los padres de la Constitución, no es acorde con los principios de la CDU", manifestó Annegret Kramp-Karrenbauer, secretaria general y favorable a la línea continuista en la sucesión de Merkel.

Kramp-Karrenbauer se desmarcó de los otros dos aspirantes a la jefatura, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, y más aún del el ex jefe del grupo conservador Friedrich Merz, ambos del ala más derechista y partidarios de replantear el asilo. Spahn levantó ampollas el fin de semana al proponer someter la adopción por parte de Alemania del Pacto para la Migración al voto del próximo congreso de la CDU, que será el 7 y el 8 de diciembre en Hamburgo y en el que se elegirá al sucesor de Merkel.

Merz fue más allá y consideró si no debería replantearse el derecho individual de asilo, tal como está contemplado en la Constitución alemana, en una de las conferencias regionales que realizan estos días para brindar la oportunidad a los aspirantes a liderar la CDU de presentarse ante las bases del partido.

Kramp-Karrenbauer recordó que toda enmienda constitucional necesita el refrendo de dos tercios de la Cámara Baja del Parlamento. La secretaria general de la CDU aludió al legado de Helmut Kohl, patriarca del partido y en el poder entre 1982 y 1998, quien en 1991 advirtió de que un recorte drástico del derecho de asilo no cuadraba con los valores democristianos.

Un año después, y en medio de la crisis migratoria desencadenada por la guerra de los Balcanes, la coalición entre conservadores y liberales que encabezaba Kohl logró que prosperase una enmienda constitucional que restringía el asilo, pero mantenía ese derecho fundamental.

Kramp-Karrenbauer ha defendido la decisión adoptada por Merkel de no cerrar las fronteras a los refugiados e insistido en la necesidad de frenar la migración ilegal. Merz y Spahn pretenden reconquistar parte del voto captado por la ultraderechista AfD, aunque sin romper con el corte centrista de la CDU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios