Arte

Seis décadas de arte: el regalo de Jim Dine al Centro Pompidou se expone en Málaga

  • La libertad creativa del artista norteamericano y sus objetos simbólicos, como los pinochos, las herramientas y los corazones, llenan de color las salas del museo malagueño

  • La muestra la componen 31 piezas y cuatro poemas creados en las paredes por el propio artista y para esta ocasión

El artista Jim Dine observa el catálogo de la muestra en Málaga. El artista Jim Dine observa el catálogo de la muestra en Málaga.

El artista Jim Dine observa el catálogo de la muestra en Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

El artista y su obra, constante y coherente, llena de color, de libertad, de necesidad de expresión, se conjugan con la precisión de un engranaje bien engrasado en el legado que el norteamericano Jim Dine ha donado al Centre Pompidou París. Lo hizo, dice el protagonista, en un gesto egoísta por alcanzar la inmortalidad. Pero, en realidad, supone un regalo sorprendente que desde este miércoles hasta el 6 de octubre se puede ver en Málaga.

Un total de 31 piezas entre pinturas y esculturas, además de cuatro poemas creados expresamente para esta ocasión, componen la muestra de la sede malagueña de la institución francesa. Bajo el título Jim Dine en la colección del Centre Pompidou se conjugan más de seis décadas de creación en piezas realizadas entre 1961 y 2016. El artista realizó la donación entre 2017 y 2018 y en ella se revela la incesante exploración autobiográfica a través de los elementos recurrentes, herramientas, albornoces, corazones, venus y pinochos. 

"Es un honor para nosotros tener a un autor de tan fecunda vida artística y con un obra extraordinaria", ha señalado este miércoles el alcalde Francisco de la Torre en la presentación de la muestra. Bernard Blistène, director del Museo de Arte Moderno del Centre Pompidou París, ha destacado el "increíble regalo" que hizo Dine a la institución y al mundo. 

"Gracias por lo que hacer y lo que eres, Jim", ha manifestado Blistène y ha subrayado que "no he conocido a nadie tan dedicado como artista y que decidiera compartir su pasión con instituciones museísticas". También apuntó el director del Pompidou que la "coherencia de su trabajo se puede ver en esta muestra" igual que la libertad que le ha guiado en sus más de 60 años de carrera. 

Una de las piezas pictóricas de la muestra. Una de las piezas pictóricas de la muestra.

Una de las piezas pictóricas de la muestra. / Javier Albiñana (Málaga)

Annalisa Rimaudo, comisaria de la exposición, ha explicado que el mismo artista eligió las piezas que iban a formar parte de la colección donada y en la que se siente profundamente representado. Las obras ya se han podido ver en París y en Moscú y ahora inician camino en Málaga. "Siempre han tenido lecturas diferentes en cada lugar y muy interesantes", ha indicado Rimaudo. 

Se ha elegido un enfoque cronológico y temático. "Se divide en tres partes, una dedicada a los objetos simbólicos, otra al alter ego del artista y la tercera, la representación del propio acto artístico", ha comentado la comisaria. Dine, que nació en Cincinnati en 1935, vivió desde los 12 años con sus abuelos, que tenían una ferretería. De ahí surgió su fascinación por las herramientas.

El color es una constante en la obra de Dine. El color es una constante en la obra de Dine.

El color es una constante en la obra de Dine. / Javier Albiñana (Málaga)

"Crecí alrededor de las herramientas, eran un objeto de deseo para mí, como el martillo, desde que era pequeño llevaba uno en el bolsillo trasero de mi pantalón, las utilizo como metáfora pero también como elementos reales, como expresión del trabajo manual", ha comentado Jim Dine, y ha destacado que los pinochos, el personaje que lo ha acompañado desde su infancia, sirven para reflejar sus propios demonios. 

El albornoz vacío es un icono con el que el propio artista se identifica y su contrario son las venus. En una de las salas, tres potentes piezas de madera rodeadas de herramientas y objetos punzantes llenan el espacio y sobrecogen al espectador. "La última pieza de la muestra es un caballete que realizó en 1969, cuando estaba casi vacío, y que ha ido enriqueciendo con el polvo y los restos de los objetos de su vida cotidiana", según Rimaudo. 

El corazón, otro de sus objetos simbólicos. El corazón, otro de sus objetos simbólicos.

El corazón, otro de sus objetos simbólicos. / Javier Albiñana (Málaga)

"Hace unos años era un sueño, una utopía tener este tipo de exposiciones en Málaga y hoy lo hacemos con total normalidad", ha apuntado José María Luna, al tiempo que ha señalado que la de Jim Dine es "aún más especial porque no siempre contamos con un artista vivo de la talla de Dine, un referente del arte del siglo XX y también XXI". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios